Tres notas de Silvia Delgado Fuentes (poeta)

Por: Silvia Delgado
Fuente: http://www.silviadelgadofuentes.blogspot.com (Mayo del 2010)

1.-

NADIE ESPERA A LOS POETAS
.
Ya nadie espera a los poetas. Nadie espera que andemos errantes con nuestras palabras cargadas de miedo, de esperanza y de guerras.

Ya nadie nos espera. Somos poetas sin tierra.

Tiramos nuestros poemas al vacio porque vivimos lejos, muy lejos del pan, la lluvia, las tinieblas.

Ya nadie nos espera, atrás quedaron Hernández, Figuera, Roque Dalton.

Quizás nuestras palabras olvidaron cantar y contar los horrores, quizá nos convencimos de que no somos hombres y mujeres comunes, quizá vivimos acorralados por nuestras propias letras.

Lo cierto es que ya nadie nos espera, nuestros poemas se mueren porque no se funden con el dolor entero.

No son manantial, ni abrazo, no se parten en mil pedazos.

Nuestros poemas fatigan sus lenguas con estrellas, con suicidios y se alejan cada vez más, por eso ya nadie nos espera.

Debemos gastar nuestro cansancio siguiendo a aquellos que jamás lavan sus ojos. Debemos convertir nuestros versos en fuego, en sementera.

Nosotros, los poetas, no podemos llegar tarde, ni vivir este tiempo lento, lento de miseria y quejas.

Es nuestra obligación alcanzar el paso de los que hoy, lejos de nosotros sueñan.
————————————————

2.-

LOS LOBOTOMIZADOS DE LA LETRA, EL CANTE, EL ARTE.

He necesitado un tiempo para reponerme, un tiempo, en el que he tratado de comprender por qué la gente suscribe el manifiesto exigiendo democracia en Cuba.

Es como si estuvieran tuertos o parcialmente ciegos o sencillamente ciegos y no vieran cosas que a la vista de todos están.

Esta gente que mueve el culo y la pluma para pedir libertad en países soberanos, no dicen nada sobre lo que ocurre en esta casa que algunos llaman España.
No saben de la tortura. No saben de los partidos políticos ilegalizados, no saben de los presos políticos que están en las cárceles, no saben de los medios de comunicación cerrados, de la violencia, no saben y si lo saben callan.

Enfermos de vanidad mueven la cola
Hacen propaganda grosera, masturban el sistema.

Se convierten en inquisidores, en vigilantes de su democracia tan vacía de justicia y como hace quinientos años, sueñan con llegar a América y reconquistarla con su verdad a medias.

Son la sociedad de los imbéciles, de los útiles, de los que se lanzan al linchamiento y ponen su jabón para limpiar la sangre.

En su falso escenario representan la opereta, el desatino, sirven de coartada y sonríen con la mano sobre la ceja. Huelen a podrido, a rancio, a oportunismo.

Viven en un país de espejismos.

Son los lobotomizados de la letra, el cante y el arte.
¡Y a mí me dan tanta vergüenza
————————————————————

3.-

CARTA AL POETA JUAN GELMAN, AMIGO DE GARZÓN

Estimado poeta:
Cuando usted recibió el premio Cervantes, dijo:” hay que tener ojos en la nuca”; claro, pero también hay que tenerlos en la cara y poder ver con ellos tanta infamia.

En su artículo “No se entiende”, retrata al juez Garzón como un hombre bueno, un justiciero incomprendido, un señor con corazón que se conmueve ante todas las injusticias del mundo.

Su juez, su salvador, ese buen tipo que usted describe hasta casi conseguir convencernos, ha impulsado casos contra medios de comunicación, asociaciones populares, partidos políticos, defensores de derechos humanos, ha dictado ordenes de incomunicación contra independentistas, anticapitalistas, etc., días eternos en los que son torturados los detenidos con absoluta impunidad y su amado, admirado, idolatrado Garzón es el creador de esta disculpa criminal del “todo es eta, todo es terrorismo”

Usted ignora estos pequeños traspiés, estos deslices sin importancia que el juez da en su carrera heroica y solitaria por una justicia universal.

Usted dijo también: “Ahí está la poesía: de pie contra la muerte”.

¿En contra de qué muerte se posiciona usted y, como consecuencia, su poesía?, ¿de las muertes de un lado, y no de las del otro?, ¿de la justicia para unos cuantos, no para todos?, ¿del rechazo a la tortura de unos pocos, contados con los dedos de la mano?

Con verdades a medias solo se firman actas de defunción.

¿Qué le ocurre, poeta?

¿De verdad no se ha dado cuenta de que con sus letras legitima la perpetuidad de estas prácticas, de esta justicia rota, amnésica, depredadora?

Me avergüenzo de sus palabras, de su mirada parcial, de la fragilidad de sus argumentos. Me avergüenzo porque maquillando el horror, ha elevado muros que aíslan sus letras de las víctimas.

Las heridas aquí y ahora mismo, aún cicatrizan.
¿Qué le ha ocurrido, poeta?
¿Por qué silba y calla?, ¿por qué lame a la bestia?, ¿a dónde irá su poesía, ya de luto?, ¿a dónde irán sus palabras, ya tan tuertas?.

Díganos poeta, ¿Cuándo sucedió su derrota?, ¿cuándo permitió las dentelladas? ¿Es que no son para usted nada los gritos de los torturados de mi tierra?

Usted y tantos como usted con su voz de piedra, defendiendo personas con historias negras.
Usted, y tantos como usted, poniéndose de acuerdo para ensalzar al lobo con piel de oveja.
¿Qué ha ocurrido, poeta?, ¿por qué bosteza?

Una respuesta

  1. Hola Hernàn¡
    Gracias por dar importancia a mis palabras, por incluirlas en tu web. Perdona que escriba estas letras aquì pero es que he buscado tu correo para agradecerte este gesto en privado pero no lo encontrè y no debìa callar lo feliz que me siento. Eskerrik asko, Silvia Delgado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: