El Fetichismo y los Medios de Seducción

Por: Jesús Silva R. (*)
Fuente: www.aporrea.org (17.05.08) 

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com/
jesussilva2001@cantv.net
(*) Abogado Constitucionalista y Penalista. Profesor Universitario.

 “Fetichista”. Adjetivo que se deriva del sustantivo “Fetichismo”, éste último, referido antropológicamente a la idolatría o veneración excesiva que puede desplegar la mente de un individuo hacia un determinado objeto; y conforme a la tesis del “Fetichismo de las Mercancías”, desarrollada por el más grande pensador de la historia de la humanidad, el insigne Karl Heinrich Marx, consiste en la devoción de los sujetos hacia las mercancías originadas en el marco de los modos y relaciones de producción del Capitalismo. Se trata, ciertamente, de un fenómeno acaecido en la psicología de las masas, donde los bienes parecen cobrar “vida propia” y manifestar una voluntad independiente a la de sus productores, convirtiéndose así en una entidad autónoma y ajena frente a la conciencia, principalmente, la de los trabajadores. Todo ésto a consecuencia de que tales (mercancías) les son arrebatadas por el Régimen de la Propiedad Privada Capitalista.

Este Fetichismo produce también como resultado, relaciones sociales verdaderamente deshumanizadas, que personalmente me atrevo a calificar como relaciones de “segundo grado”, pues las cosas se convierten en protagonistas de la vida, se interponen entre las personas y termina por instaurarse un aparente vínculo directo entre éstas, ya no entre los seres humanos. En este orden, los sujetos son “socialmente valorados” como objetos y éstos últimos asumen el valor de las personas; de modo que “el sistema capitalista banaliza e invisibiliza el hecho histórico fundamental de que los bienes materiales son obras humanas”, que su razón esencial de existencia es satisfacer las necesidades de la sociedad, en vez de enloquecerla.

Es así como observamos que el poder, importancia e influencia de una persona dentro de la lúgubre Sociedad Burguesa no se basa en sus cualidades intrínsecas como individuo de la especie humana (inteligencia, ética, sensibilidad, etc.), sino en su posición dentro de las relaciones de producción, es decir, si es un humilde asalariado o si se trata de un renombrado propietario de medios de producción (empresas, bancos, tierras, etc.) Es dicha posición la que determina el valor de la “Colección” de bienes, mercancías y objetos (inclusive personas) que son de su propiedad y que desbordan alucinantemente el Fetichismo de miembros de todas las clases sociales y corrientes ideológicas. Como mensaje para los revolucionarios a los que no nos seduce nada material, recurro nuevamente a una frase de Marx, quien con su verbo mordaz y universal nos alertó sobre otros potentes “Fetiches” (medios de seducción) de los cuales el Capitalismo también se vale para intentar deshilachar las fibras más íntimas del hombre revolucionario: “De la Burguesía, el Vino y sus Mujeres”.

 

 
 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: