Cultura Comunista…¡Y que fué, aquí estamos otra vez!

Por: Cultura Comunista
(19.02.11)

Con la presencia de camaradas pertenecientes al Comunal Comunista Víctor Hugo Huerta, de Concepción, al comité ejecutivo del Consejo Nacional de Comités Comunistas y compañeros de Valparaíso, Viña del Mar y Quilpué, se llevó a efecto la primera reunión de coordinación de la Cultura Comunista Chilena, que pretende aunar principios y criterios y coordinar en la acción a las chilenas y chilenos que se identifican plenamente con la tradición y la historia revolucionaria de los comunistas en nuestro país y que, por tanto, no pueden dejar de ser críticos a las actuales políticas impulsadas por el Partido Comunista de Chile.

Se analizó la posibilidad de desarrollar una coordinación que potencie los esfuerzos específicos de cada colectivo participante, la organización y acciones de la clase obrera y la creación de un instrumento político nuevo, que pertenezca y esté al servicio de la clase.

Concordamos en que es necesario avanzar en la movilización de masas por recuperar su protagonismo; reactivar la acción política basada en un proyecto que tenga su matriz en los desposeídos y parias del sistema, y que cuente con la aprobación de ellos.

Nos unimos para tomarnos los espacios políticos y de masas abandonados por nuestra orgánica fundante. No para disputar la administración del sistema que nos domina y acomodarnos en él, nos unimos para defender un proyecto histórico y reconstruir un antagonismo movilizador.

Somos comunistas convencidos de que tal condición no la otorga militar en una organización centenaria que no cumplió su cometido fundacional y de que es urgente rescatar el legado de Recabarren en cuanto a que el partido de los comunistas es un partido revolucionario y no un partido político más en la institucionalidad del estado capitalista. Por lo tanto, debemos caracterizarnos por la dinámica de nuestra acción clasista y no solamente por el discurso.

Los comunistas debemos ser reconocidos por nutrirnos de la elaboración científica de Marx, Engels y Lenin, especialmente por reconocer que la clase obrera es el motor de la gran transformación social del orden dominante y la construcción de una sociedad socialista.

Es necesario reconstruir una cultura antagónica al sistema, una cultura revolucionaria, una cultura comunista más allá del nombre que adopte finalmente la orgánica que surja de esta coordinación.

Comprometidos frente a nuestra historia, la de los trabajadores de Chile, nos disponemos a responder a las personas de izquierda, que siendo o no militantes preguntan dónde estamos los comunistas y cuál es nuestra propuesta para superar las condiciones que nos someten a la injusticia, la marginalidad y la miseria. Para eso nos hemos reunido y nos disponemos a emprender un camino de elaboración y lucha.

Nos proponemos avanzar en el campo de la movilización de masas contra el modelo neoliberal y el sistema capitalista que lo engendró, estableciendo como pilar fundamental a la clase obrera y los trabajadores en general, con sus sindicatos.

Para lo que se requiere un Movimiento Sindical superior en unidad, organización y conciencia, que lidere la rebeldía del Pueblo que se manifiesta, cada vez con mayor fuerza, debido a la profundidad de las contradicciones que genera el modelo de dominación capitalista.

Asumimos el compromiso de trabajar por la unidad de la izquierda, para construir una Alternativa Política y Social que dispute la hegemonía y el poder, en todas sus formas, a los empresarios y usureros del cogobierno de los últimos 20 años. En esta nueva Unidad del Pueblo nadie está de más y, por supuesto, tampoco la Cultura Comunista.

Creemos en una alianza amplia para enfrentar y derrotar al imperialismo, su modelo y sus aliados, contando con la presencia activa y decisiva de los trabajadores y el pueblo, organizados, participando, decidiendo y construyendo su futuro.

Los comunistas autoconvocados a esta jornada, iniciamos un proceso de coordinación en el trabajo práctico, al que se pueden sumar todos los camaradas desde su Sindicato, Comuna, universidad, liceo y organización social, con sus improntas personales y colectivas.

En consecuencia se tomaron las primeras resoluciones para la acción:

1.- Solidarizar activamente a través de diversos medios y acciones, con la Movilización Nacional por una Reconstrucción Justa que se realizará el sábado 26 de febrero, denunciando la ineficiencia empresarial para resolver los graves problemas que aquejan a millones de compatriotas afectados por el terremoto del 27 de febrero de 2010 y que requieren urgentes soluciones.

2.- Impulsar la realización, al más breve plazo, de un Encuentro Nacional Sindical, planteado ya por diversas organizaciones, con dirigentes de base, amplio y conducente a una coordinación efectiva para la movilización.

3.- Iniciar, el 11 de marzo, un proceso de movilizaciones en protesta y denuncia por la visita del máximo líder del imperialismo: Barack Obama. Al mismo tiempo que valoramos el legítimo llamado a Protesta Nacional formulado por el Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores (MPT) para ese mismo día, nuestro llamado es a emprender un vasto movimiento de rechazo a la presencia de Obama en la tierra donde el Estado que él encabeza, organizó, financió y condujo el derrocamiento del gobierno popular del presidente Salvador Allende y el genocidio que se extendió durante 17 años y medio de dictadura, además de ser creadores del modelo económico que aflige a nuestro pueblo y de la salida política de la dictadura, pactada con los genocidas.

4.- Realizar la segunda Jornada de Reflexión de la Cultura Comunista el sábado 12 de marzo, en el mismo lugar (Tomás Ramos N° 164, Valparaíso).

¡Por un Movimiento Popular encabezado por los trabajadores!
¡Honor y Gloria a los héroes comunistas que ofrendaron sus vidas por la Revolución!

Cultura Comunista
Valparaíso, 19 de febrero de 2011
———————————————–

Queridos hermanos de causa…COMPAÑEROS,

Reciban con estas palabras, un gran abrazo lleno de afectos y complicidades en esta hora.

Sin duda debí haber estado con ustedes hoy, sin embargo, razones familiares me tienen por estos días en el sur del país, así es que parto con las disculpas del caso, sabiendo desde ya, de su comprensión. Espero poder reivindicarme en la próxima… que sin duda será muy pronto.

Sepan de mi absoluto compromiso con este esfuerzo de la cultura comunista, aquella que ve en La Revolución de los explotados su razón de ser, aquella que no se contenta con sufragar cada cierto tiempo, aquella que construye desde la base social y que entiende que el compromiso fundamental, es con aquella hermosa carta de navegación, que es la suma de nuestros valores y desafíos, legados por nuestros maestros y los pueblos dignos que han tomado conciencia de sí, para dar el gran salto hacia la prevalencia del Hombre Nuevo, aquel que levantará la Sociedad Nueva.

No podemos dejar que aquellos que ha traicionado nuestra historia, aquellos que se han decidido por el acomodo al orden que decían despreciar, aquellos que han blanqueado y legitimado el sistema con su participación, sigan haciendo uso y abuso de una condición para la que ya no califican.

Nuestro ejemplo personal y colectivo debe honrar nuestra condición de comunistas. Somos comunistas y estamos en la lucha política y social, por un deber ético, nadie nos paga por ser “comunistas profesionales”, esa es una de nuestras fortalezas y debemos empeñarnos en sostenerla frente a toda tentación que termine por uniformarnos, con el resto de los actores de la política.

Una de nuestra principales herramientas de lucha es nuestra cultura, nuestro Arte, son ellos los que nos otorgan identidad, los que le dan sentido ético y estético a nuestra lucha, los que elevan la mística, los que invitan a la reflexión, los que nos revelan como seres sensibles. Es en estas manifestaciones, donde nos reconocemos como parte de lo mismo. Ahí donde la mesa política no puede, sí puede el arte, sí puede la cultura sumarnos sin desconfianzas… A no dejar este instrumento de lucha de lado y darle toda la importancia que tiene.

Espero que este encuentro teja las primeras complicidades, aquellas que se han de fortalecer y definir con el natural desarrollo de las cosas, sin apuros, sin calendarios ajenos que nos aprieten y condicionen. Debemos diferenciarnos del resto, porque somos diferentes, sólo cuando nuestro pueblo nos perciba así, distintos…estaremos comenzando el buen camino, la buena travesía, esa que nos lleve al puerto final, aquel que ya nos propusimos como meta hace muchas generaciones de luchadores. Un puerto final, al que debemos llegar sin pobres entusiasmos por puertos intermedios que anulen nuestro tránsito. Si sirvo para eso compañeros, cuéntenme como uno de ustedes, yo quiero servir, yo quiero seguir siendo comunista, no puedo ser otra cosa.

Los abrazo una vez más, con la bandera al tope y toda, toda la esperanza de ser parte de una nueva ola de un mar antiguo, sabio y corajudo.

Desde el sur del Sur,
Francisco Villa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: