La labor teórica

Por: José A. Rangel A
Fuente: http://www.aporrea.org (15.05.09)

Lenin, el principal teórico del marxismo, escribía: “No hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria y viceversa”. Esta afirmación tiene casi cien años. La vigencia de esta frase no la podríamos comprender con una interpretación dogmática.

Es necesario tenerle miedo a la teoría revolucionaria, cuando se transforma en dogma. Descarrila el tren de la revolución. Es contrarrevolución.

El dogma, además de atrofiar la mente, causa mediocridad en la praxis revolucionaria. Lo contrario al dogma, es la ignorancia por cualquier causa, del papel de la teoría. Eso se llama “espontaneismo”.

La teoría para no ser dogmática, debe ser revolucionaria. La teoría revolucionaria se produce y se decanta en la práctica revolucionaria.

Los dogmáticos creen, que son revolucionarios cuando recortan y pegan, como si fuera una fórmula, la teoría revolucionaria que resultó al movimiento revolucionario en su momento histórico.

No aprecian que la teoría revolucionaria, es aquella que se crea a diario y en este momento en la práctica revolucionaria cotidiana. La teoría sigue y la conduce a la práctica, con la inseparabilidad de dos amantes, juntos de instante a instante. Por eso la ciencia es revolucionaria al igual que el arte.

La teoría que fue revolucionaria en su momento, debe ser referencia para el presente, no un manual de instrucción. La teoría revolucionaria del pasado la conseguimos con las lecturas, sirven de estímulo y amplían nuestra cultura. Pero eso no significa creación teórica revolucionaria.

La teoría revolucionaria fue, es y será reflexiones, pensamientos y experiencias sobre la realidad, puestas en orden para guiarla, interpretarla, conducirla y transformarla. Y su finalidad es la felicidad, la justicia, la igualdad y la fraternidad. Por lo tanto, es una actividad creativa constante e infinita, mientras exista la humanidad.

No hay universidad que enseñe a hacer teoría revolucionaria. Como tampoco se enseña cómo hacerla. Pero gracias al autodidactismo, esa impresionante la cualidad de la psiquis humana, eso es posible. Por el autodidactismo, la creación de la teoría revolucionaria es un hecho.

jarach16@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: