Estética de la “impertinencia”… estética del “trastorno”.

Fernando Buen Abad Domínguez
Fuente: Rebelión / Fundación Federico Engels

El Collage en la Quintaesencia Surrealista

“… El papel pegado bajo tantos diferentes aspectos, marca la revolución de la pintura, el momento más poético, el más revolucionario, el conmovedor vuelo hacia hipótesis más viables, una más grande intimidad con las verdades cotidianas, la afirmación invencible de lo provisional de los materiales temporales y perecederos, la soberanía del pensamiento”. Tristán Tzara en l931

Visto de cierta manera el Collage es expresión directa del pensamiento y de la vida. Unidad dialéctica, desigual y combinada, de lo distinto, de los contrarios, de los contradictorios… ¿a caso todo es Collage? A diferencia de esas nociones que predican la “perfección del universo”, su “equilibrio exacto”, su “unidad armónica” inmaculada bajo los designios de la “mano de dios”; el Collage se regodea con lo accidental, lo errático y lo “imperfecto” entre audacias de investigación. Economía política de las ideas y las formas bajo los designios del azar objetivo. Como el pensamiento mismo.

Ya la Historia del Arte1 abrió su pecho a las emociones contemporáneas del Collage, unas veces para “academizarlo” otras para sucumbir a sus encantos, lo segundo es lo mejor. Arte de tijera, desgarro, pegamento y papeles de periódico Collage es toda aquella obra compuesta con trozos de materiales diferentes pegados sobre cualquier superficie… coller significa pegar en francés. Uno puede usar materiales de todo tipo telas, cartón, papel, fotografías, recortes de periódicos, plástico, etc. Pueden obras planas, curvas, fijas o móviles… puede ser combinado con dibujos o pintura, grabados o la acuarelas. Uno puede expresar emociones e ideas de todo tipo el Collage es una coartada extraordinaria de la creatividad contemporánea un acertijo con el que juegan entre sí las formas y los contenidos.

El Collage ha roto con la “perfección artística” burguesa armándose con libertad radical y estimulante capaz de fructificar en vanguardias expresivas de todo género. Cine, teatro, pintura, danza… el Collage se sirve del sentido para dar sentido a todo lo que toca con su vibración revolucionaria que es hallazgo decisivo del siglo XX. No hay limites en el Collage, ni materiales ni intelectuales, todo es susceptible de ser Collage como la realidad misma. Eso es el sentido de su dinamismo y ritmo contra la rigidez de los formatos convencionales en el “arte”. Eso es el método del azar objetivo, el automatismo psíquico y la teoría surrealista de la imagen. El arte al servicio de la revolución y de la imaginación al poder.

Es falso que el Collage no tenga “lógica”, se trata de una lógica dialéctica que no se complace con simplismos. Se trata de una “lógica” exigente y juguetona que se toma en serio la tarea de encontrar sentido a la materia, a las ideas… al mundo.

El Collage es una asamblea de la diversidad refinada y soberana privilegio de cierta belleza desnuda y convulsiva que habita en todas las cosas. Es un surgimiento empeñado en la espontaneidad, en la variedad de actitudes entre parábolas formales reveladoras de rupturas ideológicas evidentes. Cada Collage es una primicia del material que se vuelve extranjero de sí por necesidad en la dialéctica de sus sintaxis nuevas. “El Collage ha hecho volar en pedazos -a su manera-, las relaciones tradicionales del arte de la realidad”.

Es subversivo y peligroso… hace pensar y produce estallidos de felicidad. “Todo hace pensar que existe un cierto estado de ánimo en el que vida y muerte, lo real y lo imaginario, el pasado y e/ futuro, lo indirecto y lo directo, la altura y la profundidad, ya no se perciben como contradictorios”. André Breton. Nadja. París. 1928.

El Collage es un poema codificado por el azar. Siempre es su propia primera edición. El Collage hace notar que el poema es igual al de la revolución socialista de la consciencia que toma de aquí y se allá lo necesario para impulsarse dialécticamente. Pureza relativa del “hallazgo”; realidad perfecta y hermosa… En el Collage habitan redenciones y caídas, nacimientos y muertes, negaciones y afirmaciones. El Collage es, en primer término, potencia poética revolucionaria de la comunicación basada en imágenes para la asociación libre de ideas y la escritura automática de la revolución.

¿ Frankenstein es un Collage?

En el Collage la “inteligibilidad” (en el sentido simplón que suelen exigir algunos) no es condición indisoluble, no es un privilegio histórico y político. No espera ser comprendido. No puede ser obsecuente ni inclinarse ante los simplismos “didácticos” de ciertos textos benevolentes. Un Collage debe ser “encontrado” como una fruta, como un vuelo de sueños, moviéndose en el tiempo mientras el asombro asciende y deja la lógica suelta como la luna enredada en los galimatías de la luz. Los Collage suelen parecerse al “recuerdo”, al amor, al mar.

Cada Collage cunde multiforme y hay elementos más que suficientes para justificar sus audacias al irritar y trastornar el “sentido” del que participa lúdicamente porque, como se comprenderá, por su naturaleza imaginativa e inconexa, el Collage es en sí mismo una estética del trastorno mismo. Por eso puede restablecer la unidad entre el mundo de la vigilia y el del sueño. Al despertar, de contemplar un Collar fulminante uno tiene la certeza de reemprender algo que vale la pena. Se abre un repertorio amplio de relaciones complejas que ahora nos ofrecen un acercamiento que se enriquecerá en el futuro con experiencias nuevas.

No todo el mundo lo sabe pero si ha habido tanta gente adicta al Collage es porque el proceso histórico que vivimos, además de ser un proceso revolucionario en la comunicación, muy profundo, constituye uno de los acontecimientos revolucionario más importantes en la liberación de las fuerzas expresivas contemporáneas y plantea problemas a todos los que se impulsan el socialismo en la comunicación toda.

El Collage suscita un interés especial por el drama semiótico que anida en él y porque se ha vuelto es indispensable su comprensión filosófica en manos de los amantes de la verdad. Dignidad, misterio y potencias veladas en el lenguaje del Collage… integración y comunicación como fuerzas para propagar los vapores de la imaginación, la fantasía y lo maravilloso al lado de lo extraño, lo velado, lo no visible, en pleno mundo de los sentidos y la experiencia cotidiana.

Así el Collage implica unión que alude a una integración que se excede a sí misma más allá de lo “observable”. Es hervidero de potencias expresivas capaz de estimular la visión de lo secreto, de lo más oculto y verdadero. Con el Collage la mirada ha ido levantando el nivel de nuestra conciencia, poco a poco, y ha la necesidad de indagaciones más exigentes. Esta exigencia cada vez más exclusiva se caracteriza porque se puede profundizar más y más en la imagen, casi vacía de sentido, que muchas personas se hacen de la vida y del mundo. Con el Collage entramos al corazón lúdico de los indicios y de los signos.

Esta relación con las imágenes del Collage propone entregarnos al deseo, a la solicitación por vía analógica de los intercambios misteriosos suscitados por las combinaciones innumerables del Collage. Es un disturbio “paranoico” de la mente. El método “paranoico crítico”. Búsqueda emprendida tras las calidades de sustancia o de estructura de elementos superpuestos que aun sin parecido entre sí podrían encontrar aquello que una profunda necesidad humana reclama, y esto incluso cuando esa necesidad sólo pueda satisfacerse de manera enteramente simbólica.

Todo Collage parece tener una especie de conciencia. En el los elementos yuxtapuestos llegan a hacer explicables, con símbolos, los resultados últimos de fenómenos interiores incluso desconocidos. Como en la estética. Unas formas revelan a otras. “De esto puede resultar los más perturbadores “choques”, y el mejor ejemplo de los mismos que puedo citar es la existencia de una piedra en la que se abre el sexo de la mujer, supremamente descrito, entre las circunvalaciones del cerebro”.

El Collage tiene ese poder alusivo, si posee fulgor verdadero, cuya característica esencial es la extra-lucidez que abarca e ilumina su hallazgo. Tiende a suscitar una causalidad mágica, por la intervención de elementos sin aparente relación lógica pero que en el Collage se ponen en juego y desconciertan y confunden los hábitos de pensamiento, y eso tiene el poder de subyugar a nuestra mente.

Si un Collage es capaz de llegar tan lejos, plantea en realidad un problema que tiende a conferirle una posición clave entre el “capricho de la naturaleza” y la del arte. El Collage penetra hasta el fondo de la conciencia de los seres humanos eso parece fuera de duda, y además estimula y libera muchas de sus más preciosas facultades que parecen hablarse una a otra y que, acercándose a ellas, se las puede sorprender camino a la “transformación del mundo”. No cabe duda de que la obstinación en la búsqueda de los fulgores y de los signos actúa sobre el espíritu a la manera de un estupefaciente. “No voy a ocultar –dice André Breton en los Secretos del arte mágico del Surrealismo- que para mí la imagen más fuerte es aquella que contiene el más alto grado de arbitrariedad, aquélla que más tiempo tardamos en traducir a lenguaje práctico, sea debido a que lleva en sí una enorme dosis de contradicción, sea a causa de que uno de sus términos está curiosamente oculto, sea porque de ella se derive una justificación formal irrisoria, sea porque pertenezca a la clase de imágenes alucinantes, sea porque preste de un modo natural la máscara de lo abstracto a lo que es concreto, sea por todo lo contrario, sea porque implique la negación de alguna propiedad física elemental, sea porque dé risa.”…, y, en el manifiesto de 1924, cita a Reverdy: “La imagen no puede nacer de una comparación, sino de un acercamiento de dos realidades más o menos lejanas. Cuanto más lejanas y justas sean las dos realidades objeto de la aproximación, más fuerte será la imagen, más fuerza emotiva y más realidad poética tendrá”. El Collage lo hace visible.

—————————
1 “Esta técnica de creación visual -papel pegado sobre el lienzo- que encuentra sus raíces en China, Japón y Egipto y que la podemos enintrar también en las amorfosis del barroco o en el tromp l’oeil manierista, alcanza en el siglo XX, en el despertar de las vanguardias artísticas, su mejor afirmación. Artistas como Juan Gris, Georges Braque, Kurt Switters, Diego Rivera o Picasso, por mencionar sólo algunos, consiguen una hipótesis definitiva de esta forma de expresión hasta elevarla a las alturas del gran recurso artístico”. http://www.fitzia.com/libro-contenido.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: