Susana y sus espejuelos de alta resolución ( Prólogo)

Por: Enid Vian*
Fuente: http://www.forumdesalternatives.org

Alta resolución sí; porque los espejuelos que Diersckxsens regala a sus lectores son un instrumento afinado para ver con nitidez los derroteros de la nave de nuestro tiempo. Es por eso que tanto la mayoría de los padres, como los parientes, amigos y hasta los maestros -que no tienen que ser necesariamente lúcidos economistas y entrenados escritores- obtienen con Susana y el mundo del dinero, tras una lectura por parte de los niños, un apoyo insustituible para explicar, quizás comentar, discutir y luego inducir a los niños y jóvenes, a que hagan su elección entre las formas de encarar nuestro mundo de hoy.

De hecho, tal y como afirma Opa -personaje caracterizado como un abuelo conocedor, estudioso, paciente y apegado a la verdad-“hay dos formas de ver el mundo, una al derecho y otra al revés”. Pero.¿cuál es el derecho y cuál es el revés?

Responder a esta pregunta capital de modo convincente no parece nada sencillo, sobre todo si se hace en un libro dirigido a los niños y adolescentes, sin duda con una experiencia limitada y con intereses muy particulares y selectivos. Además, la mayoría de ellos -por supuesto, no tanto en el Sur- sumidos en un mundo de atracciones espectaculares, juegos electrónicos, filmes, programas de televisión, que modelan sus preferencias desde pequeños por lo banal, intrascendente y pseudoartístico.

Sin embargo, si algo prueba el autor de Susana. es que no hay tema difícil o fácil, sino escritor capaz o no de trasmutarlo en lectura seductora para constituir así -sea o no su propósito- una contrapartida, una opción inteligente, a la hojarasca desvirtuante e insustancial que intenta sustituir a la reflexión sobre la realidad.

Dierckxsens toma como punto de apoyo los cuestionamientos y la aplastante lógica de su personaje protagónico -una niña que se apresta a entrar en la adolescencia-, en su insaciable curiosidad, su deseo de aprender, su estrecha relación con su abuelo Opa, el padre y las amigas para -paso a paso- ir describiendo las insuficiencias, injusticias y debilidades del sistema económico regente en el mundo de hoy. Al propio tiempo, se devela de forma casi espontánea -y bien entendible para Susana- la insensatez de la vida adulta y como está organizada, con su falta absoluta de tiempo para el ocio y el descanso, su galopante consumismo y sus hábitos depredadores de la naturaleza.

Apelando al intercambio epistolar entre Susana y Opa, o al juego entre Susana y sus amigas, explica sabiamente -con una prosa donde despliega sutil delicadeza- la problemática económica más compleja. Esto es: la diferencia entre el trabajo y el salario: el funcionamiento de las empresas capitalistas; la carrera incontenible tras el dinero, entre otros temas aparentemente intransitables para los jóvenes. Todo ello, la mayoría de las veces, integrando la explicación del juego.

Al final de las cartas del abuelo -que acertadamente el autor combina con otras “aventuras” cotidianas- Susana, quien no deja de reflexionar como cómplice y aprendiz en cada descubrimiento que le hace Opa, acota conclusiones “luminosas” y simpáticas de una lógica indiscutible. De ese modo, resume lo esencial de lo explicado por el abuelo, de forma que lo más importante sea captado por todos.

Sin hacer concesiones ni ocultar el alcance de cada hecho real, Dierckxsens enfrenta a Susana misma, y, de cuando en cuando, la conciencia de la niña -una especie de Pepe Grillo insistente- le recuerda cuan involucrados estamos todos, incluida Susana, en la sociedad de superconsumo y cuan insensato resulta dejarse atrapar en esa red. Señala, por tanto, que los cambios necesarios para un mundo en donde no rija la frivolidad y el consumismo solo pudiera lograrse a través de amplias transformaciones de sistemas y en un futuro mediato.

Es notable la sencillez de recursos que emplea el autor para conseguir su objetivo de abrir las puertas del análisis del presente a los jóvenes, mostrándoles, además, el alcance universal de los fenómenos económicos. Asombra la capacidad de Dierckxsens para mirar desde la óptica infantil -con sus intereses, motivaciones, entorno- las problemáticas que nos rodean e implican. Así mismo, el modo en que se las arregla para recoger con palabras nada altisonantes, sin tecnicismos, desde la acumulación originaria del capital, hasta el funcionamiento de las grandes empresas transnacionales, la economía de burbuja y el neoliberalismo, sin dejar atrás la explicación de la bolsa de valores o el funcionamiento de las aseguradoras y las maquilas.

Podrían preguntarse algunos padres, maestros, amigos adultos de los más jóvenes, pero, ¿para qué enfrentar a los adolescentes a estas problemáticas desde tan jóvenes? Yo contesto esta pregunta con otra pregunta retórica que intenta una respuesta implícita. ¿Será útil para el desarrollo del intelecto de los jóvenes vivir en un mundo donde se les escamotea lo esencial de su realidad dándoles sucedáneos “convenientes” y edulcorados? ¿Es provechoso, a la hora de juzgarlos, que el joven desconozca qué leyes rigen la vida de sus padres, la de sus amigos y maestros? ¿Pueden los adolescentes desarrollar una sensibilidad humana y sentido de la equidad y la justicia, desconociendo las inmensas desigualdades del mundo y sus causas? Y una última pregunta como resumen de las demás. ¿Es posible transformar un mundo insensato e injusto ignorando su historia y los grandes problemas, incluidos los económicos, que le agobian?

Tomando todo esto en cuenta -y mucho más- el autor de Susana. perfila sus personajes con hondo sentido humanista, con un gran poder de observación, con sensibilidad ante la naturaleza y los problemas humanos, como prerrequisito para alcanzar lo que su protagonista -y la gran mayoría de los adolescentes y niños- anhelan: un mundo habitable desde todos los puntos de vista.

Como en su hermoso y sagaz libro anterior, Lucía y el mundo soñado, en este nuevo título el autor también hace énfasis en la necesidad de preservar la naturaleza, problema inagotable, en el que es necesario insistir.

Con el libro antes citado -el primero que publicó Dierckxsens para los niños y adolescentes- el autor hizo una notable contribución a la comprensión, por parte de sus pequeños lectores, de la historia económica de la sociedad humana; con Susana y el mundo del dinero les revela las aristas enajenantes del dinero y los introduce en los temas más relevantes del mundo moderno y lo que se ha dado en llamar la posmodernidad, sin dejar de promover -tanto en uno como en otro- una esperanza fundamentada y científica en el futuro que ellos, ineludiblemente, deberán construir y renovar.

*Enid Vian. Santiago de Cuba, 1948. Poeta, narradora, editora. Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad de La Habana. al.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: