Moda femenina y sexualidad: un enfoque psicosocial (Ensayo)

Por: Oscar Yescas Domínguez *
Fuente: http://www.monografias.com

* Oscar Yescas Domínguez
oyescas[arroba]psicom.uson.mx

Psicólogo social egresado de la Universidadveracruzana en México y maestro de tiempo completo en el departamento de Psicología y Comunicación de la Universidad de Sonora

El fenómeno de la moda en general esta directamente relacionado con la cultura occidental, cuya base se encuentra en el funcionamiento de una sociedad orientada hacia el consumode un conjunto de mercancías que son producidas en serie y a las cuales se les busca colocar en el mercado mediante la implementación de diversas campañas publicitarias que fomentan su adquisición por parte de un público consumidor previamente sensibilizado para que experimente continuas pseudo necesidades de tal forma que se incline al consumo de tal o cual producto que se encuentre “de moda”.

En un principio se podría definir a la moda en general como el resultado del uso de un conjunto de estrategiasde persuasión que las grandes agencias de publicidad implementan, por encargo de los propietarios de determinados medios de producción, que se apoyan en el uso indiscriminado de los medios masivos de comunicación, con el objeto de promover la venta de productosespecíficos entre el público consumidor heterogéneo y en grado sumo maleable, inclusive antes de que éste salga al mercado.

En el caso concreto de la moda femenina, su análisisesta ligado al estudio de la imagen de la mujerque difunden los medios masivos de comunicación en su acciónsocializante. Con este enfoque, se observa que el uso de accesorios, vestidos y maquillajes por parte de millones de mujeres en el mundo, son fundamentalmente intentos por asemejarse a la imagen femenina que los medios de comunicación difunden (cine, televisión, revistas, etc.) En el mismo sentido, se observan intentos parecidos por parte de la población masculina respecto de una imagen identificada como tal, sin embargo, dado el tema que nos ocupa, limitaremos nuestro análisis a lo que se considera como moda femenina.

Es en el contexto señalado como se explica el que la moda entre periodos cíclicos (lo que hoy es la moda, mañana dejará de serlo), los cuales estarán en función de las necesidades de los grandes fabricantes de las mercancías que se encuentran de “moda”, pues esta responde en última instancia a sus intereses como tales.

La mujer en la publicidad

La publicidad difunde una imagen de la mujer en base a dos modelosde la misma: a) el de ama de casa que promueve artículos alimenticios, de limpieza y accesorios domésticos, por un lado, y por el otro, b) el de la mujer atractiva y sensual, a la que se presenta como objeto sexual accesible. Los modelos femeninos que transmite la publicidad buscan reforzarse estos estereotipos, los cuales tienen una amplia difusión, dado el carácter masivo de los medios de comunicación modernos. La moda femenina que los medios producen utilizan los dos modelos mencionados, pero pone especial atenciónen destacar el aspecto sensual de la mujer, resaltando sus características como ser sexual.

La mujer ocupa un lugar importante en la publicidad pues es considerada como un sujeto básico en la compra en la mayor parte de las sociedadesoccidentales, tanto en mercancías para el hogar, para los hijos, como para ella misma. Además de ello, su imagen tiene valorcomo sujeto motivante, lo cual la ubica como sujeto comercial y objeto de consumo a la vez.

La revistas femeninas crean toda una “ideología femenina” que genera un comportamiento orientado hacia el consumo de artículos de arreglo personal, considerados como “prioritarios”, efectuando con ello, una labor políticay social al preparar a las mujeres de las grandes ciudades para adaptarse a las condiciones sociales bajo una sensación de comodidad. La publicidad interviene aquí transmitiendo un modelo que indica a la mujer cómo comportarse y actuar, qué y como debe vestir y embellecerse, cómo alimentar a la familia, etc., para lograr ser aceptada socialmente.

En base a lo anterior, se puede afirmar que la moda (femenina o masculina), aparte de fenómeno psicosocial, puede considerarse como un negocio de los más redondos, pues antes de la salida al mercado de determinado producto, se crean las condiciones para que millones de individuos, sin importar edad o sexo, tiendan a adquirirlos para “estar al día” y / o satisfacer una nueva pseudo necesidad.

Moda y sexualidad

Si se parte de la premisa de que todo individuo tiene antes que nada y desde un principio una identidad de tipo sexual, al asumir su identidad de género (se es hombre o mujer), se puede comprender el que los modelos utilizados por la publicidad difundan el uso de determinados productos, mediante los cuales promueven la identificación con determinada imagen masculina o femenina.

Es por ello, que la moda contiene evidentemente una expresión sexual, en virtud de que utiliza modelos sexuales específicos, hacia los cuales se promueve una identificación que se logra con el consumo de la mercancía publicitaria. Junto a ello, se agrega el uso de la imagen femenina como objeto sexual-artículo gancho para la colocación de diversas mercancías.

El uso de imágenes de mujeres atractivas y sensuales en la promoción de artículos varios como se observa en los medios masivos de comunicación, tiene su impacto en el contexto de una sociedad cuyo ambiente sociocultural mantiene una actitud hostil y represiva en las diferentes manifestaciones que caracterizan el desarrollo psicosexual de todo individuo. La mercadotecniaencuentra un campo perfectamente abonado para sus propósitos, constituido por un conjunto de deseos, impulsos y fantasías sexuales reprimidas, que le permite utilizar un revestimiento sexual en las mercancías publicitadas, como garantía de su pronta colocación en el mercado.

Aprovechando este contexto de represión sexual, las técnicas publicitarias utilizan imágenes sensuales y atractivas para persuadir a un gran número de individuos a adquirir tal o cual producto, cuyo consumo se asocia, consciente o inconscientemente a todo un fárrago de represiones sexuales.

La moda no es la excepción de todo este proceso de manipulación social o sexual, sino que al contrario, es su expresión más representativa y de expresión última de moldeamiento social.

Una parte importante de la publicidad es el uso de la imagen femenina como objeto sexual para incentivar el deseo en el hombre, a quién se le presenta la sexualidadfemenina como la característica más importante de y para la mujer. Los contenidos de los medios en general difunden una imagen de la mujer como un objeto sexual, cuya finalidad es la satisfacción del hombre, en congruencia con el carácter misógino de nuestra cultura.

La moda femenina es un producto de la dominada publicidad sexista que tiende a reproducir la doble moral sexual que permea nuestro ambiente sociocultural, en el cual el hombre tiene el lugar central en torno al cual gira la mujer. A nivel de las relaciones sociales se observa un trato desigual entre hombres y mujeres, en el sentido de que existe un trato preferencial a los hombres que se traduce en el hecho de gozar de un mayor número de libertades y oportunidades de desarrollo.

La participación de la mujer, en cambio, es restringida en contextos de desarrollo profesional, educativo y de esparcimiento. La publicidad sexista retroalimenta los modelossexuales que están basados en estereotipos formados por las diferentes instancias socializantes tales como la familia, la escuela, el grupode amigos, etc., y que son reforzados por la influencia de los medios masivos de comunicación.

La moda femenina se presenta en este contexto como un conjunto de mensajes enmarcados en reales campañas publicitarias que difunden el estereotipo de la mujer sensual y seductora que funciona como modelo de identificación de millones de mujeres, que buscan un acercamiento a esta imagen por medio del consumo de las mercancías y / o servicios que a través de esa imagen se promueven. El podery la influencia sobre los medios masivos de comunicación sobre el comportamiento humano se comprueba en el fenómeno psicosocial de la moda, que dicta las reglas del juego en materia del “buen vestir”, orientando la conducta de consumo de grandes capas de la población.

Por ser la moda el resultado de un conjunto de campañas publicitarias, que difunden imágenes del hombre y la mujer, en donde el modelo predominante es el de la mujer atractiva y sensual, su acción se rodea de una aureola sexual. El uso de la mujer como objeto sexual se encuentra de manera explícita en los contenidos de los mensajes comerciales, mismos que contribuyen a crear una imagen predominante de la mujer, la cual es literalmente vendida al formar parte de las etiquetas de diversos artículos de consumo. En consecuencia, la sexualidad es una de las características sobresalientes que rodean las últimas creaciones o “gritos de la moda”.

La expresión de la sexualidad es parte de los ingredientes utilizados por una publicidad que busca garantizar su consumo en el marco de una atmósfera sociocultural, represora de lo sexual, pero que por otro lado, permite su estimulación a través de la publicidad, cuyos mensajes destacan a través de las imágenes, las características sexuales secundarias de la mujer para deleite del hombre.

Moda y sociedad

La moda en general, enfocada bajo una perspectiva macrosocial se presenta como un fenómeno psicosocial, en tanto que sus repercusiones afectan a la sociedad en un conjunto. De los efectos que puede destacarse como producto de los intentos por estar a la moda, es que el esfuerzo de millones de individuos por “estar al día” trae consigo una serie de gastos que afectan a una economía familiar cada vez más debilitada por la crisis económica que caracteriza en inicio de la década de los noventas y que afecta a amplios sectores de la población.

Con ello, es evidente que los efectos de cualquier moda, sea femenina o masculina, rebasan el ámbito de lo individual y lo familiar y se ubican como un fenómeno social que repercute en la población en su conjunto. En consecuencia, la moda se constituye como un problema psicosocial que afecta a la población en general, en tanto que se estimula el consumo de artículos superfluos que vienen a satisfacer pseudonecesidades, por encima de verdaderas necesidades en el contexto de una economía de crisis.

Es importante recordar que la moda como fenómeno social que afecta al conjunto de la población, incide también en la población masculina que se muestra a su vez susceptible a la manipulación de la publicidad. Por ello, la moda no es exclusiva de las mujeres pues abarca a la sociedad en su conjunto.

Al analizar las características que presenta el proceso de socialización actualmente, en sus diferentes instancias (familia, escuela, grupo de amigos, medios masivos de comunicación, etc.), se puede observar que comparten un denominador común que es el desarrollo de una ideología individualista y comparativa que acompaña todo el desarrollo psicosocial de los individuos. Desde la infancia se estimula la competencia al premiar al infante que se porta bien y castigar al que se porta mal, al fomentar la competencia entre los niños para ver quien termina más rápido determinada actividad, lo cual genera rivalidad y ánimos de confrontación, en lugar de actitudes solidarias y de colaboración.

Esta competencia entre unos y otros continúa a lo largo de todas las etapas del desarrollo psicosocial con ello, una fuerte ideología individualista que genera a su vez toda una serie de sentimientos negativos: aislamiento, inseguridad, frustración, etc., al no poder ganar siempre y sobre todo un vacío interior que es causa de sufrimiento para millones de personas que experimentan la enorme contradicción de vivir en la era de los medios masivos de comunicación, que permitan comunicarse a cualquier parte del mundo, pero que sin embargo, se experimentan dificultades de comunicación a nivel interpersonal, al grado de que algunos autores mencionan que vivimos en la era de la incomunicación interpersonal.

Este vacío interior producto del conjunto de mecanismos de defensa psicológicos, creados para estar a salvo de esa sensación de amenaza que produce la presencia del otro, permite una creciente influencia de los medios masivos de comunicación, que presentan modelos de identificación a través de las campañas publicitarias que ponen “de moda” determinada imagen femenina o masculina, logrando con ello, crear una necesidad de identificación que propicia el acto compulsivo de compra de determinados artículos para asemejarse a la imagen estereotipada que presentan las figuras “de moda”.

Abordar el fenómeno de la moda femenina desde una perspectiva científica, implica desarrollar un postura crítica frente a la misma en la que se determine si sus efectos son o no benéficos para determinada sociedad. La moda al actuar sobre el conjunto de la población afecta comportamientos colectivos, orientando los mismos al consumo de determinadas mercancías (por lo regular etiquetas con altos precios por aquello de la oferta y la demanda), muchas de las cuales no representan la satisfacción a una necesidad real, sino más bien se dirigen a satisfacer pseudo necesidades creadas ex-profeso a través de una publicidad reiterada en los medios masivos de comunicación y en medio impresos, que busca lograr la respuesta esperada del receptor.

Por ello mismo, la moda independientemente de ser un fenómeno social, responde a intereses particulares de aquel sector social ligado en forma directa a los medios de producción, es decir, los fabricantes de los productos “de moda”.

El fenómeno de la moda, sea masculina o femenina, es todo un proceso bien planificado de manipulación social en el cual participa un conjunto de profesionales faltos de ética a quienes no les interesa la repercusión social que esta tenga. La esencia de la existencia de la moda es el lucro, la ganancia lograda a través de la manipulación de sentimientos, deseos, fantasías e impulsos de toda índole, sin importar la frustración que se provoque en aquellos que no tienen la capacidad adquisitiva para adquirir determinados productos.

Moda y comunicación social

La moda participa en la dinámicasocial como elemento enajenante de todo un potencial humano, donde la riqueza de la personalidad psicológica de los individuos, cede en importancia a la apariencia, (“la primera impresión es lo que cuenta”), se evalúa la imagen al considerarla “moderna o anticuada”, degenerando a los individuos en una relación cosificante al ubicar a las personas como cosas, o adornos, en los cuales importa más su imagen que su personalidad psicológica. Dicha enajenación de las relaciones interpersonales se complementa con la personificación de los objetos. En el primer nivel de enajenación, las personas son tratadas como cosas y apreciadas en función de los objetos que traen consigo y / o que giran al alrededor de ellos. No interesa el contenido psicológico de su potencial humano, sino el valor de los objetos de ese portador. En el segundo nivel, el contenido del potencial afectivo de cada persona, es canalizado hacia un objeto, artículo y / o instrumento ante la imposibilidad de realizarlo en el terreno de las relaciones interpersonales, por el vacío efectivo que produce la formación psicosocial en extremo individualista.

El fenómeno social de la moda se presenta en el contexto de un “clima psicológico” caracterizado por la existencia de una crisis de identidad por parte de amplios sectores de la población. En el proceso de socialización (desarrollo psicosocial), cada individuo atraviesa por diferentes etapas en las que se encuentran identificación con modelos específicos, provenientes de figuras significativas que pueblan su entorno inmediato.

En una sociedad industrializada la presencia de los medios masivos de comunicación, modernizados por la tecnología, provoca efectos psicosociales en el desarrollo de la personalidad de los individuos. La presencia de televisores en cada casa-habitación es un fenómeno social que debe ser abordado con mayor amplitud en la investigación científica. Su diario accionar produce identificaciones efímeras con figuras que surgen y desaparecen con frecuencia sospechosa, moldeadas por la publicidad, pero que por su caráctercomercial, desaparecen al poco tiempo, para que su lugar sea tomado por una nueva figura “de moda”.

Hoy en día se invierte buena parte del tiempo libre al consumo de programas televisivos, por parte de públicos de todas las edades, sobre todo niños. Con éstos últimos, la influencia de la televisión es más poderosa puesto que se encuentra en un etapa de desarrollo psicosocial caracterizado por un alto aprendizaje de los eventos que acontecen en su medio ambiente, dentro del cual la televisión tiene presencia predominante, al grado de que compite actualmente con la familia por ocupar el lugar de primer agente socializante, dada la cantidad de horas que se le dedica al televisor encendido, el cual es superior, en promedio al tiempo de interacción entre padres e hijos en actividades conjuntas.

En el caso de los adolescentes, se les considera como uno de los públicos más susceptibles y maleables utilizados por la publicidad, precisamente por encontrarse en esa etapa de búsqueda de modelos de identificación, debido a la etapa de cambios en que se encuentran, sobre todo los de tipo psicológico, que implica una búsqueda de su identidad como individuos.

La crisis de identidad que experimenta el público adolescente y que se prolonga en varios casos, es el abono que prepara el terreno para el trabajo de la publicidad, que ofrece imágenes estereotipadas como modelos de identificación a las grandes masas.

Al rebasar las fronteras de los países, la moda se presenta como un acto de penetración cultural proveniente sobre todo de los países con alto grado de desarrollo, y a través de la cual, se modifican las costumbres, hábitos, valores y en consecuencia se moldea el comportamiento social.

Diariamente tiene lugar un proceso de aculturación, en el cual dos culturas chocan, imponiéndose aquella que sea más poderosa y que cuente con un mayor número de recursos disponibles. Los medios masivos educan a grandes auditorios en el desarrollo de una ideología de conformidad con el status quo, de tal forma que contribuyen a ideologizar a grandes masas en el sentido de uniformar sus pensamientos, valores y sobre todo, comportamientos.

Por todo lo anterior, es necesario asumir una postura crítica frente al fenómeno psicosocial de la moda, tanto en su expresión femenina, como en su versión masculina, con el objeto de contrarrestar esta manipulación social que se desprende de una amplia difusión.

Los profesionales de las ciencias sociales tenemos el compromiso de aceptar el reto de contrarrestar la acción enajenante que puede observarse en el caso de la moda como fenómeno psicosocial. Es necesario difundir la crítica que las ciencias del comportamiento en general, y la Psicología social en lo particular, desarrollen acerca del tema que se desarrolló en estas líneas utilizando los espacios a los cuales se tenga acceso.
———————————-
TELESUR…¡ÚLTIMA HORA!
11.09.08

Chávez anuncia que hay varios detenidos por plan conspirativo en su contra

Chávez advirtió, además, que el complot forma parte de una “ofensiva estadounidense continental” frente a la que, aseguró, se opondrá con todas sus fuerzas.

El mandatario reiteró que los planes para matarlo o derrocarlo han sido planificados por Estados Unidos y cuenta con la colaboración de sectores acomodados venezolanos.

Lea también

Develan plan conspirativo militar contra el presidente venezolano Hugo Chávez

TeleSUR _ Hace: 17 minutos

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció este jueves que ya hay varios detenidos involucrados en el plan de magnicidio que militares venezolanos, retirados y activos, preparaban en su contra.

“Hay varios detenidos y el ministro de Defensa (Gustavo Rangel) ha ordenado abrir una averiguación a través de la Fiscalía militar”, indicó Chávez.

El mandatario reiteró que los planes para matarlo o derrocarlo han sido planificados por Estados Unidos y cuenta con la colaboración de sectores acomodados venezolanos.

“Detrás de la conspiración está la oposición política y detrás los ‘pitiyanquis’ y la oligarquía, está el imperio norteamericano”, afirmó el gobernante.

Chávez advirtió, además, que el complot forma parte de una “ofensiva estadounidense continental” frente a la que, aseguró, se opondrá con todas sus fuerzas.

“Andan buscando la manera de detener la revolución y con ello golpear los procesos de cambio que están en marcha, en nuestra América, en el Caribe, en Centroamérica”, declaró el mandatario.

“Estamos activados. No crea el imperio que van a hacer de nuevo lo que le hicieron a Chile un día como hoy. No lo van a lograr. En aquel momento, el pueblo chileno y el presidente Salvador Allende estaban solos en este continente pero hoy no”, indicó Chávez.

“Miren, pitiyanquis, no se les ocurra lanzar un golpe o una locura de éstas; les aviso, yo no soy el Hugo Chávez del año 2002”, dijo el mandatario, refiriéndose al golpe de Estado que lo alejó del poder durante dos días en abril de 2002.

El jefe de Estado venezolano informó que habló de estos asuntos con sus homólogos de Bolivia, Evo Morales, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Una respuesta

  1. […] Moda femenina y sexualidad: un   enfoque psicosocial (Ensayo) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: