La invasión neoliberal en Chile

Por: Leopoldo Muñoz A.
Fuente: http://www.critica.cl

1. – INTRODUCCION.

Muy poco es lo que se sabe respecto del modo como el neoliberalismo se fue apoderando del pensamiento de millones de personas en todo el mundo. Silenciosa y persistentemente, al igual que una nueva religión, este fundamentalismo económico se difunde con la pretensión de erigirse en “doctrina oficial” de la humanidad. Esta concepción del mundo, vieja de dos siglos que no es mas que una simple ideología en el mal sentido del termino, ha logrado hasta ahora, cubrirse con ropajes nuevos y reunir los medios necesarios para imponer sus designios al conjunto de la sociedad. Como todo dogma este también posee la pretensión de constituirse en el fin de la historia y en el precursor del llamado “pensamiento único” que se impone forzosamente al conjunto de la sociedad contemporánea.

Este trabajo es un modesto aporte a lo que hemos llamado “La invasión Neoliberal en Chile”. Pretende mostrar en apretada síntesis “ los meandros” de cómo paso a paso un grupo de economistas, que en un comienzo fue solo una pequeña secta del pensamiento ultraderechista, se instaló en Chile y transformó a nuestro país en el “conejillo de indias” del modelo neoliberal, el que posteriormente y solo en forma parcial se impuso también a los países del primer mundo. Esta ideología hoy ejerce la hegemonía indiscutida en el pensamiento económico de las clases dominantes.

Nada de esto habría sido posible, con tanta facilidad, sin el papel que jugó el Gobierno de facto de Pinochet y el equipo económico de los “Chicago Boys” que comenzó a operar, meses antes del golpe, al alero del entonces Vice Almirante Merino y otros conspicuos personajes del Opus Dei.

El presente estudio tiene por objeto mostrar las condiciones que permitieron la difusión de las ideas neoliberales en Chile y el resto del mundo. Se rastrea en el origen de los distintos pensamientos políticos existentes en Chile. Asumiendo la tesis de J.G. Valdés se argumenta que el pensamiento neoliberal constituye un cuerpo ajeno a nuestra realidad histórica y que este fue introducido metódica y premeditadamente en Chile para servir a los intereses que hicieron posible su introducción: Los sectores ultra conservadores de los Estados Unidos y los grupos dominantes de nuestro país. Él documentó aborda además el análisis de los efectos ejercidos por el neoliberalismo dentro del imaginario político de nuestro país, concluyendo que este pensamiento, habría eliminado la noción de bien común, habría impuesto un concepto de sociedad individualista y habría procedido además, a absolutizar las leyes del mercado por sobre las necesidades de la sociedad. Se constata además que el neoliberalismo de los Chicago Boys” no fue una doctrina desinteresada pues casi todos ellos se aprovecharon de sus cargos y de la represión militar para enriquecerse o acrecentar su fortuna personal.

1.1. – La Introducción del Neoliberalismo en la Sociedad.

Según Susan George “Una explicación posible para el triunfo del neoliberalismo y de los desastres económicos, políticos, sociales y ecológicos que los acompañan, es que los neoliberales han comprado y pagado su propia “Gran Transformación” viciosa y regresiva. Ellos comprendieron – como no lo hicieron los progresistas- que las ideas tienen consecuencias. Partiendo de un pequeño embrión en la Universidad de Chicago, con él filosofo y economista Friedich von Hayeck y sus estudiantes – como Milton Friedman en su núcleo – los neoliberales y sus patrocinadores, crearon una enorme red internacional de fundaciones, institutos, centros de investigación, publicaciones, académicos, escritores, densas redes de relaciones publicas para desarrollar, empaquetar y promover incansablemente sus ideas y doctrinas…. El trabajo ideológico y promocional de la derecha ha sido absolutamente brillante. Gastaron cientos de millones de dólares, pero el resultado justifica cada centavo invertido, pues lograron hacer que el neoliberalismo pareciera como si fuera la condición natural y normal de la humanidad. No importando cualquiera haya sido el tipo o numero de desastres que creo tan visiblemente el sistema liberal, no importando que crisis financiera haya engendrado ni cuantos marginados vaya a crear, así y todo, parecía inevitable- como un acto divino- como si fuera el único orden económico y social a nuestra disposición … De este modo, desde una secta pequeña e impopular – casi carente de influencia- el neoliberalismo ha llegado a ser la mayor religión universal, con su doctrina dogmática, su sacerdocio, sus instituciones legislativas y quizá, lo que es mas importante, su infierno para los herejes y pecadores que se atreven a oponerse a la verdad revelada.”

2. – LAS BASES ORGÁNICAS PARA LA DIFUSIÓN DEL NEOLIBERALISMO.

2.1. – Los Comienzos

La carta de fundación del neoliberalismo puede situarse alrededor de 1944 con la publicación del libro “Camino de Servidumbre” de Friedrich von Hayek. En esta obra, se desarrolla un ataque apasionado contra el informe Beveridge del partido Laborista y cuyo objeto no era otro que argumentar las medidas que eran necesarias para garantizar el Pleno Empleo en Inglaterra. Según Hayek las limitaciones impuestas por el Estado Social Demócrata Ingles al libre funcionamiento de los mercados conducirían al mismo desastre totalitario que el nazismo germano. Esta argumentación produjo un profundo impacto en todos aquellos círculos que se oponían a la doctrina del Estado de Bienestar Social, por esta razón el libro se transformo rápidamente en la Biblia de la derecha, siendo incluso publicado por la revista Readers Digest durante 1945, año en el que Hayek fue invitado por la Universidad de Chicago a realizar una gira por los Estados Unidos. Demás esta decir que “las teorías de Hayek no pasan de peticiones de principios, círculos viciosos sin ningún valor intelectual y que su fama proviene del hecho de ser un símbolo de la lucha contra el socialismo y contra todo intervencionismo del Estado. Él los rechaza, pero jamas presenta argumentos validos contra estos. ”

A pesar de su éxito, al aglutinar a una parte de la derecha política, los neoliberales constituían aun una minoría doctrinaria altamente politizada pero insignificante. El extremismo sectario de sus ideas hacia poco probable que estas pudieran ser tomadas en serio por la ciudadanía y menos aun por los círculos intelectuales vinculados a los gobiernos e instituciones universitarias de la época. Los neoliberales comprendieron tempranamente que la única forma de imponerse en el mundo pasaba “por modificar el paisaje intelectual” del entorno académico y empresarial, tarea que emprendieron por medio de la creación de instituciones especializadas en la promoción y difusión de sus ideas. Debido a que esta ideología defendía los intereses del gran capital, las fuentes de financiamiento para sostener estas instituciones siempre estuvieron disponibles. Una de las primeras organizaciones nacidas bajo este propósito fue la FEE Fundación para la Educación Económica. Fue establecida en Nueva York en 1946 por el empresario Leonard Reed y el economista austríaco Ludwing von Mises. Las ideas y argumentos promovidos por la FEE alcanzaron a miles de personas en el mundo y particularmente en América Latina, por medio de publicaciones, seminarios y becas.

Otra de las organizaciones que alcanzaron celebridad es la Societe du Mont Pelerin, La historia de esta organización comienza cuando “un empresario suizo invita a Hayek a dar una charla a estudiantes de la Universidad de Zurich. Durante la cena algunos banqueros y representantes de grupos industriales Suizos ofrecieron apoyo financiero al plan de Hayek de fundar una sociedad para convertir la próxima generación de intelectuales al credo del liberalismo económico. Un poco mas tarde Hayek logro respaldo financiero británico y estadounidense, lo que le permitió dar curso a la conferencia inaugural de la Sociedad de Mont Pelerin. De los 39 asistentes a esta conferencia 24 de estos eran británicos o norteamericanos, los restantes eran de otras partes de Europa. Ninguno procedía del tercer mundo”.

2.2. – La Sociedad Secreta de Mont Pelerin.

El objetivo central de la Societe du Mont Pelerin consistió en centrar su acción en dos frentes bien definidos:

– Combatir el Keynesianismo y toda medida de solidaridad social que prevaleciera después de la Segunda Guerra Mundial. – Preparar los fundamentos teóricos para imponer en el futuro otro tipo de capitalismo mas duro y libre de toda regla.

A partir de estos planteamientos la Societe du Mont Pelerin se declaro enemiga de todas las formas de Estado existentes en ese momento:

– Se declaro en contra de la visión del Estado Socialista existente en ese momento en la Unión Soviética. Deplorando además que en una buen numero de países del resto del mundo triunfaban electoralmente los partidos comunistas. – Se declaro en contra de la visión del “Estado del New Deal”(Nuevo Trato), implantado en USA por el Presidente Roosvelt y su asesor el ingles John Maynards Keynes, los que concebían al Estado como un ente generador de empleos a través de grandes inversiones publicas y en un agente protagonico en el proceso de la redistribución de las rentas y la implantación de seguros contra el desempleo. – Se declaro en contra de la visión del “Estado del Bienestar” (Welfare State), implantado en Europa Occidental por los partidos Social Demócratas y Demócratas Cristianos, mediante el cual el Estado sé hacia el principal responsable de las políticas sociales en materia de seguridad social, seguro de desempleo, formación profesional etc.

¿Cuál es entonces la visión de Estado de los neoliberales? La respuesta es simple. ¡Ninguna! Según ellos solo debe existir el mercado y una buena infraestructura policial y penitenciaria capaz de garantizar los derechos de la propiedad privada y el cumplimiento de los contratos impuestos por ellos mismos.

En Mont Pelerin, Fridrix von Hayek fue electo presidente de la Societe. En lo personal las primeras acciones de Hayek estuvieron dirigidas a atacar a los Sindicatos, “Si ha de haber alguna esperanza de un retorno a la economía libre, una de las cuestiones más importantes a la que se debe prestar atención, es como delimitar adecuadamente los poderes de los sindicatos en las leyes y en los hechos” . De este modo se cerraba él circulo, el neoliberalismo le declaraba oficialmente la guerra a la solidaridad social, atacando las bases que estructuralmente la podían sustentar y defender con posibilidades de éxito, El Estado y las Organizaciones Sociales, entre estas a la principal, los Sindicatos. Demás esta decir que “ una teoría económica que atribuye todos los males del capitalismo (la inflación, el desempleo, la mala distribución de la renta y de la riqueza) exclusivamente a la acción de los gobiernos y de los sindicatos, difícilmente puede tener algo relevante que decir.”

3. – LOS INICIOS DE LA INSTITUCIONALIDAD NEOLIBERAL

3.1. – Sus Agentes en el Mundo Anglosajón

A pesar del apoyo económico y de todo su fervor pro empresarial, las ideas de la sociedad semi secreta de Mont Pelerin no alcanzaron una audiencia amplia en el corto plazo. Esto fue logrado a partir de la acción de Anthony Fisher en 1955, este industrial ingles utiliza parte de su fortuna personal para crear el Instituto de Asuntos Económicos (IAE) de Londres y muchos otros centros de estrategia favorables al libre mercado. Según Milton Friedman, sin el IAE no podría haber existido la “revolución “ thatcheriana. Anthony Fisher desplegó una intensa labor, se transformo en el primer presidente del Instituto Frazer de Canadá en 1974, en 1977 estableció en Nueva York el Centro internacional para los Estudios de Política Económica, en 1979 fundo el Instituto Pacifico en San Francisco. En Australia participa en la creación del Centro de Estudios Internacionales. En premio a su labor Anthony Fisher fue promovido a Sir por Margaret Thatcher en 1988.

Disponiendo de los recursos económicos y de la convicción de la necesidad de difundir sus ideas se crearon innumerables instituciones a través de todo el mundo entre otros podemos citar al American Enterprise Institut fundado en 1943, cuyo presupuesto en 1993 alcanzaba a 12, 8 millones de dólares al año. El Heritage Mission Statement, fundado en 1973 en el cual se desempeñan mas de 250 personas entre ejecutivos e investigadores sociales y cuyo objetivo es “formular y promover políticas publicas conservadoras basadas en los principios de la libre empresa, un gobierno limitado, la libertad individual, los valores americanos tradicionales y una sólida defensa nacional” También se puede citar en este mismo nivel al Instituto Cato fundado en Washington en 1977 y cuyo declaración de principios es similar a la anterior, el Manhattan Institute for Policy Research fundado en 1978, la fundación Ford, el AIPE que cuenta con 450 especialistas entre economistas, periodistas y politologos que se especializan en el análisis de América Latina, el Atlas Economic Research Foundation que “desarrolla estudios públicos apoyo financiero, consejos seminarios y acceso a una red de lideres que comparten el compromiso de alcanzar una sociedad libre” y muchos del primer mundo que resulta innecesario que enumerar.

3.2. – Sus Agentes en América Latina

Dentro de las instituciones y organizaciones de carácter regional se pueden señalar al menos las siguientes: La revista ACRATA del Perú. La Asociación ANFE y la Organización Libro Libre de Costa Rica. La Organización Carlos Sabino y el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico y el CEDICE de Venezuela. El Centro de Estudios Económicos Sociales CEES y la Universidad Francisco Marroquin en Guatemala. El Circulo de Empresarios y Perfiles del Siglo XXI en España. La Escuela Superior de Economía ESEADE y su revista Libertas, la Fundación Atlas, y la Fundación Libertad en Argentina. La Fundación Desarrollo a través de la Libertad DL en Colombia. La Fundación Libertad de Panamá. El Instituto Ecuatoriano de Economía Política, IEEP en Ecuador. La International Center for Pension Reform ICPR que promueve la privatización de los sistemas de Previsión Sociales Estatales para convertirlos en AFP según el modelo aplicado en Chile. El CEP Centro de Estudios Públicos, Libertad y Desarrollo, la Universidad de los Andes, la Facultad de Economía de la UC, el Instituto Adolfo Ibañez, la Universidad del Desarrollo, la Universidad Andrés Bello y varios otros en Chile. Intencionalmente se ha omitido el caso de Brasil por falta de confirmación de las informaciones disponibles.

4. – EL NEOLIBERALISMO Y EL CONTEXTO POLITICO CHILENO

El pensamiento neoliberal constituye un recién llegado ajeno a nuestro normal proceder y entender. Un pequeño vistazo al paisaje ideológico del país permite hacerse la convicción de que esto es así.

4.1. – El Rol del Estado en Nuestra Historia

Durante todo el siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, Chile fue gobernado por una oligarquía liberal en lo económico y conservadora en lo político.

Dentro del contexto Sud Americano, Chile bien podría ser llamado un don del Estado en el ámbito de lo institucional. La autoridad y autonomía que el Estado ejerció sobre el conjunto de la sociedad chilena durante el siglo XIX y XX constituye un hecho relevante. Desde la misma época de la independencia, las elites que asumieron el control del país después del colapso del régimen colonial, solo podían consolidarse en el plano político legitimando su poder desde el Estado, y negando la existencia de una nación previa al Estado y al modelo republicano-liberal que querían implantar. El autoritarismo presidencial Portaliano introdujo una suerte de disciplina de cuartel al interior del aparato del estado, lo que permitió mantener bajo control cualquier disidencia o atisbo de caudillismo al interior de los propios grupos oligárquicos que controlan el país durante todo el siglo XIX.

En el Chile liberal el Estado no había participado de la economía pero si había intervenido activamente en ella favoreciendo los intereses económicos del grupo gobernante. “ Las elites económicas del siglo 19 fueron en gran medida un grupo de mercaderes-especuladores, creadores de un Estado funcional al buen manejo de sus intereses en el juego del comercio internacional.” Por estas razones es posible afirmar que el origen del intervencionismo mercantil en el Estado (a favor de la modernización liberal) fue el precedente que pavimento el camino para el desarrollo posterior del intervencionismo desde el Estado (en contra de la crisis provocada por la modernización liberal.

La crisis política del sistema parlamentario de los años 1920, introdujo nuevos actores sociales insignificante hasta entonces “las capas medias” y un incipiente “movimiento popular”. La crisis económica de 1930 precipita los hechos desplazando del poder del Estado a los antiguos grupos oligárquicos.

A partir de la crisis mundial de los años 1930, (cuando la gran depresión mostró el fracaso del liberalismo económico) el Estado en manos de una coalición anti-oligarquica, asume el rol de motor del desarrollo económico del país y participa directamente en la economía. La profundidad de la crisis sufrida por Chile en 1930, como producto de su estrategia de “desarrollo hacia fuera” (exportadores de materias primas), el altísimo nivel de la cesantía y la necesidad de recuperar los niveles de actividad económica irremediablemente perdidos, hizo que el Estado asumiera una participación directa en la industrialización del país.

Es esta percepción de la necesidad de un liderazgo fundamental por parte del Estado en la conducción del país la que persiste como regla general en todos los sectores políticos chilenos hasta 1973. En razón de lo expuesto se puede comprender que hasta 1973 la Escuela de Chicago, como doctrina y como conjunto de medidas económicas se contradecía en mas de un aspecto con el rumbo económico político y social sobre el que se había estructurado el desarrollo histórico del Chile del siglo XX.

4.2. – El Proyecto Ideológico Conservador

Desde principios del siglo XX hasta 1970 mas o menos, el pensamiento conservador chileno estaba constituido a partir de dos estilos o tipos argumentativos:

– El pensamiento nacionalista que favorece un sistema autoritario de gobierno, fuertemente centralizado y con acceso a la totalidad del poder político. – El pensamiento corporativista que contempla la existencia de instituciones, como los gremios y las profesiones, que tienen por función moderar el excesivo poder político por parte del estado. El debate anti progresista, esta dirigido contra el liberalismo, la democracia, contra el humanismo cristiano y contra el comunismo. Con la caída de los regímenes nazi fascista europeos al termino de la segunda guerra mundial, el corporativismo desaparece de la escena publica hasta mediados de la década de los sesenta, cuando experimenta un renacimiento con la fundación del Movimiento gremialista en la Universidad Católica, que surge como desafío al régimen que preside Eduardo Frei Montalva. Los proyectos democráticos – de Frei y Allende, y más tarde la necesidad de brindarle apoyo ideológico a la dictadura de Pinochet, genera una extraordinaria convergencia en el movimiento conservador chileno.

El gremialismo liderado por Jaime Guzmán E, abandona las líneas centrales del pensamiento corporativista y se pliega sin reservas al neoliberalismo. En Jaime Guzmán la influencia del pensamiento económico liberal comienza a percibirse ya a partir de 1971 el que llega filtrado a través de sus relaciones con Hernán Cubillos, Carlos Urenda y Emilio Sanfuentes, con quienes trabajaba en el Instituto CESEC patrocinado por las empresas del grupo Edwards. Solo resiste y se opone al neoliberalismo la línea nacionalista conservadora liderada por Mario Gongora, este intelectual parece ser uno de los últimos conservadores chilenos con la mirada puesta en los ideales tradicionalistas europeos.

4.3. – El Proyecto Ideológico de la Democracia Cristiana

El proyecto ideológico de la Democracia Cristiana echaba sus raíces en la evolución del antiguo Partido Conservador. Este surgió a mediados del siglo XIX como partido confesional bajo el nombre de Partido Conservador Católico en oposición a la visión de mundo del liberalismo económico. Su propuesta se fundaba en un marco religioso-politico fuertemente tradicional el que más tarde fue enriquecido con el desarrollo de la doctrina social de la Iglesia Católica y su impacto en América Latina.

4.4. – El Proyecto Ideológico de los Partidos Marxistas

El desarrollo histórico de los partidos Socialista y Comunista y la popularidad de las ideas marxistas, estaban sólidamente asentadas en una tradición política autónoma, que remonta hasta la segunda mitad del siglo XIX y por lo tanto anterior al contacto de las ideas que fueron permeadas desde Europa. “El socialismo no apareció solo en la predica agitativa de los artesanos y obreros modernos contratados en Europa por el Estado a fines del siglo XIX. No fue históricamente hablando – como la modernidad industrial – un producto de importación. …. La predica de los “agitadores” europeos solo añadió un mayor condimento teórico – mas que nada una jerga ideológica vinculada a la lucha de clases europea – en un movimiento local que ya había acumulado y procesado, sus propias experiencias y evidencias en la democracia interior de las sociedades mutualistas.” Siguiendo J. G. Valdés podemos decir que la maduración de las ideas de la Democracia Cristianas, al igual que las de la Unidad Popular respondían a los intereses explícitos de grupos sociales importantes y a acontecimientos históricos locales perfectamente localizables al interior de un espacio histórico concreto.

4.5. – El Proyecto Ideológico de los Chicago Boys

Todos los proyectos ideológicos presentes en Chile pueden demostrar algún árbol genealógico que acredita un proceso de formación nacional. Distinto es el caso de la ideología del “modelo de Chicago” que irrumpe tras el golpe militar chileno y es impuesta por la fuerza de las armas al conjunto de la sociedad chilena. Esta ideología no provino del fermento de grupos sociales organizados, ni represento la manera como la derecha chilena había observado el desarrollo histórico del país y levantado sus propuestas electorales. Esta ideología constituye el patrimonio de un grupo de economistas cuya identidad común consistía en él haber sido formados en la Escuela de Economía de Chicago, desde los años 1956 en adelante, como producto de un acuerdo de cooperación con la Universidad Católica de Chile. , Los orígenes de la Ideología de Chicago “no son remotos ni sutiles, no se esconden en sinuosidades o casualidades históricas: se encuentra en una transferencia ideológica sistemática realizada desde Estados Unidos a Chile a mediados de la década de los 50 “

5. – LA ENTRADA DEL PENSAMIENTO NEOLIBERAL A CHILE

5.1. – Antecedentes

El neoliberalismo es introducido en Chile por la Escuela de Chicago, a través de un convenio con la Universidad Católica que se puso en marcha en marzo de 1956.

Este convenio constituiría un caso particular de transferencia ideológica entre Estados Unidos y Chile. La transferencia aparece como un evento deliberado y planeado, organizado por tres actores claves que participan en la concepción y en la concreción de la iniciativa:

– El Gobierno de los Estados Unidos a través de la ICA. – El Departamento de Economía de la Universidad de Chicago. – La Universidad Católica de Chile.

5.2. – El Papel del gobierno de los Estados Unidos

Con anterioridad a 1960, se pueden diferenciar dos periodos específicos de las relaciones de los Estados Unidos respecto de América Latina.

El primer periodo comienza en 1933 y coincide con la proclamación de la política del “buen vecino”, la que fue mas bien retórica sin llegar a concretarse en hechos prácticos. El comienzo de la segunda guerra mundial y la alta probabilidad de que Estados Unidos interviniera en esta guerra, hizo que las relaciones se llevaran hacia su concretización en el terreno. El objetivo esencial fue el refuerzo de la capacidad militar norteamericana. Se combino la generosidad con la posibilidad de asegurar sus propios intereses. De allí en adelante los gobiernos latinoamericanos iniciaron un nuevo nivel de contactos para pedir y recibir ayuda en un amplio espectro de áreas.

El segundo periodo tiene lugar a partir de 1949 con la iniciativa del Punto Cuarto. El objetivo explícito del punto Cuarto consistía en transferir por medio de la cooperación internacional, los beneficios y avances científicos y el progreso industrial norteamericano hacia los países de América Latina. Inserta en el marco de la guerra fría, el objetivo central o implícito de esta iniciativa estaba orientado principalmente a contener el avance del comunismo en la región. Respecto de los objetivos económicos y políticos de la ayuda se reconocían dos tipos de enfoques. El primero de ellos era el enfoque económico, este aspiraba a la promoción del desarrollo económico, estimando que este reforzaría la estabilidad política de los países, aumentaría su resistencia al comunismo, y reforzaría actitudes y políticas exteriores pro Estados Unidos. El segundo enfoque era el de la Guerra Fría, este ponía el acento en la ayuda para el fortalecimiento de la estabilidad política, el desarrollo de fuerzas anti comunistas, así como la promoción de fuerzas pro Norte Americanas. Ambos tipos de enfoques se aplicaron simultáneamente durante todo el periodo durante el cual estuvo vigente este tipo de acuerdos. Los estudios de economía no ocuparon un lugar importante en la promoción de los acuerdos universitarios hasta un poco mas tarde. Esto tuvo lugar cuando los expertos norteamericanos enviados a América Latina percibieron y consideraron que el desarrollo de la región solo era posible en la medida que estas economías se asociaran con la norteamericana y que además respetasen las premisas de la organización económica de libre mercado, la que según ellos había hecho posible el desarrollo económico de los Estados Unidos. Se daba por sentada la coincidencia de intereses económicos entre Estados Unidos y Latino América. La percepción de la amenaza comunista solo ponía la nota de urgencia a este tema. Es dentro de este marco histórico que hace su aparición La Administración para la Cooperación Internacional (ICA) del gobierno de Estados Unidos, Los representantes del ICA en Chile buscaron un interlocutor que les permitiera iniciar un experimento que consideraba insertar en Chile las ideas mas conservadoras de la economía de libre mercado que estaban siendo propuestas en Estados Unidos. El objetivo implícito era combatir lo que se definía como la ideología socialista de la economía chilena, y cambiar las cosas de manera tal de poder transformar la administración económica del país en el periodo de una década. Todos los intentos por penetrar la Universidad Chile fracasaron.

5.3. -. La Universidad de Chicago: Nodriza Ideológica

La Universidad de Chicago constituye una institución altamente especializada que dispone de un mensaje estructurado de manera tal de producir un tipo especifico de profesional. El primer objetivo del emisor del mensaje consiste en anular la influencia que ejercitan en la región las teorías del desarrollo propuestas por la CEPAL. El segundo objetivo del emisor es experimentar en situ las teorías referidas al capital humano concebidas por esta Universidad y compartidas por los representantes del ICA de los Estados Unidos.

Uno de los mayores estímulos ideológicos para el pensamiento Chicago estuvo constituido por la aparición de las Teorías sobre el Desarrollo Económico en América Latina. Estas ideas constituían una propuesta formal que se planteaba a partir de la CEPAL ( Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas) liderada por Raúl Prebish. Las ideas de la CEPAL tenían por objeto identificar los problemas estructurales que impedían el desarrollo económico de la región. América Latina y el resto del mundo, habían sido “globalizados” y gobernados por las ideas del liberalismo económico durante todo el siglo XIX y el primer tercio del XX. Al cabo de un siglo se constataba la ausencia de resultados. ¡El libre mercado había sido incapaz de resolver los problemas de la sociedad para las grandes mayorías! La gran depresión económica de 1930, constituye una clara señal de fin de época. Lo que estuvo claro para los círculos intelectuales de América Latina y del resto del mundo de aquel entonces, era que la solución no podía consistir en aplicar mas de lo mismo. Por las razones expuestas, los planteamientos de la CEPAL solo podían ser opuestos a los de Chicago. Los puntos más conflictivos de la discusión giraban en torno de los temas siguientes:

– La critica de la CEPAL a las teorías del comercio internacional y específicamente a la distribución desigual de las ganancias entre los países del centro y los de la periferia. – La necesidad de considerar una dimensión social del desarrollo económico. – Lo inadecuado del mecanismo de mercado para adjudicar los recursos. – La necesidad de favorecer la industrialización de los países de la región.

Todos estos planteamientos eran considerados como una blasfemia por los ultraliberales. El planteamiento de los Chicago desechaba de plano la necesidad de la industrialización en los países de América Latina, llegando a afirmar que “se deberían construir menos acerías y otras grandes plantas industriales en los países subdesarrollados, y que se debería invertir mas en las personas de esos países,”

Según los Chicago, La pobreza de las naciones subdesarrolladas no era atribuible a la estructura de las relaciones económicas internacionales (léase la dependencia económica y el intercambio desigual) sino a “características internas” y más notablemente, a su carencia de capital humano. Según ellos el remedio para estas deficiencias internas no residía en los cambios estructurales, sino en el redireccionamiento o la creación de recursos humanos, en educar a los individuos.

Según Chicago la solución del subdesarrollo consistía en la formación de personas que fueran capaces de interpretar el mundo de la economía según el modelo de Chicago y por supuesto que pudieran aplicarlo consecuentemente.

Lo que estaba detrás de estos planteamientos se puede reducir de modo esquemático a lo siguiente:

– Según la CEPAL, el subdesarrollo era un problema estructural dentro del cual el tema de la dependencia económica era esencial. Era indispensable entonces, liberarse de la dependencia para poder tener alguna posibilidad para el desarrollo económico independiente. La practica de mas de un siglo permitía cuestionar la idoneidad del sistema capitalista para resolver este problema. – Según la Escuela de Chicago, se debía rechazar el problema de la dependencia y el cuestionamiento al sistema capitalista liberal, según ellos, el subdesarrollo se debía a “características internas“ de los propios países subdesarrollados, reduciendo el tema exclusivamente a la falta de capital humano. De este modo se desplazaba el eje del problema, desde la esfera del funcionamiento del sistema capitalista global, hacia la culpabilización de los propios países subdesarrollados por medio del eufemismo de “características internas”. Ellos solos son los culpables.

En el Chile del 2002, existe una cantidad de economistas formados bajo el esquema Chicago varias veces superior a las mas optimistas de las predicciones que pudieran hacerse en los años 50, las Universidades Privadas han asegurado su reproducción ampliada. Siguiendo el argumento de los Chicago actualmente ya tendríamos sobradamente el capital humano requerido. Sin embargo a pesar de las excelentes cifras macroeconomicas que se exhiben, nunca en Chile ha habido mas desempleo y nunca han existido peores perspectivas económicas, nunca el país había sido más dependiente. En Chile estos pensamientos calaron muy hondo pues incluso algunos personeros de la Concertación, que aceptan gustosos la fatalidad de la dependencia, han levantado esta misma consigna. Algunos de ellos acaban de descubrir el tema del capital humano, pero. Con 50 años de atraso.

El solo hecho de que en los años 1950 y 1960 pudiera plantearse y aparecer una “teoría de la dependencia”, en el centro del debate, nos sirve para probar que en el conjunto de la situación dependiente existente en esa época, quedaban todavía espacios reconocidos para un pensamiento y una acción independientes. Desde 1973 en adelante el punto de vista de la dependencia fue reprimido y perseguido, hoy este tema esta ausente del debate, no es aceptado en los círculos oficiales. Se intenta por todos los medios que la dependencia se vuelva definitiva, y es por eso que su critica ya no es mas aceptada.

5.4. – Los intereses de la Universidad Católica

La Universidad Católica de Chile representa el receptor del mensaje y constituye un espacio vacío en el campo objeto de la transferencia: la economía. Su debilidad en esta área es total, solo dispone de interés en dotarse de un buen departamento de estudios económicos capaz de servir a la clase dirigente. La capacidad de la universidad para resistir o seleccionar el contenido del mensaje era totalmente inexistente. Durante el año 1953 se organizo en Santiago de Chile un Congreso de Universidades Latinoamericanas, uno de los acontecimientos relevantes fue la Conferencia de Facultades de Ciencias Económicas. La Conferencia estuvo centrada en el diseño de una escuela piloto para estudiar la economía de la región. Existía un amplio consenso en la necesidad de desarrollar una economía regional con un enfoque latinoamericano respecto de la teoría económica y el desarrollo. En América Latina se criticaba la validez de la ciencia económica como paradigma universal aplicable en cualquier periodo histórico y en cualquier lugar geográfico. Fuera este de corte marxista o liberal. Por estas razones es que se promueve la iniciativa de otorgar mayor homogeneidad a los estudios de economía al interior de la región Latinoamericana. La Escuela de Economía de la Universidad de Chile, había adquirido un alto prestigio en América Latina, a esta circunstancia se agregaba además el hecho de que diversas otras organizaciones tales como la CEPAL, el Centro de Investigaciones Estadísticas y Financieras y otras instituciones de similar importancia regional funcionaban también en Santiago de Chile. Por estas razones para el mundo académico Latino Americano resultaba lógico que la Universidad de Chile debería asumir la dirección de esta Escuela de Economía Regional, la que debía convertirse en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Económicas Esta moción fue aprobada por unanimidad por La Conferencia de Facultades, de Economía pero no fue ratificado por la Unión de Universidades Latinoamericanas aduciendo errores de procedimiento. Según una investigación de Juan Gabriel Valdés (basada en entrevistas personales con los actores de la época) en el fondo del rechazo de esta moción se encontraba la oposición de la Universidad Católica, el propio rector de la UC monseñor, Alfredo Silva Santiago había asumido la misión de evitar que se aprobara la moción de establecer la “escuela modelo de economía” en la Universidad de Chile, para lo cual había instruido expresamente al abogado Julio Chana Cariola miembro connotado de la delegación de la UC en esta conferencia. Siguiendo las instrucciones del Rector de la Universidad Católica, Julio Chana C. actúo en dos direcciones, por un lado estimulo la rivalidad de la delegación Mexicana respecto del rol que se ofrecía a la Universidad de Chile y por otro organizo un conciliábulo al interior del parlamento chileno que tuvo como resultado el rechazo de la moción por parte del Congreso Nacional.

En premio a su gestión, el abogado Julio Chana Cariola fue investido como Decano de la Facultad de Economía de la Universidad Católica. De inmediato Chana procede a la reorganización de la Facultad. El nuevo decano descubre muy pronto que con el equipo disponible no podría dar origen a la facultad moderna que le solicitaba la universidad. Sus visitas a universidades europeas no le reportaron la solución que andaba buscando. Para su buena fortuna, a su regreso de Europa, Chana fue visitado por Patricio Ugarte H. un ex alumno que había realizado un postitulo en Estados Unidos y que además había sido reclutado por el programa Punto Cuatro de la Embajada de Estados Unidos en Santiago. Este ultimo era un ardiente defensor de la necesidad de la inversión extranjera para el desarrollo del país, por lo que le propuso la creación de un instituto para el estudio de la promoción de la inversión extranjera, adjunto a la Universidad Católica, el que seria apoyado por el programa norteamericano. Este primer intento de acercamiento a la estructura Estadounidense fue rechazado en pleno por el profesorado de la Universidad Católica, los conservadores de aquella época consideraban que la inversión extranjera llevaría a la liquidación del país, mientras que los progresistas imbuidos del espíritu de las encíclicas sociales opinaban que en la Universidad Católica no había lugar para un enfoque pragmático- liberal como el americano. No obstante lo anterior y a instancia de Ugarte se efectúa un segundo intento el que es coronado por el éxito. El decano Julio Chana y Albion W Patterson Director de Cooperación Técnica del Instituto de Asuntos Inter-Americanos en Chile logran generar una plataforma de cooperación basado en la imposición de Patterson de que el contrato se debería firmar exclusivamente con la Universidad de Chicago. La carta con la que el decano Chana formaliza la petición de ayuda a la misión de Patterson decía lo siguiente: “ Estamos convencidos que el desarrollo económico nacional debería llevarse a cabo fundamentalmente a través de la iniciativa del capital privado. …. ……Hemos sostenido conversaciones preliminares con la mayoría de los directores de empresas agrícolas, mineras, industriales y comerciales; de la Bolsa de Comercio, y del sector bancario y nos hemos encontrado con una reacción muy entusiasta a esta idea. “

Diversos miembros del Consejo Superior de la UC expresaron su preocupación por este convenio, entre ellos Monseñor Manuel Larrain y Carlos Vial Espantoso, como a muchos otros, les inquietaba que se firmara un acuerdo con una universidad que adhería a una economía de sello conservador sin consideraciones con la justicia social. A pesar de lo anterior el convenio se firma y la Facultad de Economía de la Universidad Católica de Chile pasa a ser controlada por la Universidad de Chicago. Según José Comblin Sacerdote y Teólogo Belga, algunos años después de firmado el convenio, Don Manuel Larrain, obispo de Talca y líder intelectual del episcopado chileno, decía a sus íntimos, antes de morir accidentalmente en 1966, que estaba muy arrepentido de un pecado: haber apoyado el convenio que dio origen a los “Chicago Boys” que transformaron a la Universidad Católica en la matriz del neoliberalismo en Chile. Monseñor Larrain no vivió lo suficiente para ver los efectos políticos y sociales de los ”Chicago Boys”, Pero diez años antes de la entrada de los “Chicago” en el gobierno, el Obispo ya presentía lo que podría ocurrir”

6. – LA INSERCIÓN DEL PENSAMIENTO DE LOS CHICAGO BOYS.

Arturo Fontaine Talavera, partidario entusiasta de las reformas del gobierno militar, nos perfila este movimiento desde su interior. En su particular versión de los hechos, admite que “ El pecado original de la exitosa transformación capitalista chilena. Es que fue impuesto por la fuerza” “Este sistema se instaura a partir de una dictadura militar cuyo objetivo inicial, desde luego no era ese”. A partir de este punto la pregunta esencial es ¿Porque se dieron las cosas así? La respuesta del propio Fontaine Talavera, es que esto solo fue posible debido a que existía una sólida y densa red previamente articulada. Esta no tuvo competencia, pues también por la fuerza fueron aplastadas las propuestas de la CEPAL y de todo otro pensamiento alternativo.

Fontaine Talvera identifica claramente los cuatro pilares básicos, sobre los que sé asentó la red de los “Chicago Boys” en nuestro país. A continuación intentaremos traspasar estas ideas lo mas fielmente que esto sea posible, todos los paréntesis y las negritas serán nuestros.

6.1. – La Facultad de Economía de la Universidad Católica

La primera base de sustentación fue la facultad de Economía de la Universidad Católica. A mediados de los años 50, en el seno del departamento de Economía de la Universidad de Chicago, los profesores Aron Director y Theodore Scultz dieron los primeros pasos que condujeron a la creación de la rama chilena de los “ Chicago Boys”, en ese momento ellos buscaban un antídoto en contra de la orientación que Raúl Prebich le había impuesto a la CEPAL. Chile pareció un país adecuado. Se trataba en aquel entonces, de la democracia más sólida de Latinoamérica además en Santiago estaba la cede de la CEPAL. El caso de Chile había sido paradigmatico para la teoría de Prebich. Se quería enfrentar al león en su propia cueva. “.

La Universidad Católica acepto un programa de becas que le era favorable para perfeccionar a su profesorado. Lo hizo sin conocer mayormente la orientación económica particular de la Universidad de Chicago. Tampoco estaban realmente al tanto los primeros becarios. Esto es lo verdaderamente curioso. Sin embargo, se debe a que, en ese momento, los profesores de Economía de la Universidad Católica eran casi todos abogados o contadores”.

Una opinión semejante es la que expresa David Gallager cuando indica que en Chile se dio un hecho “de importancia inconmensurable: La existencia misma de docenas de economistas liberales tremendamente unidos entre sí. Estos “Chicagos Boys” eran el producto de un convenio entre la Universidad de Chicago y la Universidad Católica que remontaba a 1955, año en que los firmantes chilenos apenas entendían que su contraparte era el Arca de Noé del liberalismo económico”

La presencia de chilenos es asegurada además por una circunstancia particular, esta residía en que el profesor de evaluación de proyectos el Sr. Arnold Harberger estaba casado con una dama de nacionalidad chilena. Además, de lo anterior entre sus amigos personales fuera de la derecha tradicional, se contaba entre otros personajes el propio Eduardo Frei Montalva,

“ Los graduados regresan a Santiago a enseñar y a influir convencidos de que la liberación de los mercados representa un nuevo modelo de desarrollo, que hay que romper con lo que ha sido el cauce tradicional de la economía chilena desde la Gran Depresión,”

Es de este modo que el libro de Milton Friedman Capitalismo y Libertad se transforma en la Biblia de este grupo.

“La base de operaciones será el departamento de economía de la Universidad Católica que absorbe a sus ex alumnos como profesores. A poco andar Sergio de Castro, el líder intelectual del grupo, asume como decano de la facultad. Pablo Barahona ya esta de director. Se reforma el curriculum y los programas de los cursos, se renueva el profesorado, se cambia la sede. Es una mutación académica completa. …Sin duda, la influencia de la escuela y el programa de la Universidad de Chicago es hegemónica…”

6.2. – El Banco Central durante el periodo de Frei Montalva

La segunda base de sustentación será el Banco Central del gobierno de Frei Montalva. Se forma ahí un grupo ligado a la Democracia Cristiana y a la facultad de economía de la Universidad de Chile que circula en torno a Carlos Massad y Jorge Cauas, presidente y vicepresidente, respectivamente del Banco Central. Se mencionan además a Andrés Sanfuentes, Alvaro Bardon, Juan Villarzu y José Luis Zabala. El asesor del Banco Central del Sr. Massad es el profesor de la Universidad de Chicago el Sr. Arnold Harberger. Este “será un lugar de encuentro informal de los veinte o treinta economistas, tanto de la Universidad Católica como de la Universidad de Chile, de la derecha, como de la Democracia Cristiana, provenientes de Chicago u otras universidades afines, que echaran las bases del capitalismo chileno.” Ya en esa época “El grupo de técnicos de la Democracia Cristiana esta empeñado en un plan de estabilización y en liberalizar los mercado, pero carecen del sustento político necesario…Con la candidatura de Radomiro Tomic, queda definitivamente claro que la alternativa libre mercadista no es aceptable para la Democracia Cristiana”. En opinión de Fontaine Talavera “Frei pierde así la oportunidad de hacer su prometida “revolución en libertad”, una revolución para la economía social de mercado. ….Esta tarea queda pendiente hasta que, con el nombramiento de Jorge Cauas como ministro de hacienda en julio de 1974 y, mas precisamente con el “Programa de Recuperación Económica” que se establece en abril de 1975, terminara asumiéndola, con sorprendente sagacidad política, el general Pinochet. Y esto antes que Margaret Thatcher y Ronald Reagan llegaran al poder ”. (Demás esta decir que este famoso “Programa de Recuperación” tuvo como resultado la crisis de 1982, la que a fin de cuentas constituyo la primera gran oportunidad de privatización masiva de fondos públicos y de personas particulares por parte del capital financiero, apoyado por la amenaza de la violencia armada del aparato militar del país. Se estima que el salvavidas que el Estado aporta a los bancos alcanza a 7 mil millones de dólares, perdida que fue socializada por toda la población del país, que no había tenido ninguna relación con la desaparición de los fondos bancarios.

6.3. – El Periódico el Mercurio

La tercera base de sustentación será “el periódico El Mercurio a mucha distancia el medio más influyente del país. Ya en los años 60 el “grupo Edwards” dueño entre otras muchas cosas, de El Mercurio- había iniciado la renovación de sus cuadros ejecutivos y revisa su estrategia para enfrentar los desafíos del momento. Agustín Edwards recluta para esta tarea a un destacado ex oficial de marina hijo de un ex almirante el Sr. Hernán Cubillos quien pasa a formar equipo con Emilio Sanfuentes, economista de Chicago, unidos al abogado del grupo, Carlos Urenda, entre otros, fundan el CESEC, un instituto que no solo se preocupa de los estudios para el consorcio, sino que pasa a ser el primer think tank ( estanque de ideas) liberal chileno.

En la campaña de 1964 El Mercurio se inclino por la Candidatura de Eduardo Frei Montalva como alternativa a la de Salvador Allende…. Preocupa a El Mercurio la influencia intelectual que dentro de la Democracia Cristiana esta adquiriendo el socialismo. …….El análisis de El Mercurio en esos años diagnostica una confluencia entre los partidos marxistas y buena parte de la Democracia Cristiana en torno a un tipo de sociedad socialista. Esto porque se estima que la “ vía no capitalista” es de consistencia gaseosa y tenderán a prevalecer las ideas marxistas que tienen el mérito de ofrecer objetivos políticos concretos … Por otra parte resulta innegable que la población esta insatisfecha con la situación económica y pide “cambios drásticos”. Es por todas estas razones que la derecha chilena percibe que el “estatus quo” no se puede defender sin más. Para enfrentar el debate que se plantea El Mercurio llama a varios Chicagos Boys para que se incorporen como redactores de la pagina editorial y desarrollen, además, una sección económica. Los primeros serán Emilio Sanfuentes, Adelio Pipino y Alvaro Bardon. A través de El Mercurio comienza el proceso de validación del enfoque económico en el medio empresarial y periodístico…

Los esfuerzos del gobierno de Allende por nacionalizar la industria del papel, parte del programa de la Unidad Popular, se leen entonces, como un intento por sofocar la libertad de prensa a través del control del precio o la asignación discrecional del papel de diario… Las marchas y protestas que se organizan bajo el lema “ la Papelera ¡no!”, Quieren decir, en verdad, El Mercurio ¡no! … la prensa independiente ¡no! … Este objetivo será el punto de unión entre la derecha independiente que se agrupa en torno a Jorge Alessandri, la derecha del Partido nacional, la democracia Cristiana y parte de los radicales….

“Durante esos tres tumultuosos años ( los del gobierno del Presidente Allende) CESEC contribuye con diversas iniciativas como, por ejemplo, la puesta en marcha del semanario Que Pasa, pero, fundamentalmente, realiza estudios y análisis de coyuntura que utilizan los gremios empresariales y periodistas influyentes. Sergio Undurraga, otro de los Chicagos Boys, esta asesorando a la Sociedad de Fomento Fabril ( SOFOFA),

… A mediados de 1972, coordinados desde CESEC, los economistas de Chicago y otros grupos afines inician el estudio de un plan de gobierno. El supuesto es que Allende va a caer. Este plan de gobierno estaba contenido en el famoso “Ladrillo”. “ El Ladrillo” es un documento de 189 paginas en papel fotocopia y sin firma. Colaboran en él los Chicagos Boys y otros economistas afines, tanto de la derecha como de la Democracia Cristiana.”

Producido el golpe militar El Mercurio asumirá su función conductora de la opinión publica y, a falta de oposición formal, será el principal interlocutor del gobierno militar. Su compromiso con la economía de mercado se mantiene a través de todo el régimen militar” y evidentemente hasta nuestros días.

6.4. – Los Grupos Empresariales

Respecto de “la cuarta base de sustentación será una parte – minoritaria, pero influyente- del empresariado. “Los piraña”, un grupo de empresarios jóvenes asesorados por un visionario profesor de la Universidad Católica, Manuel Cruzat, que ha estudiado en Chicago y en Harvard, logran sorpresivamente el control del Banco Hipotecario y se lanzan a un proyecto agresivo. Descubren que los activos del Banco valen mas que el valor accionario de la institución. Los empresarios establecidos comprenden que tras esto hay otra manera de mirar los negocios y descubrir oportunidades. El “enfoque financiero” da frutos. (Enajenar los activos.

Por otro lado el grupo formado por Manuel Cruzat, Fernando Larrain, Javier Vial y Ricardo Claro, entre otros……Emplearan en sus compañías a los mejores egresados de las facultades de economía y administración. ( Pero no de cualquier Universidad) Les interesaran sobre todo, los que tienen un postgrado en Chicago. Harvard. , o el M.I.T..El golpe militar los encuentra preparados. Desde entonces y hasta la crisis de 1981-1983 serán el motor de la economía.”

¿Qué estabilidad futura puede tener un sistema surgido de la imposición por parte de un grupo eficaz, pero minoritario? ¿Soportara, realmente, la prueba de la democracia? Estas son las preguntas que deja planteadas Arturo Fontaine Talavera.

Por el momento solo podemos decir que aun no existen las premisas que permitan responder esta pregunta.

La respuesta podrá darse solo cuando el país tenga realmente una Constitución Política que no este diseñada para la defensa de los privilegios de una minoría, sino que otorgue participación a las mayorías para formular las leyes, formar sindicatos y disponer de medios de comunicación que permitan a la ciudadanía expresar y defender sus intereses legítimos.

7. – LO ORIGINAL DEL PENSAMIENTO CHICAGO PARA LOS GRUPOS DOMINANTES.

La ideología representada por el modelo de Chicago, intenta imponer desde un Estado militarizado una filosofía individualista que proponía “un hombre nuevo” maximizador de utilidades que actuaba en un espacio social determinado por las leyes del mercado libre y competitivo. Según Juan Gabriel Valdés “ el modelo Chicago” no responde a una evolución propia del desarrollo de grupos sociales internos a la sociedad Chilena, esto es así. Sin embargo la respuesta debe considerar antecedentes adicionales que permitan descubrir los ingredientes de lo realmente novedoso y que hacen que los grupos dominantes de la sociedad chilena la hayan adoptado como suya propia en un tiempo histórico extremadamente breve.

7.1. – Antecedentes del liberalismo en Chile

El concepto liberal en el ámbito de la economía estuvo presente de modo creciente en nuestra historia desde la misma época de la Independencia. Lo que no existía en Chile eran elaboraciones sistemáticas de las ideas políticas liberales. Dos razones explican este hecho.
– La primera es que en Chile, al revés de lo que sucedió en Europa, los liberales criollos no tienen que luchar contra una legitimidad históricamente adquirida, ni contra sentimientos dinásticos acendrados.
– La segunda es que en la noción misma de la Independencia de Chile viene incluida la noción de legitimidad democrática (aunque esta haya sido solo censitaria e instrumental) y la idea de derechos individuales como algo natural e inalienable.

En Chile la existencia de un Estado fuerte no implico la participación directa de este en la esfera económica, pero el Estado si interviene en la economía, su intervención, se manifiesta de manera fuerte y profunda en resguardo del librecambismo. Lo que opone a liberales y conservadores durante todo el siglo XIX es el aspecto estrictamente “democrático” ligado al parlamentarismo, pues en el campo económico ambos comparten la doctrina del librecambismo y la idea de un Estado subsidiario. Esta tendencia se acentúa a partir de 1860 cuando en la cátedra de economía de la Universidad de Chile se instala el economista liberal francés Courseille Seneuil, discípulo de Jean Baptiste Say.

El salitre y su propiedad, estuvo a la base de la guerra del Pacifico que dejo mas de 25 mil muertos y miles de lisiados al pueblo de Chile, sin contar las víctimas Peruanas y Bolivianas. A pesar de que la guerra fue asumida como un esfuerzo nacional, la influencia de los discípulos de Seneuil logro impedir que el salitre, pasara a manos del Estado Chileno. Los liberales de aquella época lograron argumentar y convencer al Gobierno de turno (Domingo Santa María) que lo más conveniente para el país consistía en entregar el Salitre a empresas extranjeras. No menos significativa fue la influencia de este mismo grupo al impedir la puesta en practica de medidas concretas destinadas a promover el desarrollo de una industria nacional. Esto fue impedido incluso cuando la propia dinámica de la guerra había exigido desarrollar las producciones que requería el esfuerzo bélico, a titulo ilustrativo se puede señalar que es de esa época la primera locomotora a vapor construida en el país. El pensamiento liberal se mantiene arraigado en diversos sectores de la derecha tradicional durante la primera mitad el siglo XX, pero como escuela de pensamiento no logra continuidad orgánica. La oposición ideológica de los sectores Católicos, el rigor de la crisis de los años 30 y la falta de una argumentación sustentable hizo que muchos liberales chilenos debieran moderar sus tendencias. Además de lo anterior, el proceso de industrialización emprendido en 1938 no solo incluía sino que también favorecía a los empresarios nacionales, de modo que tampoco existían circunstancias que les hicieran percibir la necesidad de radicalizar sus posiciones.

. 7.2. – Lo novedoso del neoliberalismo en Chile

El pensamiento de los Chicago Boys introduce estilos y modalidades nuevas que modifican brutalmente el imaginario político y mitológico de las elites del país. Los aspectos más esenciales se sitúan en el campo de las ideas y de la redistribución de la propiedad publica en favor de ellos mismos.

7.2.1. – Lo nuevo en el campo de las ideas

Dentro del campo de las ideas se impone a los ciudadanos del país una política regresiva que en lo esencial se expresa en los tres aspectos siguientes:

– La eliminación de la noción de bien común. – La imposición de un concepto de sociedad individualista. – La absolutizacion de las reglas del mercado.

7.2.1.1. – La eliminación de la noción del Bien Común

Con el neoliberalismo se aporta un paquete ideológico sistemático y coherente que permite destruir el dique ideológico que representa la noción de “bien común”. Quien dice bien común no puede dejar de evocar el hilo conductor que se teje desde Aristóteles, pasa por Tomas de Aquino, el corporativismo medieval y la doctrina social del Catolicismo que impregna profundamente el renacimiento y la modernización de los pueblos de la cuenca del Mediterráneo. Una creencia o tal vez simplemente un mito, pero con la fuerza de 25 siglos de historia.

La conquista y colonización de América Latina fue el fruto orgánico de la automodernizaciòn renacentista de los pueblos Latinos del Mediterráneo. Los imperios Latinos en América, sistemáticamente protegidos frente al rudo expansionismo nórdico desde el siglo XVI hasta el XIX, constituyeron crisálidas donde esa variante originaria resistió la nórdica expansión “modernizadora” por un tiempo mayor que el de sus propias metrópolis. En Chile esta matriz socio cultural humanista, corporativa y mercantil es la que se encuentra con la independencia gracias a la invasión Napoleónica de la España Imperial. Solo después de la Independencia de Chile, la modernización “nórdica” (producto de la revolución industrial inglesa) inicia su penetración del país. Entre los antiguos y nuevos llegados al continente, ( Latinos y Nórdicos) surge una asociación mercantil y financiera que se funde en un proceso único, generando un mismo proceso común de acumulación.

En Chile la modernización liberal de origen nórdico se hace avasalladora a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Pero la pesada inercia que poseen los procesos demográficos y culturales respecto de los meramente económicos, el enfrentamiento ideológico permanente entre liberales y conservadores católicos y esto unido a la oportuna aparición de las Encíclicas Sociales inauguradas por la Rerum Novarum, (“Sobre la Cuestión Obrera” en 1891) fue tal vez lo que permitió que la doctrina del “bien común” y un fondo mínimo de sentido comunitario pudiera aun ser parte del acervo teórico inevitable del discurso político chileno.

En estricto rigor, poco importa si él “bien común” fue alguna vez aplicado o si realmente constituyo un componente importante en la formulación de las políticas publicas de las elites de nuestro país. Lo verdaderamente importante es que aquellos valores que evocaban la justicia social eran públicamente aceptados por todos como objetivos deseables. Todos tenían una distinta percepción y una distinta interpretación, pero todos debían argumentar desde y para él “bien común”, desde y para la “justicia social”.

Un aspecto nuevo del neoliberalismo consiste precisamente en la eliminación del bien común del vocabulario político y económico del país. Debido a que la realidad humana se teje con palabras y lenguajes, la erradicación de este concepto implica también la suspensión de un trozo de esa misma realidad que deja de tener un espacio que marque su presencia.

7.2.1.2. – La imposición de un concepto de Sociedad Individualista

El caso de Jaime Guzmán es emblemático, de todos los ideólogos conservadores formados en el espíritu de las Encíclicas de la Iglesia este es uno de los que toma la mayor distancia de ellas. Su pensamiento es anti comunitario e individualista. Esto le llevo a sostener una versión profundamente individualista de la propiedad privada como derecho real y absoluto. Su argumentación llega hasta un punto extremo, en el que se permite afirmar que la doctrina social de la Iglesia no habría recogido adecuadamente las nociones de “afán de lucro “y “crecimiento económico” afirmando además, que la doctrina social de la Iglesia debería profundizar mas sobre este tema a la luz de la ciencia económica y de la experiencia contemporánea.

Jaime Guzmán adhiere en términos generales a la economía de mercado hayekiana, pero a pesar de su individualismo y anti comunitarismo no logra nunca aceptar del todo uno de los postulados fundamentales de Hayek: El rechazo neoliberal de la noción de justicia social y de una política redistribuida. De esto ultimo se percata durante una entrevista tenida con el propio Hayek durante el mes de Abril de 1980. – Él dialogo que se estableció fue el siguiente: J. Guzmán E. ¿Considera usted que es parte de las funciones de éste (el Estado) redistribuir la riqueza? Hayek : – No. Definitivamente no. J. Guzmán E ¿Pero, si tomamos el caso de Chile, por ejemplo, que en 1973 tenía aproximadamente un 20 por ciento de su población en la extrema pobreza? Hayek: – Eso no se soluciona con la redistribución. Como he sostenido otras veces si la redistribución fuera igualitaria, habría menos que distribuir, ya que es precisamente la desigualdad de ingresos la que permite el actual nivel de producción. Obviamente eso era mucho mas de lo que cualquiera podría soportar. Pero, a pesar de acusar el golpe, Guzmán también tiene claro que en esos momentos la inercia de las reformas neoliberales hacen prácticamente imposible cualquier vuelta atrás. Su pragmatismo y lucidez intelectual le indican además que el camino recorrido por su propio proyecto político, tampoco le permite una alternativa distinta del neoliberalismo.

Nuestra conclusión esencial es que a pesar de sus antecedentes ni siquiera el propio Jaime Guzmán, – gestor e ideólogo de la nueva institucionalidad autoritaria e individualista – logra eludir completamente el peso de la historia del país y la suya propia. Es por eso que Jaime Guzmán, intenta una ultima defensa “de la tarea del Estado de redistribuir la riqueza,”. Cierto es que este intento es puramente retórico y testimonial, debido a que por un lado se trata solo de combatir los “niveles de pobreza juzgados incompatibles con la dignidad humana”, mientras que por otro lado, es su propia propuesta de institucionalidad profundamente individualista la que se ha encargado de destruir las instituciones intermedias que podrían llevar a la practica la exigencia de una redistribución de la riqueza. A pesar de ser solo retórico, su esfuerzo nos sirve para reflejar el enorme peso que había adquirido la conciencia comunitaria en nuestro país.

Lo nuevo del neoliberalismo en este ámbito es que logran impactar de lleno en la fuente de energía que daba vida al concepto de Sociedad que había prevalecido hasta entonces. Desde un concepto de Sociedad Comunitario se pasa a un concepto de Sociedad Individualista. Se quiere que esta funcione como una simple suma de individuos aislados, cuya relación debe tener lugar solo “para” y “a través” del mercado. Solo quieren consumidores y por eso eliminan al ciudadano.

7.2.1.3. – La absolutización de las reglas del mercado

En los neoliberales chilenos como en Hayek no existe ninguna consideración por la reproducción de la vida humana como tema de reflexión, su objetivo es la simple obtención de determinadas cifras macroeconomicas preestablecidas, con independencia de su efecto sobre la vida y el bienestar de las personas. Tampoco les interesa la reproducción de los factores de producción. < El hombre y la naturaleza >. Según ellos el mercado opera como lo haría una inteligencia sabia hasta lo infinito (omnisciente. Esta inteligencia actúa por medio del sistema de precios, los que funcionan como señales de ese sistema de comunicación e información perfecta. Sobre la base de los precios también se coordinaría la división social del trabajo y del conocimiento mejor que cualquier instancia planificadora posible. Partiendo de estas premisas los neoliberales concluyen que la racionalidad económica surge del dictamen de liberalizar la economía y dejarla sometida a los anónimos e impersonales dictámenes del libre mercado.

A la liberalización de la economía y la aceptación de los dictámenes del mercado los neoliberales los denominan “criterios objetivos”. El problema central de nuestra época es que nos quieren obligar a regir nuestra vida social e individual de acuerdo a sus “criterios objetivos”. Según ellos solo son “objetivas” las decisiones y situaciones surgidas del juego del “libre” mercado.

Analizando mas de cerca la proposición neoliberal, se puede percibir que en esto no hay nada de objetivo, esa aseveración corresponde simplemente a la formulación de un juicio de valor en el cual se ha optado por un sistema productivo cuyo objetivo exclusivo es la obtención de ganancias desde todos los ámbitos de la vida humana, sin importar los males que esto pueda causar. Lo más importante es tener claro que se ha optado por sobre otras opciones, cuyos objetivos también podrían ser la obtención de ganancias, pero limitándolas solo a aquellos ámbitos en que no afecten la vida de los hombres y la reproducción de la vida.

Cuando las normas de convivencia se basan en las reglas aparentemente impersonales del juego del mercado, la persona humana es puesta fuera de la ecuación social. En el plano de la argumentación esto permite que pueda también hacerse abstracción de la existencia del hombre y sus necesidades. Dentro de este marco de referencias, desde el cual el hombre ha sido deliberadamente expulsado, solo tiene valor aquello que puede acrecentar lo que Aquellos que manejan la sociedad han aceptado como objetivo para su sistema productivo: La ganancia.

Al igual que para la relación del hombre con las cosas, para la relación del hombre con el mercado solo existen dos posibilidades o se pone el mercado al servicio del hombre o bien se pone el hombre al servicio del mercado, ¡Los neoliberales han optado por lo ultimo. ¡ La destrucción de los sistemas de seguridad social, expresada a través de la reducción del acceso a la salud, la educación y la recreación junto a la jibarización y precarización de los derechos laborales, constituyen signos claros y evidentes de la absolutizacion de las reglas del mercado y su expansión hacia ámbitos que deben estar fuera de su jurisdicción. Los neoliberales intentan por todos los medios cambiarnos la noción de ciudadano por la noción de un individuo consumidor funcional a sus planes de expansión.

La absolutizaciòn de las reglas del mercado, que se imponen por sobre y a costa de las necesidades de la vida humana, es otro de los aspectos que caracteriza la nueva postura del liberalismo introducida en Chile por los Chicago Boys.

7.2.2. – Lo nuevo en el campo de la propiedad de los bienes públicos

Para los Chicago Boy chilenos y sus asociados, el neoliberalismo no constituye una doctrina desinteresada. Todos casi sin excepción se aprovecharon de sus cargos y de la represión militar para enriquecerse, o para acrecentar su fortuna personal. Las informaciones aportadas por María Olivia Monkeberg constituyen un testimonio irrefutable. Salvo raras excepciones, error u omisión, todos los Chicago comenzaron como funcionarios públicos trabajando en las empresas del Estado. Por regla también casi general, los Chicago o sus próximos, se encuentran involucrados en las quiebras, el desfinanciamiento y la posterior sub valoración y adquisición de esas mismas empresas publicas que pertenecían a todos los chilenos. La influencia de quienes llegaron al poder con el gobierno de Pinochet y se transformaron en emergentes empresarios al privatizarse junto con los bienes públicos ha trascendido el ámbito estrictamente económico y se expresa directamente en influencia política. La precariedad de su legitimación los hace necesitar desesperadamente el poder del aparato Estatal para mantener y consolidar su situación. Desde su red de empresas y conglomerados sostienen y apoyan a sus representantes en el Parlamento, sea con medios económicos directos para el financiamiento de las campañas electorales o bien por medio de apoyo intelectual y programatico a través de diversas organizaciones tales como son por ejemplo la Fundación Jaime Guzmán y el Instituto Libertad y Desarrollo. Este ultimo dispone de un equipo de mas de 40 investigadores a tiempo completo, los que son financiados por aportes de mas de 50 empresas que consumen sus análisis y predicciones y que por supuesto se mantienen en el anonimato. Las actividades en el ámbito universitario son también una pieza clave en la visión estratégica de estos grupos vinculados a la UDI, se trata de formar profesionales, hombres y mujeres que sean funcionales al proyecto de sociedad que ellos nos han estado imponiendo. A través de estas pocas líneas no podemos pretender reflejar la riqueza de las informaciones aportadas por María Olivia Monkeberg en su libro “El Saqueo de los Grupos Económicos al Estado de Chile”, nos limitaremos solo a indicar una breve lista con los principales personajes involucrados y nucleados en torno del grupo Chicago y su ubicación actual en el jet set de la economía y las finanzas, lo que deja claro el significado de la palabra enriquecerse. Esta lista se adjunta en el anexo, punto 9 del presente documento.

7.3. – A modo de Epilogo

A lo largo del siglo XX, tanto en Chile como en otras partes del mundo, se puede observar “un fenómeno que podríamos llamar “la revolución de los derechos” del pueblo: a la subsistencia, a la vivienda, a la educación, a la salud, a la democracia, a la propiedad de la tierra y, finalmente, al poder. Esta “revolución de los derechos” se constituye en un ideario que movilizo no solo a los sectores identificados con la izquierda, sino también con los del centro y la derecha. De ahí que las banderas de lucha que constituían los emblemas de esos derechos, fuesen pasadas entre ellos, como una “carrera de posta” entre gobiernos de distinto signo. No obstante se estaba lejos de un consenso al respecto. Mientras para unos, la conquista de estos derechos había de conducir a una sociedad alternativa a la capitalista, para otros, estos mismos derechos habían de servir para evitar el cambio estructural y para salvar al propio capitalismo”

Muy pronto las clases dominantes se percataron que ya no tenían argumentos, entonces Ellos recurrieron a su ultimo recurso, la violencia armada, y cuando el humo de la pólvora se hubo disipado, desde la retaguardia más profunda aparecieron los neoliberales con un discurso renovado: < Señores han sido Uds. objeto de una falsa disputa, “no existen los derechos”, en este mundo solo existen los bienes económicos, y estos los esperan a todos libremente en el mercado > Sobre la base de este “moderno discurso renovado”, sustentado en el argumento agudo de filosas bayonetas, se procedió a deshojar rápidamente uno a uno todos los derechos, solo debía quedar el tronco y las ramas desnudas, para que nunca mas nadie pudiera cobijarse a la sombra del árbol de la vida.

Asumiendo todas las salvaguardias del caso se puede decir que a través de la introducción del pensamiento neoliberal, las Clases Dominantes, se dotan de un instrumental ideológico que les permite eliminar todas las barreras cognoscitivas que les impiden auto percibirse y proyectarse desde “clase en si” a “clase para sí”, arrasando con todos los demás estamentos de la sociedad que se opongan a su rol hegemónico. El neoliberalismo se impuso en el país, retirándole al “liberalismo chileno” todos aquellos ingredientes democráticos que ya en 1932 Alberto Edwards denunciara como perjudiciales y necesarios de eliminar. .

En lo esencial los neoliberales comprendieron antes que nosotros que el mundo de los hombres se construye a través de las palabras y el lenguaje. La realidad humana, nuestra realidad, es un gran edificio construido con ladrillos de palabras, los pilares, las vigas y las cerchas se constituyen sobre la base de conceptos, de doctrinas y creencias. Ese es nuestro hogar y nuestro mundo. Sin embargo, hoy nos sentimos extranjeros en nuestra propia casa. En Chile esto es así porque los neoliberales amparados tras la fuerza de las armas procedieron a cambiarle el nombre a las palabras, a las cosas y a vaciar de contenido los conceptos. Acto seguido, Ellos se apropiaron de los bienes porque creyeron que dejándonos en la indigencia podrían consolidar y mantener su poderío. Sin embargo en esto se equivocan, el dinero solo les asegura un poco mas de tiempo pero nada hay que les garantice permanencia. Su hora ya esta comenzando a llegar.

Los aspectos examinados conforman precisamente la razón del porque los grupos dominantes hicieron inmediatamente suya la propuesta neoliberal. Encontraron finalmente aquel espejo mágico que cada mañana les saluda diciéndoles: ¡ HOLA SER PERFECTO ¡

8. – CONCLUSION

Hoy que ya venimos de vuelta, podemos decir que: Los neoliberales fracasaron en su intento por imponer al mundo sus designios. La ciudadanía ha comprendido que ese camino solo lleva a la destrucción de la sociedad. El amplio, unilateral y sostenido despliegue propagandístico de los neoliberales nunca podrá ser suficiente para esconder la profundidad de la catástrofe. Los desastres económicos y el dolor humano causado, han dejado huellas profundas en los cuerpos y las almas de los ciudadanos.

Cada día son más numerosas las voces que se oponen a la globalización neoliberal, incluso desde el mismo campo de los defensores del sistema de mercado, dentro de este grupo podemos citar al financista y consejero del senado Norteamericano George Soros, uno de cuyos libros La Crisis del Capitalismo Global, (disponible en las librerías de Chile), deja meridianamente claro los riesgos y el peligro que representa para la vida de los hombres y de la sociedad lo que el propio Soros denomina la dictadura de los “fundamentalistas del mercado”. Otro prominente opositor a las políticas neoliberales es el premio Nobel de Economía 2001 y ex vicepresidente del Banco Mundial Joseph E. Stiglitz, cuyo libro “La Gran Desilusion” denuncia las actitudes coloniales del FMI y las finanzas internacionales respecto de los países del tercer mundo.

Stiglitz destaca que hay indicios alentadores en la forma de promover la globalizaciòn, que algo esta comenzando a cambiar, a partir de la presión de la sociedad civil que se inicio con Seattle y que se ha repetido en muchas otras partes del mundo, los desastres de Argentina y las economías de transición en el ex bloque socialista, ¡el debate ya ha cambiado!.

Lo verdaderamente importante de toda esta exposición es que permite comprender que este amplio experimento neoliberal bajo el cual estamos siendo forzados a vivir, no constituye una fatalidad de la naturaleza esta situación “ha sido creada por gente con un propósito”. En tanto que creación humana, esto también puede ser cambiado por otra gente, y en la ocurrencia, incluso por usted, yo, nosotros mismos.

La primera tarea consiste precisamente en recuperar “la revolución de los derechos”, lo cual requiere el concierto de todos: el derecho a la vida, a la vivienda, al trabajo, a la educación, a la salud, a la información, a una justa jubilación; el derecho de los pueblos indígenas y campesinos a la tierra, la igualdad de derechos y “deberes” entre hombres y mujeres, el derecho a la nivelación de la creciente y escandalosa desigualdad entre ricos y pobres. En suma, el derecho a “la democracia real”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: