Cantos de sirena

Por: Josepgmaynou
Fuente: http://www.josepgmaynou.bogspot.es (02.12.09)

“Las sirenas eran divinidades marinas hijas del río Acheloo y de una ninfa. Si bien estaban dotadas de una deslumbrante belleza y sus cantos eran de un gran sentimiento y armonía, su espíritu pérfido y malvado era superior a sus buenas cualidades”.

Unas trescientas personas, entre los que se encontraban músicos, cantantes, productores, distribuidores, mánagers, asociaciones de productores de música, representantes técnicos del espectáculo, trabajadores de la industria discográfica, etc., se manifestaron ante el Ministerio de Industria y entregaron al ministro Sebastián un manifiesto firmado por más de dos mil artistas españoles en contra las descargas ilegales. Al grito de “la música es cultura pero también empleo” querían decir con claridad meridiana que “la música se paga como se paga todo” y que de esta manera podrían seguir viviendo de su trabajo.

Hay muchas personas que reivindican vivir de su trabajo. Lo hacen los agricultores, los informáticos, los ingenieros, los investigadores… También los millones de seres humanos que no tienen trabajo (y que probablemente la sociedad del Capital nunca se lo dará) exigen vivir con dignidad. Pero en el mundo de la mercancía y del dinero hoy, ni los que tienen trabajo resuelven con holgura sus condiciones de existencia.

Sí, la música se paga como se paga todo. Se pagan las patatas, la educación, la salud, la atención de nuestros hijos y de nuestros ancianos. Se paga todo. Este es el problema. Y ustedes se alinean con esta gran ley de la sociedad del Capital. Y ustedes gritan a favor de que su trabajo y de que el producto de su trabajo siga siendo una mercancía de cambio.

Siempre he tenido un gran reconocimiento por el trabajador de la cultura, de la música, de la danza, de la pintura, de las artes escénicas y de cualquier otra actividad artística. La he equiparado siempre a la actividad del trabajador de las ciencias exactas o de la ingeniería. La sociedad debería reconocer el mérito de su actividad productiva: sentimientos, emociones, sueños, sensaciones… que la Ciencia ha demostrado que pueden ser medidas como si se tratara de cualquier otro bien material. Reconocimiento que va mucho más lejos del binomio actor-espectador que la sociedad jacobina nos ha impuesto como modelo de cultura. Cualquier actividad artística deberá formar parte intrínseca del trabajo creador de los seres humanos en la sociedad futura y como tal debe ser entendido y generalizado. Se acabó el monopolio del “artista”. Se acabó la cultura como “mercancía de cambio”.

Y en esto estamos porque la sociedad tiene ya en sus manos herramientas formidables que permiten acceder, socializar y generalizar la cultura fuera de las leyes del valor de cambio. La cultura, la música y las vacunas, los conocimientos científicos, la información… ¡La técnica nos permite vislumbrar en mundo a nuestro alcance en donde la propiedad social se impondrá sobre los cantos de sirena!

Lo siento mucho señores artistas, ustedes siguen estando en el viejo mundo de la mercancía y del dinero. Les auguro su fracaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: