Conciencia emergente, Barbarie menguante

Por: Originario
Fuente: http://www.kaosenlared.net (23.05.10)

¿Sobre qué puede emerger una nueva conciencia? Sobre muchos aspectos del viejo mundo caduco, pero pretendo llamar la atención sobre tres muy queridos por la personalidad inferior y las multinacionales: La propiedad, la explotación y la sumisión.Estos tres elementos son aliados y complementarios.Ninguno puede existir sin el otro y cada uno por su cuenta tiene su propio campo de acción, pero cómplices en el fin de atar, separar y dominar; las tres claves satánicas: las claves de la Barbarie. Este mecanismo devorador actúa como un auténtico cáncer en las entrañas de la colectividad humana impidiendo la salud social, torpedeando la salud individual y, -lo que lo hace más insoportable a largo plazo- se opone a la regeneración.Se anuncia conservador, pero no es conservacionista; se anuncia liberal pero ejerce de carcelero, clama por la ley y el orden, pero sus leyes son arbitarias, injustas y acomodaticias y buscan dar un aspecto honorable al desorden establecido desde la propiedad, la explotación y la violencia que busca sumisión.

LA PROPIEDAD

No vamos a decir únicamente, como Proudhom, que la propiedad capitalista es un robo.Es un robo, desde luego, y algo más.Lo peor no es su existencia física ( la propiedad sobre la tierra, el dinero, la industria, etc) sino el triunfo en las conciencias del sentimiento de propiedad, de la necesidad de propiedad, de la identificación de la idea de propiedad con la de seguridad.Así que esto es lo peor, porque es justamente en las conciencias individuales donde reside la posibilidad de soltarse de este enorme lastre que llega a interiorizarse como propiedad hacia la mujer, hacia los hijos, los trabajadores, los medios de producción, las ideas, y un largo etc. Tales sentimientos interiorizados como derecho de propiedad en beneficio propio tienden a crear todo tipo de dependencias, jerarquías y formas de esclavitud y prostituciones ideológicas y físicas en las relaciones de produccción y en la vida cotidiana, pero es algo que es preciso erradicar si queremos pertenecer al futuro; es decir: si queremos pertecernos a nosotros mismos.

LA EXPLOTACIÓN

Resulta tan naturalmente unida a la propìedad como las ramas al tronco del árbol.A pesar de estar enmascarada por los salarios,la asistencia sanitaria gratuita, las pensiones , las ayudas al paro, y otras ayudas sociales (cuando existen ), no son más que diferentes modos de limosna social, porque en ningún caso redistribuye la riqueza que el trabajador produce y la convierte en un bien social, sino que sólo llegan migajas. El grueso se queda en los bolsillos de los empresarios, los banqueros, los obispos, y todos aquellos que les sirven de mayor a menor grado de poder.

Aquí, en encubrir la explotación, es donde la Barbarie se esmera más en enturbiar la realidad queriendo mostrar una especie de rostro amable que acostumbra a bautizar como Estado del Bienestar. Ese rostro es sólo una máscara para hacernos creer que existe una justicia laboral y social adminsitrada con buena fe de sus señorías, pero tras la máscara se esconde siempre el rostro del explotador que vive de la energía ajena. Y cuando muchos -que no son ricos, ni tienen poder social- llegan a interiorizar ese modo de proceder como correcto y ventajoso no sólo pueden llegar a votar a los partidos conservadores -como muchos obreros hacen- sino que se da con facilidad la figura del marido que explota a su mujer, del padre que explota a sus hijos o viceversa, del técnico que abulta la factura, del compañero de trabajo que intenta aprovecharse del otro en la medida de sus posibilidades y muchas cosas más que entroncan directamente con el egoísmo insolidario, el egocentrismo, que es el núcleo de la enfermedad social de la explotación ajena.Esta enfermedad no la van a curar los explotadores, como es obvio, porque nace en la conciencia y es en ella donde cada uno debe practicar la justicia con el otro para la curación social.Trata a los demás como quieres ser tratado tú mismo es algo fundamental en esta terapia colectiva.

LA SUMISIÓN

Si hay una condición necesaria para que persista el derecho ilimitado de propiedad y la explotación asegurada, es la sumisión.Por medio de la educación escolar y de los medios de comunicación, y aprovechando la ignorancia de multitudes, el apego a las tradiciones, los convencionalismos religiosos y sociales y otros elementos presentes en la mente y la psicología popular, muchos han sido convencidos de que ser un buen ciudadano, un buen trabajador, un buen patriotra,y una persona religiosa, por ejemplo, consiste en someterse a los criterios y mandatos respectivos de los políticos, los empresarios, los militares y el presidente del Vaticano. Y aquí es donde tan importante papel cumple la educación; aquí es donde se pone gran empeño por el poder unificado del capitalismo bajo el manto religioso y la máscara de la moralidad para conseguir el objetivo de someter al pueblo desde el intelecto y las actitudes personales. Antes era la religión del falso cirstianismo el opio de los pueblos. Ahora son los deportes, los juegos de pantallas y los megaconciertos.

Tenemos que reconocer que hasta hoy esto les ha funcionado.Y así seguirá a menos que… a menos que…

Tal vez ha llegado el momento de los balances, y de reconsiderar nuestras existencias con una mirada ampliada, con el fin de reconciliarnos con nosotros mismos , entre nosotros y con las leyes de la vida ,por encima de las pretensiones del yo humano inferior del que se alimenta la Barbarie.

Personas como Noam Chomski en el terreno político antisistema, Gabriele Witteck en el profético, Estanislav Grof en el psiquiátrico, Fritjof Capra y David Bohm en el estudio de las consecuencias de la Física cuántica sobre el pensamiento, Michael Moore y otros en el cine, diversos cantantes y poetas…Todos entre sí y muchos otros que no se citan tienen ciertos puntos de contacto teorico y con movimientos anticapitalistas, ecologistas, anticlericales, defensores de la vida animal, de la paz mundial, y otros de naturaleza semejante. Este complejo de ideas, personas y movimientos no actúan conscientemente como un frente único, pero tienen en común de un modo u otro no sólo su oposición a un tipo de valores caducos en todos los órdenes mencionados que nos llevan al desastre, sino que nos muestran- cada uno desde su ángulo propio- caminos alternativos, salidas del laberinto de este minotauro devorador de hombres y carcelero de conciencias que está siendo la Barbarie. Aunque fragmentados y a veces ignorándose entre sí, estas personas y grupos representan una fuerza que crece en nuestras sociedades. Es la conciencia emergente, la nueva conciencia.Y viene para quedarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: