Dirigentes, mercachifles, jugadores y pelotas.

Por: Hernán Montecinos
(07.11.10)

¡Qué bueno que haya pasado lo que pasó en el nauseabundo ambiente del fútbol chileno!, Dignidades, valores, éticas y lealtades no son precisamente los aires que se respiran en ese podrido ambiente. Que los chilenos se den cuenta, de una vez por todas, el calamitoso estado de degradación y descomposición que han venido experimentando las instituciones de nuestro país, y la sociedad en su conjunto. Lo que ha pasado en la bochornosa elección de la ANFP, no es nada más que dejar al descubierto la pudrición que hay en nuestras instituciones, cuya expresión se ha dejado sentir, en esta ocasión, en las propias narices del fútbol chileno. En dicho contexto, aparecía como fuera de lugar que Bielsa y Mayne-Nicholls tuvieran que estar quemando todas sus energías en medio de tan singular cloaca. En mi opinión, hace rato ya que esta dupla nada tenía que hacer allí, un lugar en donde abundan mercachifles especuladores y corruptos, y también, desleales, traidores y sinvergüenzas.

Pero, digamos las cosas por su nombre, Piñera y el entorno político-empresarial-especulador que lo rodea, no han hecho otra cosa que seguir la línea dejada por la Concertación. Si estos ya entregaron la explotación de los servicios de agua, luz, teléfono, carreteras, banca y financieras, etc., en manos de los modernos conquistadores españoles, ¿por qué Piñera tendría que ser menos y no entregar los destinos del fútbol nacional en manos de un mercachifle extranjero, a otro español, especulador y mafioso, y por antonomasia ignorante de los reglamentos que regulan nuestro fútbol, el tal Jorge Segovia? (ni siquiera se sabe los estatutos de la institución que pretende dirigir).

Ahora bien, no debemos ser ingenuos y, como tal, pretender ignorar las cuestiones que se manejan en las entreveradas sombras del poder. Las madejas allí no son simples y la mayoría de las veces se presentan complejas y enredadas. Esto debe ser entendible para cualquier inteligencia desapasionada, para lo cual sólo basta remitirse a las recomendaciones que en tal sentido nos legó el florentino Nicolás Maquiavelo, allá por los siglos XV-XVI. Su máxima, de que más importante que conquistar el poder es “mantenerlo” y “conservarlo”, fue la impronta que pasaron por alto Bielsa y Mayne-Nicholls, y que fue en definitiva lo que los hizo caer a manos de poderosos enemigos.

Que Bielsa y Mayne-Nichols lo hicieron muy bien y levantaron los bonos a una alicaída selección nacional, eso está fuera de toda duda. Es más, la hinchada futbolera y el país en su conjunto deben estar agradecidos de ello. Pero es el caso que cuestiones tan importantes cono éstas, a los círculos del poder poco les importan. Como sabemos la clase empresarial, allí donde ve la posibilidad de meter las manos para hacer pingues negocios, se mete con todo, aún si para ello tienen que llegar a traicionar las lealtades de sus mejores amigos y hasta vender incluso, a sus propias madres y a toda su parentela junta. Esa es la impronta que caracteriza al empresario especulador; su insaciable avidez por el poder y el dinero.

Como sabemos, en la ANFP se mueven muchos millones de dólares, un apetitoso bocado que los especuladores mafiosos no podían pasar por alto. Resultaba demasiado imperioso para ellos meter allí las manos fuere como fuere. Por eso no se hicieron esperar los complots, los contubernios y los telefonazos para preparar el ambiente que terminara en una asonada. Que Bielsa, que Mac Nichols, que la hinchada, que la selección nacional, que el país, todo ello poco les importó, lo principal era apoderarse, fundamentalmente, por parte de los llamados clubes grandes, del gran negocio de millones de dólares recaudados a través del fútbol. Entonces, vino perentoria la orden, -dicen, a punta de teléfonos desde la propia Moneda-: ¡sacar a Bielsa y Mac Nichols de por medio, fuere como fuere!. Éstos ya le habían meado demasiado el asado al poder para poder seguir soportándolos. El plan dio sus frutos y se cumplió meticulosamente; uno a uno, (salvo excepciones) los dirigentes empezaron a darse vuelta la chaqueta, pese a haber de antemano comprometido su apoyo para seguir desarrollando el plan Mayne-Nicholls-Bielsa.

A partir de Maquiavelo, entonces, debemos entender que el entorno que rodea al poder en el fútbol, resulta ser, y valga la redundancia, “maquiavélico” Sin embargo, no por reconocerle tal carácter podemos justificar el que soportemos todo lo que se nos venga, y no poner límites a todo lo que se nos quiera imponer, en nombre de tan poca candorosa impronta.

Tolerar y soportar que en los ambientes del fútbol chileno merodeen especuladores-pirañas como los Nasur, los Hoffmann, los Asfuras, los Sánchez, los Segovias, los Piñeras, los Ruiz Tagle, y un cuánto hay de especímenes de similar calaña, rebasan toda posibilidad de justificación hasta para los propios presupuestos maquiavélicos. Para el caso, esto es lo que ha sucedido en Chile, bochornosos hechos sucedidos en torno a la actividad del fútbol, causando gran indignación en todos los círculos de la sociedad civil y removiendo las conciencias de hasta los más débiles y desprevenido de los entendimientos..

Comprar o manejar los clubes deportivos para, desde allí, cosificar a los jugadores transformándolos en meras mercancías, es la parte más triste de este asunto. Y más triste aún lo es el hecho que esa haya sido la impronta que motivó a los mafiosos empresarios, – por antonomasia, especuladores y explotadores del trabajo ajeno – para dar el gran asalto, frustrando así las ilusiones y esperanzas de toda una fervorosa hinchada nacional y del pueblo entero. Como nunca antes, Bielsa y Mayne-Nicholls se habían ganado un lugar de preferencia en el corazón de los chilenos; eso se reconoce y queda fuera de toda duda. Pero ya sabemos, cuando los monstruos llegan. es como si el diablo metiera la cola y todo buen propósito hasta ahí no más llega.

Y que me perdonen los jugadores (que como trabajadores respeto), es muy triste ver que mercachifles y especuladores los transan en el mercado tal como se hace en las ferias de animales. Y más aún, -agregaría yo- las transacciones de que son objeto los ponen al mismo nivel que las transacciones que se hacen en el comercio de la trata de blancas.¿Una exageración? ¿Tal vez?, concedo esa posibilidad. Pero así es como yo veo y pienso de lo que hay tras el trasfondo de este asunto. Tengo arraigada la costumbre de llamar al pan pan, y al vino vino. Mi olfato de investigador ensayístico me llevan a examinar los temas y las cosas en las profundidades de las aguas en las que éstas navegan, y no quedarme enredado sólo en las apariencia tal cual se presentan en la pura superficie.

Ahora bien, sin eufemismos los jugadores, todos ellos son trabajadores proletarios que, en razón de su actividad, generan cuantiosa plus valía que usufructúan otros. Así, entonces, cualquiera sean las formas, el trabajo de unos y otros corren por el mismo carril; campesinos obreros, profesionales, empleados, prostitutas, jugadores de fútbol, etc., sus actividades y trabajos son igualmente explotados a favor de terceros, En un caso, son los chulos, los cafiche y proxenetas los que explotan el comercio de la trata de blancas. En el caso de los jugadores se les llaman “agentes”. Pero distintas formas y distintos nombres no alcanzan a esconder el fondo al que apuntan: explotación del trabajo mediante la rapìña de la plus valía producida. Vista así las cosas, nadie podrá dejar de convencerme que en el mundo del fútbol los que son dueños de los pases de los jugadores y los venden, no son ni empresarios, ni representantes, ni agentes, simplemente son los proxenetas del fútbol, y punto..

Por último, no puedo dejar de referirme a un caso particular francamente patético. Un ejemplo de cómo el mundo empresarial coopta al político. Me refiero al caso de Jaime Estévez, un tránsfuga de la política y también un mercenario que trabaja a favor de los grandes consorcios financieros y económicos. Empezó su carrera (¿) política en la D.C. para después pasarse al MAPU: más después se fue al PPD, para aterrizar finalmente en el Partido socialista. ¿Qué les parece esta perlita?. En cuanto al mundo de los negocios, ni hablar. Ha usufructuado muy bien de dicho mundo, usando como trampolín los altos cargos públicos en que lo puso la Concertación. Su prontuario de relaciones en esta última condición es bastante extenso y haría enojar hasta el más cándido de los socialistas. ¡Ah!, y por supuesto, también las oficia de mandamás en el club de fútbol de la Universidad Católica.

¿Que por quién votó en la elección de la ANFP? Adivina buen adivinador, una pregunta súper fácil para que todos saquen premio.

Una pregunta final…¿Hasta cuándo lo va a tener en sus filas el partido socialista? ¿O lo seguirá manteniendo para vergüenza de toda su militancia y la misma. Concertación? ¿O es que el Partido Socialista ya no existe?. ¿Quién se hace cargo de este verdadero esperpento humano llamado Jaime Estévez?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: