El Arcoíris desteñido

Por: Glenn Meza
Fuente: Enviado Por. Luis Cifuentes

Estimadas

Y de los sueños colectivos qué ? Parece que lo único que queda con aires algo épicos son unos aguachentos guitarreos, que no hacen sino reflejar los renuncios en que todos ellos cayeron en pos de la sacrosanta propiedad privada, ahora convertida por la Concertación en símbolo de responsabilidad y gobernabilidad. Las obscenas utilidades de los bancos se convirtieron en normalidad, la colusión de las cadenas farmacéuticas en tolerables vicios del mercado, el manejo privado del cuantioso ahorro forzoso de todos los chilenos en las AFP en absolutamente intocable (al punto que ni para crear una AFP estatal les dio), la necesaria inversión extranjera en saqueo con un royalty vergonzoso de un 3%, en fin, para que seguir con la larga cadena de renuncios que le robaron el alma al triunfo del NO.

Ni cuando los pingüinos les pusieron en bandeja la posibilidad de retomar con ellos la «alegría que ya viene» la aprovecharon. Los engatusaron con una comisión fulera de partida que terminó por cierto en otro de los típicos acuerdos binominales, esos que no tocan nada pero que se celebran con las manos tomadas en alto como si se hubiera dado un gran paso. Podían haber encabezado un gran movimiento masivo con los estudiantes, profesores y apoderados, pero les dio susto y optaron por amortiguarlos en una comisión sin destino, olvidando que los verdaderos avances se imponen con la masa, no en comisiones para embaucarla.

Lagos convertido en el bien amado de los empresarios a fines de su gobierno es el símbolo de esta Concertación que se traicionó a si misma y terminó olvidándose de su espíritu convocante para terminar en algo tan semejante a la derecha, que alejó a los jóvenes y su espíritu vivificante. No es casualidad el desinterés por lo público, ni tampoco que hoy sea necesario hablar de renacionalizaciones que la Concertación promovió (particularmente en los gobiernos de Frei y Lagos). Pero quizás lo peor de todo ha sido que todo se ha hecho con un lenguaje semi-progresista, envolvente y paralizante de las luchas de los trabajadores y estudiantes por sus verdaderos intereses. La ambigüedad y los acuerdos binominales por fuera han sido la forma de ser de estos gobiernos de un lenguaje progresista mientras los tiburones siguen enriqueciéndose. Por eso ese sabor ingrato en un nuevo aniversario del otrora contestario e insurgente NO.

Glenn Meza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: