Las culturas en el posmodernismo: una crisis moral

Por: Ricardo José Artieda Rico
Fuente: Enviado por Héctor Siluchi (04.11.09)

Características histórico-sociales

1. En contraposición con la Modernidad, la Postmodernidad es la época del desencanto. Se renuncia a las utopías y a la idea de progreso.
2. Se produce un cambio en el orden económico capitalista, pasando de una economía de producción hacia una economía del consumo.
3. Desaparecen las grandes figuras carismáticas, y surgen infinidad de pequeños ídolos que duran hasta que surge algo más novedoso y atrayente.
4. La revalorización de la naturaleza y la defensa del medio ambiente, se mezcla con la compulsión al consumo.
5. Los medios de masas y el marketing se convierten en centros de poder.
6. Deja de importar el contenido del mensaje, para revalorizar la forma en que es transmitido y el grado de convicción que pueda producir.
7. Desaparece la ideología como forma de elección de los líderes siendo reemplazada por la imagen.
8. Los medios de masas se convierten en transmisoras de la verdad, lo que se expresa en el hecho de que lo que no aparece por un medio de comunicación masiva, simplemente no existe para la sociedad.
9. Aleja al receptor de la información recibida quitándole realidad y relevancia, convirtiéndola en mero entretenimiento.
10. Se pierde la intimidad y la vida de los demás se convierte en un show.

La gente se acerca cada vez más a la inspiración ‘vía satelital’

Caracteres socio psicológicos. Los individuos solo quieren vivir el presente: futuro y pasado pierden importancia.

1 Hay una búsqueda de lo inmediato.
2 Proceso de pérdida de la personalidad individual.
3 La única revolución que el individuo está dispuesto a llevar a cabo es la interior.
3 Se rinde culto al cuerpo y la liberación personal.
4 Se vuelve a lo místico como justificación de sucesos.
5 Pérdidas de fe en la razón y la ciencia, pero en contrapartida se rinde culto a la tecnología.
6 El hombre basa su existencia en el relativismo y la pluralidad de opciones, al igual que el subjetivismo impregna la mirada de la realidad.
7 El hombre basa su existencia en el relativismo y la pluralidad de opciones, al igual que el subjetivismo impregna la mirada de la realidad
8 Pérdida de fe en el poder público.
9 Despreocupación ante la injusticia:
10 Desaparición de los idealismos
11 Perdida de la ambición personal de auto superación
12 Desaparición de la valoración del esfuerzo
13 Existen divulgaciones diversas sobre la Iglesia y La creencia de un Dios.
14 Aparecen grandes cambios en torno a las diversas religiones.
15 Desaparece la literatura fantástica.
16 Las personas aprenden a compartir la diversión vía Internet con amistades.
17 La gente se acerca cada vez más a la inspiración ‘vía satelital’.

EN LO FILOSÓFICO

El filósofo italiano Gianni Vattimo define el pensamiento postmoderno con claridad: en él lo importante no son los hechos sino sus interpretaciones. Así como el tiempo depende de la posición relativa del observador, la certeza de un hecho no es más que eso, una verdad relativamente interpretada y por lo mismo, incierta. El modelo determinista de la causalidad, de la verdad de un sujeto fuerte al estilo de Hegel, Kant e incluso Marx y el planteamiento del tiempo lineal como el de Leibniz son puestos en tela de juicio.

En la literatura el posmodernismo -no confundir con posmodernidad- provocó la fusión del espacio y del tiempo en la narración y la percepción difusa de la realidad, así como los distintos puntos de vista del o de los narradores, junto a la simultaneidad de los géneros, especialmente en la novela, llevó a la ruptura de las técnicas clásicas, abolidas por una absoluta libertad tanto en estilo, forma y fondo. La literatura de imágenes donde la realidad y la ficción comparten el mismo espacio-tiempo se asemeja a la cinematografía, donde los dibujos animados comparten los mismos lugares y la misma vida que los actores de carne y hueso.

La postmodernidad, por más polifacética que parezca, no significa una ética de carencia de valores en el sentido moral, pues precisamente su mayor influencia se manifiesta en el actual relativismo cultural y en la creencia de que nada es totalmente malo ni absolutamente bueno. La moral postmoderna es una moral que cuestiona el cinismo religioso predominante en la cultura occidental y hace énfasis en una ética basada en la intencionalidad de los actos y la comprensión inter y transcultural de corte secular de los mismos.

Es una nueva forma de ver la estética, un nuevo orden de interpretar valores, una nueva forma de relacionarse, intermediadas muchas veces por los factores postindustriales; todas éstas y muchas otras son características de este modo de pensar.

Uno de los síntomas sociales más significativos de la postmodernidad se encuentra en la saga de películas Matrix, donde el realce de la estética y la ausencia de culpa causal, unidos a la percepción de un futuro y una realidad inciertas, se hacen evidentes. Otros ejemplos más relevantes los encontramos en Blade Runner, Irreversible y un ejemplo español de culto Smoking Room. En todos ellos observamos un preeminencia de los fragmentos sobre la totalidad, ruptura de la linealidad temporal, abandono de la estética de lo bello al estilo kantiano, pérdida de la cohesión social y sobre todo la primacía de un tono emocional melancólico y nostálgico.

Posmodernidad e historiografía

Los historiadores también se han visto influidos por las teorías posmodernas, llegando incluso a plantearse su profesión. La posmodernidad afecta a la historiografía de dos modos:
Niega la posibilidad de construir grandes relatos, es decir, niega el empirismo histórico como base de sus paradigmas.
Niega la posibilidad de reconstruir el pasado ya que los documentos no son pruebas reales de lo sucedido sino discurso y representaciones.

Estas teorías han provocado dos grandes cambios:
El interés por estudiar la historia cultural de las minorías y los sujetos subalternos.

Consecuencias para la historiografía

El impacto de estas teorías ha provocado dos reacciones: por un lado nos encontramos con los que han rechazado cualquier intento de reconstruir el pasado, pues ello supondría incurrir en una violencia epistemológica. Así pues no les queda más que estudiar la cultura como conjunto de símbolos. Por otro lado otros historiadores han asumido lo positivo y constructivo para modernizar las formas de escribir historia. Éste es el caso de la microhistoria, una tendencia de historia cultural nacida en Italia en los setenta. El objeto de estudio es el conflicto cotidiano en su escala más reducida, en el sujeto. Estudia la cultura como una jaula donde el individuo puede ejercer su libertad de forma limitada. Giovanni Levi y Carlo Ginszburg son dos grandes «microhistoriadores». Otros intentos de compatibilizar historia y posmodernismo lo representan autores como N. Z. Davis, que han explicado pequeños conflictos pero trascendiendo de las explicaciones economicistas y dando paso a los valores morales y éticos de los sujetos sociales.

Posmodernidad y Psicología

Según Moreno (2005) la psicología posmoderna se caracteriza por el análisis del yo como una fragmentación en la esencia del sujeto. En un ejemplo clásico es como si un espejo se rompiera y las miles de imágenes resultantes fueran la imagen interna del ser.

Existen dos versiones de psicología posmoderna:

La Lacaniana. Según esta escuela la terapia debe ser ejercida siguiendo las indicaciones de Lacan, de vertiente psicoanalítica y lingüística. Según él, el terapeuta es parcialmente pasivo y solo busca ser el medio de comunicación del paciente con su yo oculto.

La de integración de enfoques, según la cual pueden ser aplicados en un paciente, en una misma terapia, diferentes técnicas provenientes de diferentes enfoques teóricos.

La psicología posmoderna permite como una de sus características más importantes la integración con otras areas como son: el uso de medicamentos psiquiátricos, terapias de relajación e incluso técnicas heredadas de la Nueva Era y de otros enfoques que no entran en algunas ocasiones en el campo de lo estrictamente científico.

Dentro del arte actual, se basa un poco en el apropiacionismo, el retomar a ciertos artistas, sus argumentos y sus obras, muchas veces modificándolas o alterándolas dándole otra connotación diferente.

El cine y la televisión son hoy en día algunos de los medios de comunicación más capaces de manifestar las características de este arte.

Arquitectura postmoderna

Probablemente el primer desarrollo artístico deliberadamente postmoderno tuvo lugar en la arquitectura. Los arquitectos vanguardistas de la primera mitad del siglo XX —la Bauhaus de Mies van der Rohe y Walter Gropius— habían buscado deliberadamente romper con sus obras la estructura del tejido urbano en el que se insertaban, prefiriendo enfatizar la funcionalidad, simplicidad y pureza de líneas del edificio. El compromiso con la renovación de las formas de vida en la evolución de la sociedad llevaba a los modernos a intervenir radicalmente en el mismo concepto de la vivienda, famosamente definida por Le Corbusier como «máquina para vivir», buscando el potencial emancipatorio de la arquitectura en la innovación.

El posmodernismo arquitectónico de los años 50 y 60 se resintió de estas intervenciones —algunas de las cuales habían tenido resultados desastrosos—, e intentó atemperar los rasgos de practicidad y las mejoras estructurales y de materiales del modernismo con el retorno a formas más convencionales y familiares. El estilo resultante —un collage de distintas tradiciones, pero sobre todo un compromiso con los gustos populares y con lo establecido que hubiera resultado inaceptable para los rigurosos modernistas— fue vigorosamente defendido contra la estrategia moderna, y produjo obras de mucho fuste, sobre todo en los Estados Unidos.

Definiciones y críticas de postmodernidad según autores

Jürgen Habermas: Este autor ha sido el principal crítico de las nuevas corrientes posmodernas. Para este autor, la posmodernidad en realidad se presenta como anti-modernidad. Él define a los posmodernistas como ‘jóvenes conservadores’ y dice que estos recuperan la experiencia básica de la modernidad estética; ‘reclaman como suyas las confesiones de algo que es subjetivo, liberado de las obligaciones del trabajo y la utilidad y con esta experiencia dan un paso fuera del mundo moderno. Este autor defendía la diversidad de las diferentes culturas bajo el primado de los derechos humanos como base normativa de “una vida libre de dominación”. Ello supone llevar cabo una segunda Ilustración de la modernidad, que corrija sus fallos, al tiempo que preserve sus logros ciudadanos y democráticos.

Jean-François Lyotard: Este autor criticó la sociedad actual postmoderna por el realismo del dinero, que se acomoda a todas las tendencias y necesidades, siempre y cuando tengan poder de compra. Criticó los metadiscursos: idealistas, iluministas, el cristiano, el marxista y el liberal, incapaces de conducir a la liberación. La cultura postmoderna se caracteriza por la incredulidad con respecto a los metarelatos, invalidados por sus efectos prácticos y actualmente no se trata de proponer un sistema alternativo al vigente, sino de actuar en espacios muy diversos para producir cambios concretos. El criterio actual de operatividad es tecnológico y no el juicio sobre lo verdadero y lo justo. Defendía la pluralidad cultural y la riqueza de la diversidad.

Andreas Huyssen: Para este autor, existe una relación entre modernismo estético y el postestructuralismo (que es una variante de modernismo confiado en su rechazo de la representación y la realidad en su negación del sujeto, la historia, etc.) Este autor defiende que la cultura posmoderna debería ser captada en sus logros y sus pérdidas, en sus promesas y perversiones e intenta defender con sus obras (Dialecta Escondida, Guía de la Posmodernidad…) que si las vanguardias intentaron cambiar el mundo, más lo hizo la tecnología, la industria cultural. El surgimiento de la cultura posmoderna se debió a las nuevas tecnologías que se apoyan en el lenguaje: los medios de comunicación y la cultura de la imagen. Según Lyotard, las tecnologías comunicativas han producido una sociedad de la información.

Gianni Vattimo Para Vattimo, hemos entrado en la postmodernidad, una especie de ‘babel informativa’, donde la comunicación y los medios adquieren un carácter central. La postmodernidad marca la superación de la modernidad dirigida por las concepciones unívocas de los modelos cerrados, de las grandes verdades, de fundamentos consistentes, de la historia como huella unitaria del acontecer. La postmodernidad abre el camino, según Vattimo, a la tolerancia, a la diversidad. Es el paso del pensamiento fuerte, metafísico, de las cosmovisiones filosóficas bien perfiladas, de las creencias verdaderas, al pensamiento débil, a una modalidad de nihilismo débil, a un pasar despreocupado y, por consiguiente, alejado de la acritud existencial. Para Vattimo, las ideas de la postmodernidad y del pensamiento débil están estrechamente relacionadas con el desarrollo del escenario multimedia, con la toma de posición mediática en el nuevo esquema de valores y relaciones. Con base en el trabajo de ese autor se han realizado múltiples trabajos en la teoría de los medios de comunicación en la postmodernidad

CRISIS MORAL EN LA POSTMODERNIDAD EN SUDAMÉRICA, LOS OPERATIVOS DE BUSH Y LA CIA Y EL RENACER DE LA ÉTICA EN LA OEA POR DISTINTOS INTERESES CONCURRENTES A LA SUPERVIVENCIA INDEPENDIENTE DEL SUBCONTINENTE. UN EJEMPLO RECIENTE:

Fines de Febrero y primeros días de marzo/ 2008, luego de la fracasada primera intentona del Comandante Chávez y los presidentes latinoamericanos, ente ellos el Dr. Kirschner, de la recuperación de Ingrid Betancourt, y otros prisioneros de las FARC, motivada como fuera señalado acertadamente por Fidel Castro “por que había unos muchachos allá en el norte-EEUU- que estaban muy ocupados en ubicar donde se haría el canje para evitarlo masacrándolos a todos y así continuar con la ofensiva guerrerista”, sorpresivamente son entregados varios rehenes al Presidente Chávez con gran alegría de este y de las partes, mostrando que no era una falacia el propósito de la entrega de prisioneros por las FARC.

Esto hizo que en Menem colombiano de Alvaro Uribe proceda a atacar y eliminar al numero dos de la organización-responsable de la politica de entrega de los rehenes-, con un ataque misilistico efectuado dentro del territorio ecuatoriano, invadiéndolo al mismo, a fin de crear una situación pro-belica al tiempo de romper las tratativas de devolucion de los rehenes, creando las condiciones en Ecuador, Venezuela y Colombia para un conflicto belico de grandes proporciones que involucre a los antes hermanos de la Gran Colombia en la epoca de la Colonia Española, dando posibilidades de introducir sus tropas en esta region, apreciada por su biodiversidad, petróleo y acuíferos que son el petroleo del siglo XXI, al tiempo que le permitiría huir para adelante, al mejor estilo del General Galtieri en la Guerra de Malvinas, de la crisis económica americana que esta estallando con el mercado inmobiliario y lo coloca a EE.UU. cerca de una crisis del 30. Afortunadamente el avance de los demócratas, Hilary Clinton y Obama , en el frente interno Iñaki, en esta oportunidad ha hecho retrocer a los alcones republicanos y a su payaso de turno, y , en forma excepcional se ha dado una conferencia de la OEA en la que los gobernantes progresistas como Chávez, Cristina, Evo Morales, Lula, Ortega, Rafael Correa y otros no tanto, mas alineados con Bush, pero conscientes de su ocaso, lograron poner paños fríos a la situación y , rescataron la Ética Internacional, resolviendo favorablemente un situación que se acercaba peligrosamente a un casus beli. Este acontecimiento no hubiera sido posible que se diera hace poco tiempo y con otros gobiernos títeres de los EEUU en Latinoamérica.

Esto nos demuestra que aun con la ética monetarista posmoderna, con gobiernos democráticos que respondan a los reales intereses de sus pueblos puede enfrentarse con la ética solidaria que nos permita crecer a todos en conjunto, teniendo presente que la bases del ser solidarios son:
No hacer a los otros lo que no quieres te hagan a ti
Tratar a los demás como uno quisiera lo traten a uno
Dar sin recibir y recibir sin olvidarlo
La yoidad en la otredad
Encontrar en el otro la razón de ser de uno
Recurrir al bálsamo del consenso antes que la estadística fría de una votación
Ejercer la mirada de la tolerancia y el esfuerzo de la comprensión.
No callarse ante las injusticias, denunciarlas.
Mirar juntos en la misma dirección, mas que mirarse a los ojos.
Ser solidario con uno mismo para poder ser solidario con los demás porque no se puede dar lo que no se tiene
Preguntarse ante una discusión si el otro no tendrá la razón
Reconocer los errores para no recaer en ellos
Ver en la carencia de los demás nuestras propias debilidades
Ser justos con los demás, no sus jueces.
Ser como la sangre, que acude al lugar de una herida sin que la llamen.
Construir las diferencias en convivencia y no en desigualdades.
Ver en los otros a nosotros mismos
Asombrarse del yuyito que crece bajo la baldosa, y levantar esta
Y en fin, amar hasta el fin
FRANCISCO MAGLIO,

TENGAMOS AL ESCUDO DE LA SOLIDARIDAD COMO PROTECCIÓN ANTE LA ÉTICA POSMODERNA Y LA CAPACIDAD DE LA CRITICA Y AUTOCRÍTICA PERMANENTE PARA CONSTRUIR UNA SOCIEDAD QUE, SIENDO ECONÓMICAMENTE SUSTENTABLE, NOS PUEDA CONTENER FRATERNALMENTE A TODOS, RECORDANDO SIEMPRE QUE EL PLANETA ES LA ÚNICA CASA QUE TENEMOS Y NO ES PARA UNOS POCOS, SINO PARA TODOS. SEPAMOS ESTAR EN PERMANENTE ARMONÍA CON ELLA.

DR. RICARDO JOSÉ ARTIEDA RICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: