La fabricación de enfermedades

Por: Prens Web YVKE (Heison Moreno)
Fuente: Aporrea.org (29.04.08)

Existe una gran corrupción en los sistemas sanitarios y los actores principales de esta crisis son los laboratorios farmacéuticos por méritos propios y por intereses económicos, quienes fundamentalmente controlan casi todas las cadenas de medicamentos en casi todos los países del mundo, manifestó el periodista español Miguel Jara, en entrevista en el programa «En Confianza», transmitido este lunes 28 de abril por el canal estadal venezolano, Venezolana de Televisión (VTV), y conducido por el periodista Ernesto Villegas. «Nuestras enfermedades son muy rentables para los laboratorios, pero quizá la novedad de los últimos años es que la salud de las personas está siendo atacada sistemáticamente, convirtiendo lo que no son enfermedades en tales». .

El autor del libro «Traficantes de la Salud», manifestó que «nuestras enfermedades son muy rentables para los laboratorios, pero quizá la novedad de los últimos años es que la salud de las personas está siendo atacada sistemáticamente, convirtiendo lo que no son enfermedades en tales». Al respecto, Jara agregó que con los medicamentos, las dolencias de las personas o factores de riesgo son convertidas en enfermedades.

La dulce crisis de la industria farmacéutica

La duda que surge ante las afirmaciones del periodista es si realmente es posible crear enfermedades. Ante la interrogante, Jara respondió que «en las últimas décadas la industria farmacéutica, que está en una dulce crisis porque es uno de los negocios más rentables del planeta, utilizan estrategias faltas de ética, algunas veces corruptas y directamente ilegales, para fabricar enfermedades».

El periodista español explicó que actualmente las empresas productoras de medicamentos están en crisis, una dulce crisis, porque siguen siendo rentables, aún cuando se les están venciendo jugosas patentes y agotando las fórmulas para obtener más beneficios. Ante la crisis, creatividad, aunque atente contra la salud del usuario.

La fórmula para fabricar enfermedades

Jara manifestó que los laboratorios han buscado nuevas maneras para mantener el negocio, y esas formas tienen como objetivo la fabricación de enfermedades. «Convertir procesos naturales de la condición humana , factores de riesgo, situaciones de la cotidianidad, en enfermedades -señaló el periodista y agregó como ejemplo-: la vuelta al trabajo, que a nadie le apetece después de unas buenas vacaciones, se ha convertido en el síndrome post-vacacional y se recetan anti depresivos muy peligrosos para una no enfermedad». También Jara dio el ejemplo de la menopausia.

«La llegada del fin de la edad fértil en la mujer es la menopausia, que no es una enfermedad ni mucho menos -explicó-, pero durante los últimos años se ha ido medicando hasta tal extremo, que se venden pastillas a las mujeres hasta por un simple sofoco natural de la menopausia».

Las consecuencias para el usuario

El periodista Jara relató que en Europa hace poco tiempo se retiró del mercado un medicamento para los sofocos de la menopausia llamado «Agreal», que es muy potente y causó muchos daños a las mujeres. «En España hay 4 mil denuncias -subrayó Jara y contó que-: la primera consecuencia es que ese medicamento incita al suicidio. La segunda, que causa adicción. En Latinoamérica hay unos 10 países que lo siguen vendiendo, Colombia y Argentina lo acaban de retirar», informó el entrevistado.

Técnicas para mercadear la salud

Los laboratorios está compitiendo por obtener los mejores beneficios. Para lograrlo, se hacen de técnicas de mercadeo muy creativas, pero anti-éticas, porque espían al usuario. «Hay unos chips RFID que están empezando a ser implantados en los embalajes de los medicamentos -explicó Jara- . Por ejemplo, el Viagra está siendo enviado por Pfizer (su fabricante) desde Francia y Estados Unidos en paquetes controlados por esos pequeños chips que son tan pequeños como un grano de arena, que emiten una radiofrecuencia que envía información sobre cada lote vendido, para hacer seguimiento de cómo se vende el producto a través del mundo».

El periodista recalcó que las técnicas parecen producto de la ciencia ficción, pero puntualizó que en España los laboratorios están haciendo eventos sociales para promover el uso de los chips RFID para el control de las ventas. ¿La función de esa técnica? Jara señala que la finalidad última es controlar totalmente la cadena de medicamentos, así como la creación de botiquines espías que permitan obtener información privilegiada a los laboratorios sobre las preferencias de las personas en materia de salud.

La guerra de los laboratorios

Los medicamentos genéricos (con el mismo principio activo que los de marca, pero que ya la patente se venció y con ello se permite a cualquier industria del ramo fabricarlo) son una amenaza para la rentabilidad de los grandes laboratorios. Países como China, Brasil e India, son países muy poderosos en la producción y distribución de este tipo de medicamentos. Del lado opuesto, están los laboratorios que se hacen llamar innovadores (Pfizer y Roche, por ejemplo).

«Los grandes laboratorios lo que hacen para evitar eso, es contratar a bufetes de abogados carísimos para meterse en un pleito contra la empresa que va legalmente a fabricar un genérico con el único objetivo (porque saben que van a perder el caso), de retrasar la entrada del genérico para obtener la máxima ganancia por la venta del producto», explicó el periodista español.

El libro

Sumario:

Con el paso del tiempo y el esfuerzo promocional de los laboratorios farmacéuticos los medicamentos han pasado de ser bienes esenciales a simples objetos de consumo. Hoy las reacciones adversas a los fármacos ya son la cuarta causa de muerte en países como Estados Unidos. Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad es un documento imprescindible para conocer qué medicamentos peligrosos están a nuestro alcance y cuáles han producido muertes o graves daños en la salud de las personas en los últimos años. El libro es un recorrido por la cara B del sistema sanitario. Durante más de cuatro años Miguel Jara ha investigado las estrategias que utiliza la industria de la salud y de la enfermedad para ser, entre otros, el negocio legal más rentable del planeta.

Sepa cómo se inventan enfermedades para crear nuevos mercados y convertir en pacientes a los ciudadanos sanos, cómo se manipulan los ensayos clínicos a favor de los laboratorios, cómo se vence la voluntad de muchos médicos mediante la promoción, cómo se controla a los trabajadores rebeldes y a los medios de comunicación o cómo se espía a los ciudadanos a través de la receta médica o mediante la implantación de la tecnología de radiofrecuencias en los envases. Conozca el grado de corrupción al que ha llegado el sistema sanitario actual. Qué medicamentos son ineficaces y el fraude científico que suponen muchos de ellos, las consecuencias humanas de la desigualdad del abastecimiento que promueve el mercado o la alternativa que representan los preparados genéricos y cómo intentan desplazarlos las compañías farmacéuticas.

Traficantes de salud saca a la luz informaciones ocultas o que pasan desapercibidas para la mayor parte de la ciudadanía y que afectan de manera decisiva a nuestra calidad de vida. Éste es un libro con efectos secundarios: después de leerlo su manera de entender la salud habrá cambiado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: