LA TRASVALORACIÓN DE PICASSO

Por: Mario Rodríguez Guerras
Fuente: Especial para http://www.hernanmontecinos.com

1

El libro de Peter Warncke sobre Picasso [1], por lo que dice en la introducción de Ingo F. Walter, parece tener la intención de rendir un homenaje al genio, sin embargo, existen numerosas expresiones que más bien parecen contener la intención de enterrarle. Entre numerosos halagos se mezclan frases de menosprecio y rebajamiento de su obra. Especialmente vemos este tipo de expresiones en el anteúltimo capítulo, el 16, titulado El viejo salvaje, posiblemente como colofón a toda una exposición en la que se ha mezclado, como hemos dicho, halagos y descalificaciones. Entre numerosos aciertos a la consideración de su obra se intercalan comentarios que hacen dudar del valor de su trabajo. Se nos asemeja a una manzana envenenada con la que no se pretende matar nuestra persona sino nuestra opinión sobre el artista. Éste libro debe ser leído con mucha precaución para elegir la sabrosa carne que contiene pero cuidando de no ingerir los nocivos ingredientes que le han sido añadidos.

2

Veamos donde residen algunos de estos comentarios deletéreos tan numerosos que no nos podemos ocupar de todos ellos:

“La respuesta de Picasso residía en un arte de protesta. Su obra tardía está impregnada por la voluntad de sobrevivir. [2]

“A esta etapa sigue una intensa y casi obsesiva confrontación con motivos relacionados con la autarquía del artista: aunque no era algo nuevo en Picasso, resulta desacostumbrado aún para él, ese uninilateralismo, ese empeño rayano en la obcecación.” [2]

“La cantidad de obras tardías hablan a las claras de una forma formidable vitalidad. (…) En realidad, detrás de todo eso se ocultaba un juicio sumamente destructivo. La conclusión lógica de los críticos era que la actividad había sido colocada por encima de la calidad.” [2]

Estos comentarios continúan más adelante:

“Puede constatarse hasta qué punto todas estas obras contradicen los conceptos de arte estético, creador de belleza” [3]

Hablando sobre las series del pintor y su modelo, nos dice:

“Todas parecen realizadas según la inspiración del momento como si entrara en la reflexión y tuvieran como objetivo plasmar ideas espontáneas. Pero frente a estos cuadros (…) se encuentran otros en los cuales trabaja en varias etapas…” [4]

Como remate, nos dice:

“Esta reiterada elaboración de una producción significa la solución más radical para el objetivo central que se proponía el Picasso tardío: la destrucción del concepto mismo de ‘obra’.” [5]

Las conclusiones, consideraciones e intereses del señor Warncke no pueden ser más distintos de los nuestros. Tengamos en cuenta, para valorar a este autor, lo que cita al principio de este capítulo:

“El predominio absoluto de la abstracción internacional fue decreciendo cada vez más, y sus déficits fueron registrados con dolor.” [6]

Estando por lo tanto el autor en contra de corrientes figurativas difícilmente pueda hacer una valoración positiva de un pintor que no practica el arte abstracto. Si la abstracción fue reduciendo su importancia fue debido a que ya no se deseaba la abstracción por lo que su pérdida no puede significar ningún dolor. El comentario no es más que una opinión personal de aquel autor. Toda la obra pretenderá reducir el valor de la pintura figurativa y ensalzar las nuevas formas.

Sobre el valor artístico de las últimas obras de Picasso ya hemos comentado anteriormente que la falta de una adecuada consideración de su obra ha sido debida a que la única valoración que se ha hecho de todo el arte del siglo XX ha sido la búsqueda de un arte científico y un arte reaccionario, todo lo demás no había sido apreciado, porque no podía ser apreciado de la misma forma que un sordo no puede oír la música y, en consecuencia, se niega su valor artístico. En el análisis del arte del siglo XX se ha valorado la obra por sus efectos políticos y sociales siendo incapaces los críticos, contaminados por perjuicios políticos y sociales, de hacer una valoración artística o filosófica del sentido interno del estilo y de las obras.

En cuanto al valor estético que el autor reclama como condición del arte debemos recordar también que la estética no es más que una consideración personal por lo que está en el individuo y no en la obra. Pero, más aún, debemos recordar que lo feo también tiene un lugar en el mundo del arte.

Nada más lejos de la realidad, y es una afirmación sacada de la manga buscando justificar la negación del valor de la obra de Picasso, que Picasso pretendiera destruir el concepto de obra. Muy al contrario nosotros hemos afirmado y demostrado que durante todo el siglo XX sólo ha habido un artista pues Picasso comprendió que la ciencia era impropia del arte y volvió a crear arte introduciendo en su obra el sentido del mundo. Por si no ha quedado claro: sólo Picasso ha sido Artista.

No es su obra un arte de protesta. Su obra tardía está impregnada por la voluntad de vivir, pero de vivir la vida y no como pretende el autor de ese libro, de sobrevivir en el mundo del mercado del arte.

En cuanto a las obras ejecutadas con reflexión y otras de forma espontánea debemos decir para ser espontáneo hay que ser un genio y que posiblemente las personas que tratan sobre los artistas y su obra no tengan conocimiento del significado de la palabra genio. En la segunda parte volveremos a tratar esta misma cuestión.

La ejecución de series representa el mayor reto para un artista ya que debe ofrecer actitudes distintas ante situaciones similares correspondientes a distintos estados de ánimo en las distintas situaciones. Nada es fijo ni eterno, ni siquiera el hombre ni su conducta, por lo tanto, el reto de un artista es captar el gesto apropiado a cada situación

3

Cuando comienza a tratar el tema de la sexualidad en la pintura, podemos leer:

“Los impertinentes cuadros de Picasso se amoldaban a las tendencias generales de la revuelta de los años setenta. Esta protesta contra los tabúes debía recordarle necesariamente las corrientes espirituales análogas de sus años juveniles. Significativamente, el artista se retrotrae a trabajos en los cuales se empleaba la pornografía para rebelarse contra las normas morales burguesas, en concordancia con las radicales opiniones de su amigo Appolinaire.” [7]

Desde muy antiguo la mujer, especialmente desnuda, representa el símbolo de la fertilidad, el origen de la vida. No hay en el desnudo de picasso un significado pornográfico sino vital; el desnudo femenino muestra el aprecio a la vida, el deseo de conservarla, de repetirla y de generarla.

Picasso, con cerca de ochenta años, se percata de que está próximo el fin de su existencia y, entonces, cuando siente que puede perder la vida, es cuando más la puede apreciar. Algunos sujetos han llegado a comprender que la existencia no consiste en disfrutar de reuniones, relaciones, fiestas, o en acumular bienes, menos en realizar un trabajo que debe ser solo el medio de obtener los recursos necesarios para la existencia y no un fin en sí mismo. Pero lo igual solo es conocido por lo igual y como no todo el mundo ha llegado a tal conclusión no pueden comprender a quien la ha alcanzado y ofrecen la interpretación que ellos tienen para sí o más a mano. El sentido pornográfico le ve quien es un obseso o quien pretende rebajar la obra del genio.

La idea de la vida que alcanza el genio le lleva a comprender que el sentido de la existencia está en ejercer la voluntad de poder, en expresar su ser y no en acumular posesiones. La existencia del genio consiste en aportar a la vida algún valor, el hombre mediocre busca en la existencia acumular bienes, puesto que es incapaz de devolver nada ala vida.

La abundante producción de obras en los últimos años de Picasso guarda relación con esta idea (que no concepto) de que la existencia consiste en la manifestación de la voluntad y el genio aprovecha el tiempo, el poco tiempo que le queda, para mostrarla y la abundante producción indica una economía de la vida, aprovechándola para su fin específico sin malgastar un momento en lo innecesario. Nietzsche también afirmaba: yo no busco mi felicidad sino mi obra. Eso significa una solo cosa, el amor a la vida.

Pero los hombres vulgares “esa mercancía que la naturaleza produce a miles” como dice Schopenhauer, desconoce su vulgaridad y juzga que todos los hombres son iguales, si es que no juzgan que ellos son los hombres superiores, y aplican a todo hombre su escala de valores. No obstante son muy astutos estos hombres vulgares y lo que mejor hacen es destruir todo lo superior.

Notas:

1.- Peter Warncke, Picasso, Taschen, Colonia, 2007

2.-. Ibíd., p. 614

3.-. Ibíd., p. 618

4.-. Ibíd., p. 619

5.-. Ibíd., p. 621

6.-. Ibíd., p. 613

7.-. Ibíd., p. 648

Continuamos analizando los comentarios del libro sobre Picasso [1]

4

En el último capítulo, el 17, titulado: La leyenda del artista, seguimos viendo frases con las que radicalmente discrepamos:

“La proclamación de Picasso como figura cumbre del arte moderno y encarnación mítica del artista se extiende, como un velo sobre su obra. Pero ello corresponde a una larga tradición.” [2]

Como se entiende, se nos quiere hacer creer que el mito de Picasso es el que da valor a la obra; en lugar de considerar que el valor de su obra es lo que le ha convertido en un mito.

“Según esta opinión, la creación del artista surge de una inspiración que se expresa como un ímpetu indomeñable, que lo constriñe a realizar la obra de arte en un estado de embriaguez nacido de una mezcla de ferocidad y locura. La leyenda el artista siempre nace como niño prodigio.” [3]

“Como genio, el artista está muy cerca de la demencia y de lo demoníaco.” [3]

Si lo igual solo es comprendido por lo igual, debemos entender que el autor es un genio ¿Nos dice de sí mismo que está ceca de la demencia?

Cuando el autor comprenda lo que es un genio podrá ofrecernos una exposición más correcta y menos simplista.

5

Mostramos otras declaraciones que consideramos inadecuadas:

“Sin embargo, Picasso trabajaba en el fondo como en pocos temas y motivos, que se repetían constantemente: el pintor y su modelo, corridas de toros, bañistas, figuras de la mitología antigua y retratos. A lo largo de su carrera se hizo de un repertorio al que recurría una y otra vez incesantemente. No obstante, su técnica de la variación es asombrosa y disimuló durante muchos años sus verdaderas peculiaridades creativas.” [4]

Sin embargo, esta obra omite lo más importante, a saber, la ingente cantidad de estilos que creó. La supuesta reducción de temas es secundaria cuando advertimos la ingente cantidad de estilos que utiliza para representarlos, casi podríamos asegurar que cada obra suya la ejecuta con un estilo distinto. Mayor mérito posee realizar varios estilos con el mismo tema, para lo que conviene la unidad temática, que numerosos temas con el mismo estilo. Y ya hemos mencionado la variedad de gestos que representa en cada uno de sus personajes. La “técnica de la variación” es otra de las muchas formas que se emplean para reducir el valor del genio en el que no se reconoce la creación de numerosos estilos y se los denomina variaciones.

En la misma página en la que esto se afirma que se pueden observar cinco estilos para representar un rostro.

“Para él, la abstracción no tuvo ninguna importancia a pesar de que muchos de sus cuadros (…) muestran que era muy consciente de las posibilidades creativas que la composición abstracta.” [5]

Con esta afirmación se pretende indicar que quien no crea en el valor de la pintura abstracta no es un gran artista. Nosotros creemos, como Picasso, que la representación debe ser siempre figurativa y que la pintura abstracta no es sino la más simple abstracción del color de la obra de arte. Los intereses del autor priman sobre la valoración ecuánime.

6

Un poco más adelante que afirma:

“Resulta interesante constatar que Picasso no es un caso único en la historia del arte.” [6]

Nos alegraríamos mucho de que fuera así, pero un comentario como este no se hace en los libros de otros artistas salvo que, como hemos expuesto, se tenga la intención de minusvalorarle. No obstante, quizás, el autor no haya comprendido nada de cuanto creó este genio único en la historia del arte universal

7

Debemos pasar por alto otras numerosas cuestiones y llegar a la última página en la que podemos leer:

“En el caso de Picasso y el lugar que ocupa en la historia del arte es mucho más interesante el aspecto de la estrategia que se pone aquí claramente en evidencia. Ella contradice la imagen de un artista que actúa inconscientemente y que sólo rinde cuentas a su imaginación. Por el contrario, la obra de Picasso refleja en general un trabajo absolutamente racional, lógico y consecuente: ¡en el fondo era un artista intelectual!” [7]

“Allí reside la diferencia fundamental con el moderno arte conceptual y su precursor Marcel Duchamp. En todos esos trabajos, el pensamiento se encuentra ante el junto a la obra que sólo se remite a la idea. Para comprenderlos, es necesario un modo aclaratorio, una clave verbal. Las obras de Picasso, por el contrario, muestran lo que dicen y son en sí mismas comprensibles.” [7]

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la obra de arte tiene dos aspectos, uno inmaterial y otro formal, incluso las vanguardias en las que el aspecto inmaterial, que normalmente está dominado por la idea, ha sido sustituido por el concepto de ciencia. Pero en toda construcción artística la ejecución se realiza de acuerdo con una técnica.

El aspecto inmaterial, cuando el artista es su genio, con lo cual indicamos que no todo artista es genial, le percibe instintivamente, es decir de forma no racional. Pero necesariamente tiene que expresarle de una forma racional, es decir, la construcción artística consiste en una técnica la cual es preciso dominar. Si comparamos los trabajos de preparación de un lienzo que hacía Picasso y los que hacía Braques comprendemos que el primero se exigía mucho más, pero también tenía mayor capacidad de concepción y de desarrollo.

El dadaísmo y el surrealismo presentaban inconscientemente un problema existencial pero para la ejecución no precisaron desarrollar ninguna nueva técnica y las modificaciones de la representación clásica le servían a sus propósitos. En consecuencia, en esos movimientos se percibe más la parte inconsciente que la técnica: simplemente porque no aportaron ninguna técnica. Pero como decimos, todo artista auténtico aporta un conocimiento intuitivo del mundo, por lo tanto no racional, por lo tanto, inconsciente, más exactamente, irracional. Ahora bien, esos movimientos se han arrogado una cualidad general de todo estilo como si fuera suya en exclusiva y, en honor a la verdad, debemos decir no es así. Es preciso que alguien sensible pueda comprender el sentido de esos estilos, porque en modo alguno son lo que se ha indicado de ellos, y, mediante el juicio, pueda expresarlo mediante conceptos. Este el es mismo camino que ha empleado Picasso para la elaboración de sus obras. La intuición puede confundirse con una creencia, como hemos visto. En todo caso, una teoría requiere una exposición racional y bien está que los artistas expresen un parecer, pero deberemos contrastarle.

El supuesto valor superior de los movimientos modernos respecto de la realidad formulada por Picasso es, una vez más, una errónea interpretación nacida de la incapacidad o del interés. La obra de arte es un conocimiento del mundo que se percibe intuitivamente, cualquier contenido añadido es un complemento o una tergiversación del arte. En este último caso, la representación no constituye otra cosa que el símbolo de un concepto, o una alegoría o un jeroglífico. Pero el arte no precisa del conocimiento de ninguna clave, como no la precisa la vida.

Solo modificando el valor real del significado del arte y del contenido de los movimientos puede conseguirse reducir el valor de las creaciones del genio.

Para completar la cuestión de la técnica de la representación aclaramos que efectivamente ha habido épocas (y volverá a haberlas) en que la representación se hacía de forma intuitiva sin contar con una técnica. Pero esto ocurría en las cuevas de Altamira, antes de establecerse una cultura y, quien quiera crear dentro de una cultura de forma intuitiva, es que pretende regresar a las cuevas. Crear mediante la intuición en el arte sería, aplicado al lenguaje, el balbuceo de unos niños. Y cierto que el fin del lenguaje es entendernos y que, entonces, el balbuceo es suficiente, pero no podemos negar valor a quienes posean una capacidad superior de expresión artística o verbal. Con el criterio de los mediocres se ha negado el valor de los escritos de Nietzsche de los que, algunos hasta se permitían hacer burla. El razonamiento que se insinuaba era que, si los hombres no lo comprendían, sus escritos carecían de sentido puesto que no todos podían estar equivocados, concediendo al número el valor de criterio. Esto tiene la ventaja de que quien piensa como todo el mundo recibe el aprecio de todo el mundo y la consecuencia es que nadie puede pensar de forma distinta. Todo el mundo es, como se habrá entendido, aquella porción social que tiene fuerza suficiente para desprestigiar las posturas opuestas a las suyas. El razonamiento correcto que se debería haber hecho sobre los escritos de Nietzsche es que, si los hombres no los comprenden, es porque no han llegado a ser sujetos, y son simples. De la misma forma y por las mismas causas que no se comprende a Nietzsche, no se comprende a Picasso.

Ser incomprendido es un signo de distinción, en el sentido más vulgar de la palabra, se evita ser confundido con seres mediocres, aunque lleve aparejado ser despreciado por los mediocres.

8

No hace falta ser un gran psicólogo para percatarse de que es Warncke quien sufre el pequeño problema que achaca al genio. Podemos devolver a este autor las palabras que escupe sobre Picasso:

“La proclamación de Warncke como figura cumbre de la crítica del arte moderno y encarnación mítica del pensador se extiende, como un velo, sobre su obra. Pero ello corresponde a una larga tradición en el mundo editorial.”

Debería haber tenido en cuenta las palabras de Nietzsche sobre esa fea costumbre de escupir.

Tenemos como antecedente las declaraciones similares de Clement Greenberg que, desconociendo el significado del surrealismo, pudo decir, gracias a su prestigio como crítico artístico, que el surrealismo quedaba fuera del linde de la historia.

Algo similar es lo que defiende Warncke, a saber, que la obra de Picasso queda fuera del mundo del arte y solo tiene justificación como medio de facturación. Tampoco debe ser pequeña la caja que Warncke ha logrado a costa de este mal artista y no se entiende tanta producción sobre alguien que tanto desmerece. Tampoco se entendería el interés y el respeto que el genio ha despertado en los hombres de todo el mundo desde su aparición hasta el día de hoy si no hubiera motivos para ello y si su obra fuera tal y como la define este autor. Está bien claro que la intuición de los ignorantes ha permitido conocer mucho más sobre la obra de Picasso que la racionalidad que poseen y de la que presumen los sabios que, parece ser, solo les ha conducido al error.

Ambos sabios racionales, o racionalizados, han pensado que nada que no puedan entender ellos puede tener valor. Tan encumbrados se hayan que están convencidos de que ellos lo entienden todo y que no existe nada que ellos no puedan entender. ¿No será que la obra de Picasso queda fuera del linde de su inteligencia? No veo nada, dice Warncke, pero el pobre Warncke no sabe que es ciego.

Un hombre tan pequeño, por grande que sea su prestigio social y su cuenta corriente, no puede concebir a un genio real. Si decidiéramos devolverle la vista, él mismo se arrancaría los ojos incapaz de aceptar lo que le muestran los sentidos, por eso, los sabios se refugian en la razón.

9

Cuando Picasso dijo “hay que matar el arte moderno” [8] se buscó muchos enemigos entre los defensores del arte moderno, aquellos para quienes el arte moderno se ha convertido en una creencia y que combatirán su obra para mantener su fe. Pero no cabe duda de que la labor de este artista no fue nunca algo intrascendente, como se ha querido ver en las obras de sus últimos años. En ellas ha aportado una visión acorde con su edad y su pasado, pero en modo alguno fueron obras creadas sin un fin artístico o con un afán mercantilista:

“Todo lo que he hecho no es más que el primer paso de un largo camino. Se trata únicamente de un proceso preliminar que deberá desarrollarse mucho más adelante.” [9]

Notas:

1.- Carsten-Peter Warncke, Picasso, Taschen, Colonia, 2007

2.-. Ibíd., p. 673

3.-. Ibíd., p. 673

4.-. Ibíd., p. 674

5.-. Ibíd., p. 674

6.-. Ibíd., p. 676

7.-. Ibíd., p. 680

8.- Ingo F. Walter, Picasso, Taschen, 1999, p. 68

9.- Maximiliano de Serio, Picasso, Unidad Editorial, 2005, p. 170.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: