La globalización neoliberal y su impacto en la cultura

Por: Raysa Fuentes de Arma y Odalys Peñate López
Fuente: bibliotecavirtual.clacso.org.ar

I. Introducción

1. La “Globalización” es, sin lugar a dudas, el gran tema de finales del siglo pasado e inicios de este. No hay evento, debate o publicación relevante que no le dediquen al asunto un momento de reflexión y análisis. Sus efectos y consecuencias se han convertido en el centro de atención del hombre contemporáneo y no es para menos, pues como ha dicho el presidente cubano Fidel Castro, en nuestra época “se esta jugando algo más que el desarrollo: nuestra propia supervivencia como especie”
2. Entre los puntos más controversiales del tema se encuentran los referentes al alcance y definición de la globalización, sobre estos aspectos se pueden distinguir varias posiciones contrapuestas que abordaremos en el trabajo

. 3. Siguiendo las concepciones marxistas defendemos el punto de vista de reconocer que la globalización es, ante todo, un fenómeno multifacético que tiene diferentes dimensiones: económica, financiera, política, tecnológica, cultural, institucional, entre otras, siendo la principal la dimensión económica.

4. En nuestra época, la cultura en tanto expresión de conciencia colectiva, desempeña un papel progresivamente superior a partir del papel activo de los valores espirituales, morales e ideológicos.

5. En la ponencia se explica cómo la globalización se manifiesta en la esfera cultural y dentro de esta, en especial, su acción sobre la identidad nacional. El objetivo de nuestro trabajo consiste en explicar los impactos de este fenómeno en la cultura.

II. DESARROLLO

6. El término globalización comenzó a utilizarse a principios de los años 80 en las escuelas norteamericanas de gestión de empresas: Universidad de Harvard, Universidad de Columbia, Universidad de Stanford, entre otras. Se empleaba para dar cuenta de los beneficios de la liberación y la desregulación como formidables instrumentos de incremento económico a escala mundial.

7. Sin embargo, la significación de este término es tratada desde mucho antes por Carlos Marx y Federico Engels cuando en el Manifiesto Comunista de 1848, al analizar la tendencia del desarrollo capitalista expresaron: “ Mediante la explotación del mercado mundial, la burguesía dio un carácter cosmopolita a la producción y el consumo de todos los países … cuya introducción se convierte en cuestión vital para todas las naciones civilizadas, por industrias que ya no emplean materias primas indígenas, sino las venidas de las más lejanas regiones del mundo, y cuyos productos no solo se consumen en el país sino en todas partes del globo.”

8. Aunque en este caso se utiliza el término globo, de manera general los clásicos del marxismo, al hacer referencia a este proceso, utilizan la palabra mundialización, de acuerdo a la importancia que en su época va adquiriendo el comercio mundial, la tendencia del capital a salir de sus fronteras nacionales y al hecho de que el capitalismo fue el primer régimen que creó en la historia un mercado mundial. “… la expansión del comercio exterior, aunque en la infancia del régimen capitalista de producción fuese la base de él, a medida que este régimen de producción se desarrolla, por la necesidad interna de él, por su apetencia de mercados cada vez más extensos, va convirtiéndose en su propio producto.” “) El Capital”. T III . Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, P. 259)

9. La magnitud alcanzada por este proceso a finales del siglo XX, condicionan su popularidad y junto a ella la diversidad de criterios manejados al respecto, que han ocasionado un intenso debate sobre el alcance y la definición de la globalización, donde se pueden distinguir tres posiciones importantes:

—La corriente economicista o convencional: Para esta, la globalización es un fenómeno exclusivamente económico y en consecuencia incluye tanto elementos macroeconómicos cómo factores de las relaciones económicas internacionales.

—La corriente que defiende la primacía de la política sobre la economía: Esta plantea que los contenidos del proceso de globalización son predominantemente políticos y culturales.

—La corriente que ve la globalización como un fenómeno multifacético que abarca diferentes dimensiones (económica, social, política, cultural, tecnológica, entre otras),aunque el factor económico es el fundamental.

10. La corriente economicista es que separa artificialmente la esfera económica de los otros aspectos de la sociedad y acepta el marco socio—político como algo dado y marginal en el cual se incluye tanto el ámbito de las instituciones sociales políticas y culturales, como la distribución del poder y los derechos de la propiedad, los recursos y otros dones de lo individuos, los grupos y las sociedades nacionales.

11. En el extremo opuesto se sitúa el enfoque que le atribuye a la política un papel predominante en el proceso de la globalización, este criterio surge a partir del derrumbe del campo socialista. Según este criterio, son las decisiones políticas las que aceleran y promueven la integración de los mercados. Esta perspectiva, contrariamente a la anterior, presupone la supervivencia del estado como agente dominante en las relaciones internacionales y en consecuencia, el instrumento por excelencia en el proceso de globalización y menosprecia de la economía en este proceso.

12. Según nuestro criterio, ambos enfoques son demasiados estrechos y limitados para ofrecer una definición adecuada de la globalización. En cambio la tercera definición (con la cual coincidimos completamente) le da un enfoque más amplio, multifacético y riguroso permitiendo que adquiera una mayor relevancia. Los que defienden este punto de vista reconocen que la globalización es, ante todo, un fenómeno multifacético porque tiene diferentes dimensiones: económica, financiera, política, tecnológica, cultural, institucional, entre otras, siendo la principal, la dimensión económica, por tanto es necesario entender a la Globalización como el proceso de internacionalización de la economía que tiende a abarcar las más importantes relaciones económicas, políticas , sociales, culturales y ecológicas del mundo de hoy.

13. Es necesario reconocer que, en esencia, la globalización es un proceso objetivo, resultado de la evolución del sistema capitalista mundial, una nueva etapa del proceso de expansión internacional de las relaciones capitalistas de producción. Esto supone, entre otras cosas, que la “mundialización” exprese un nivel superior de desarrollo de las fuerzas productivas, lo cual se manifiesta en el papel determinante desempeñado por el más reciente progreso científico técnico en el seno de las tendencias globalizadoras.

14. A la par de este proceso, hoy se desarrolla como política económica de alcance mundial el Neoliberalismo, el cual permite el desempeño que asumen las actuales tendencias globalizadoras donde el aperturismo, la desregulación, las privatizaciones y el individualismo se convierten en las características fundamentales de este proceso que ha significado enormes contrastes para la humanidad: una hiriente opulencia para una exigua minoría y esperanza remota para grandes mayorías, haciendo realidad de esta manera la sentencia marxista de que: “La burguesía suprime cada vez más el fraccionamiento de los medios de producción, de la propiedad y de la población. Ha aglomerado la población, centralizado los medios de producción y concentrado la propiedad en manos de unos pocos”

15. En los momentos actuales la distancia entre desarrollo y subdesarrollo es más grande que nunca, globalización, pobreza e inequidad son los tres ingredientes más notorios del orden mundial de nuestros días, que tiene como base el desmantelamiento del papel económico del estado nacional, lo que provoca la imposibilidad del desarrollo desde el punto de vista interno acelera y la penetración en los países atrasados de grandes flujos de capital transnacional sin controles internos.

16. Todo esto ha creado una brecha abismal entre riqueza y pobreza, no sólo entre países desarrollados y subdesarrollados, sino dentro de las propias naciones, lo que nos permite afirmar que en el mundo globalizado actual, a la manera neoliberal se han globalizado muchas cosas, excepto la riqueza y el desarrollo y es por ello que podemos afirmar que “Esta camisa de fuerzas neoliberal aplicada a la globalización ha creado un monstruo que recorre el mundo” (Martínez, Osvaldo. “La Economía Mundial los últimos 20 años”. Pág.4)

17. Se han globalizado las imágenes consumistas, las apetencias derivadas de los instintos primarios y la filosofía de que lo único válido es el éxito, entendido como acumulación de riquezas, es por ello que coincidimos con la sentencia del grupo de estudiosos que afirman: “nunca el mundo fue tan desigual en las oportunidades que brinda y tan igualitario en las costumbres que impone” , un mundo donde se confunde calidad de vida con cantidad de cosas y se niega todo valor a lo que no tiene precio, elemento este que nos remite nuevamente a Marx y a su afirmación de que: “A medida que se valoriza el mundo de las cosas se desvaloriza, en razón directa, el mundo de los hombres”

18. Precisamente por ello es que se explica como entre las esferas sobre las que ha actuado con mayor fuerza la globalización, es en la rama de la cultura, y dentro de esta en especial su acción sobre la identidad nacional, donde sus efectos han sido muy negativos.

19. En nuestra época la cultura desempeña un papel progresivamente superior, a partir del papel activo que desempeñan los valores espirituales, morales e ideológicos.

20. En este sentido juega un papel fundamental los medios de comunicación masiva al ser considerados los mediadores por excelencia en la relación ente el hombre y su mundo. Entre estos se destacan la prensa y sus similares, la radio, la televisión y las redes.

21. Sobre este aspecto son muy esclarecedoras las reflexiones hechas por Fidel Castro en su Conferencia Magistral en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en agosto de 1998, donde enfatiza el carácter desnaturalizador de esta globalización y su incidencia en la espiritualidad humana: “Un problema terrible (…) que estamos padeciendo es el de la agresión a nuestras identidades nacionales, la agresión despiadada a nuestras culturas, como jamás ha ocurrido en la historia, la tendencia hacia una monocultura universal”

22. La cultura abarca todo, es el hombre en todos los sentidos, en ella se integra todo el conocimiento humano, por lo que no cabe reducirla a un simple acelerador del desarrollo o como valor positivo o negativo en la ecuación del crecimiento económico, todo lo contrario, ella aparece como el objetivo último de un desarrollo bien entendido y dirigido a lograr la plena realización del ser humano.

23. La cultura es, en última instancia, la que le confiere al desarrollo su verdadera finalidad, por lo que hay que preservarla, consolidarla y enriquecerla como una obligación de cada pueblo ya que al mismo tiempo se contribuye al patrimonio común de la humanidad. “El siglo XX al romper definitivamente con los obstáculos que se interponen entre las naciones, regiones y los continentes y que los convertían en sociedades aisladas, puso de manifiesto, en mayor medida, la universalidad de las funciones económicas sociales de la cultura y demostró su carácter histórico”. (9 Guadarrama Pablo, Nicolai Pereliguin. Lo universal y lo específico en la cultura. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1990. pág. 7)

24. La globalización neoliberal, en el definitivo ámbito de la cultura, tiene como uno de los rasgos más evidentes, la violación constante de los valores patrios, diríamos que es su forma preferida de humillación ética del individuo. Apoyándose generalmente en los medios masivos de difusión ocurre la sustitución de aquellos valores por otros, donde nos exponemos al bombardeo de información que se despliega ante los grupos, las comunidades y los colectivos que constituimos, y en los cuales nos insertamos.

25. La apoteosis consumista no repara ni en edades ni en fronteras, mucho menos en implicaciones morales o en las graves consecuencias que puedan llevar a la humanidad y a su futuro.

26. No estamos negando la posibilidad de conocer otros valores que por su universalidad nos pertenecen, sino que es necesario concertar lo auténtico con lo global, el peligro está en que lo que se difunde encierra un mensaje ajeno a nuestra naturaleza e identidad y es una vía para borrar los valores espirituales legítimos.

27. En las condiciones actuales, la dominación de los medios masivos de comunicación por un número cada vez más reducido de grupos de poder, producto de esta globalización transnacionalizada, se torna un proceso irreversible si se tiene en cuenta que la tecnología que se requiere implica invertir numerosas sumas de dólares, por eso se hace imprescindible difundir nuestra cultura y oponernos a ese modelo único demostrando lo particular y auténtico de cada pueblo para evitar ese “vacío cultural” dejado por la dominación que se nos ha impuesto.

28. Podemos decir que los medios, en muchos casos, pueden llegar a convertir a los individuos y a los colectivos en anuladores de sus identidades, simuladores de las culturas y estipular el consumo de acuerdo con los sujetos dominantes. Asimismo, a partir de aquí, las brechas crecen, la pobreza aumenta, las existencias pierden posibilidades y las identidades son ingeridas por las modas.

29. Evidentemente estamos en una era en que las fronteras tienden a disiparse, aunque de ninguna manera se evaporan y las costumbres y culturas experimentan un proceso de aproximación e incluso de fusiones. Los medios de comunicación actuales, como ahora la cibernética enlazada a la telefonía, desempeñan un papel decisivo en ese proceso de aproximación entre los países y los individuos. Sin embargo, esos mismos medios son factores que enfatizan la diferencia que ya existe tanto en las sociedades como en las mismas naciones.

30. Negarse a reconocer la necesidad de los nuevos medios de comunicación y de las redes electrónicas de información cibernética, equivaldría a negar que existan, lo cual es prácticamente imposible, su presencia en la sociedad contemporánea es evidente, su influencia también, pero ello no significa que los países en desarrollo tengan que recibir consentida y acríticamente todos los sistemas tecnológicos y todos los contenidos, de acuerdo con las prioridades del primer mundo o, lo cual es más frecuente, de las empresas internacionales de comunicación.

31. Los medios de difusión siempre han transitado de la mano con las nuevas tecnologías, una de las nuevas tecnologías que se han incluido como medio de difusión y comunicación es Internet, la llamada red de redes, un medio que permite difundir ideas, expresiones y valores. No obstante hay que señalar que son pocas las personas a nivel mundial que cuentan con los recursos necesarios para navegar por Internet (el 80% de la población mundial no tiene acceso a Internet).

32. Sin embargo, Internet es un medio de alcance mundial y sus efectos tienen repercusiones en todos los ámbitos, así Internet se considera como un medio globalizador, sus contenidos expresan ideas, valores y proyecciones de una minoría. Esta minoría está constituida por grupos de poder y por empresas que dominan la infraestructura de Internet y que por ello tienen opción de imponer características, como el idioma (ingles), el uso de software, control de la información y, en casos extremos, limita el acceso a quien paga una cuota. Evidentemente uno de los límites al desarrollo de la red es que los precios no son accesibles para gran parte de la población mundial, los alcances de Internet están limitados ya que solo una élite tiene acceso a esa tecnología.

33. Internet se convierte en un nuevo medio de comunicación por el cual interactuamos los seres humanos, también ofrece opciones para ir en contra de los actuales procesos de globalización usando su misma infraestructura, de esta manera se conectan organizaciones no gubernamentales, otras redes de comunicación, redes privadas entre otras, dicho así, encontramos grupos que pueden comunicarse entre sí e ir en contra de los avances de la globalización neoliberal utilizando un medio globalizador, lo que no deja de ser una paradoja .

34. No obstante, nos encontramos ante un monopolio informático que condiciona nuestro estilo de vida y los productos a consumir, no es de extrañar que se creen dos bandos muy importantes en Internet: los poseedores, dominadores y productores de información y los que no poseen y necesitan información.

35. Las condiciones de dependencia, desigualdad y sometimiento entre los países productores de información y los países que compran esta información son consecuencia del mercado global, esto convierte la información en un bien que se tiene que ajustar a los cambios tecnológicos y ser compatible con las plataformas que administran la red, cuando la información sobre estas plataformas se restringe, se impide una diversidad tecnológica, lo que confronta las influencias globales con el desarrollo local.

36. Nos encontramos frente a un flujo de información predominantemente Occidental, solo por esto se afectan las formas de vida de millones de personas y las necesidades y hábitos de muchas de ellas.

37. Dentro de la información Occidental se generaliza la cultura norteamericana, e incluso, se llega a decir que la cultura contemporánea es la cultura norteamericana, ya que son estos los que han convertido a los medios fundamentales de comunicación en objetos de diversión y entretenimiento. A través del cine, la televisión y más recientemente Internet, Norteamérica ha esparcido su cultura por todo el mundo. La americanización de Europa o de Japón es un hecho innegable, que se muestra en el dominio norteamericano en los contenidos, la estructura y la tecnología de los medios de comunicación, en detrimento de los valores culturales de otras naciones que han sufrido el conocido proceso de americanización.

38. A comienzos de 1996, el 60% de las computadoras conectadas a Internet pertenecían a norteamericanos, lo que explica que la lengua inglesa sea la que impere en esa red. Compañías norteamericanas controlan el 50% del cine mundial, entre el 75 y 80 % de los programas de televisión y más del 70% de los videos que circulan por el mundo, además del 50% de los satélites de comunicación. Datos precisos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, señalan que la participación en Europa de las películas norteamericanas pasó de un 53% en 1985 a un 76% en 1994, lo que da una idea de la velocidad con que se extiende ese monopolio de los medios de comunicación. Estados Unidos cubre entre el 40 y el 80% de las trasmisiones de los canales de televisión en América Latina, sobre todo en la programación de entretenimiento, además los programas televisivos importados por Iberoamérica proceden en 79 % de Estados Unidos.

39. Ya desde su época Marx y Engels analizaban como las ideas de la clase dominante se imponían a los que carecían de los medios de producción necesarios para producir espiritualmente, al respecto planteaban: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o, dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante”.

40. Es por ello que, con muchos más recursos tecnológicos que antes, las actuales potencias imperialistas en especial los EEUU, influyen a escala universal en el saber y la emoción del hombre contemporáneo, se pretende apagar diferencias, aplicar valores, es decir crear una mentalidad determinada

41. Con la mundialización del mercado y los progresos de la comunicación de las culturas, los pueblos de todo el mundo están obligados a una coexistencia permanente, pero, al mismo tiempo, tal acercamiento puede acarrear una desvalorización de las culturas, imponiendo un modelo aséptico de civilización.

42. Desde este punto de vista, todos los cambios sociales que se preparan tendrán forzosamente un componente cultural. Las teorías y políticas de desarrollo deben tener en cuenta todos los aspectos conectados con la cooperación, la cambiabilidad y la identidad cultural, que forman parte de la trama social y constituyen la base misma de la vida política y económica. En numerosos países la preponderancia concedida a la competencia y al lucro amenaza el frágil equilibrio que regula la vida social y agrava las tensiones entre grupos y comunidades, así como el clima de inseguridad que genera, es por ello que en estos momentos dos concepciones se oponen en el debate sobre el porvenir de la cultura: la primera, universalista y racional, aboga por el respeto de las tradiciones y creencias, la segunda, basada en un maquineísmo intolerante, sólo reconoce su propia visión como válida y excluye a las demás.

43. Los partidarios de la primera concepción tratan de responder a las múltiples reivindicaciones (humanas, nacionales, bioéticas, sexuales, étnicas y religiosas) que se manifiestan hoy día en todas partes, proponiendo una nueva moral de convivencia dinámica que lleva aparejada la reorganización de las instituciones existentes e incluso la creación de otras nuevas. En el plano individual, reclaman una afirmación de la identidad en varios niveles a fin de que cada persona se reconozca simultáneamente como ciudadano del planeta y de su país, como miembro de una cultura y eventualmente de varias de acuerdo con su origen familiar o geográfico y con sus convicciones filosóficas o religiosas.

44. Los que sostienen la concepción opuesta reconocen un solo modelo cultural, político o religioso, menospreciando al resto de las culturas y por tanto tratan de imponer de acuerdo a sus posibilidades su cultura al resto del mundo.

45. Hasta ahora, los esquemas de organización de la vida pública no habían sido afectados por las fuerzas innovadoras que han excitado la técnica, las comunicaciones y las artes, sin embargo, hoy se impone cada vez, con mayor urgencia, la reforma de los mecanismos de poder y la organización de la vida cívica a fin de facilitar la coexistencia pacífica de diversos grupos socioculturales y ello presupone el reconocimiento en pie de igualdad de todos los hombres y todas las culturas.

46. Una de las mayores conquistas culturales de la segunda mitad del siglo XX son los escenarios de las Naciones Unidas, la UNESCO y la amplia gama de instituciones surgidas al calor de ellas. Se ha dicho que tiene carácter burocrático o tecnocrático, lo más importante es el escenario político, técnico y jurídico que se ha logrado con la creación y el desarrollo de dichas instituciones mundiales, por lo que es lógico trabajar por su perfeccionamiento.

47. El papel de estas organizaciones debe aumentar de manera constante en favor de la defensa de las identidades nacionales de cada país, de los valores socioculturales de cada región, la historia nos enseña que un poder que niega las identidades culturales desemboca en la tiranía y que las culturas atropelladas terminan buscando un atenuante en la violencia.

48. Es por ello que solo un sentido ético y cultural de validez universal, nos permitirá entender la profundidad del drama económico, social, político y cultural que tenemos delante, encontrar caminos y soluciones y enfrentar un esfuerzo sistemático por vencer los gigantescos abismos que hoy existen entre la riqueza y la pobreza, tal proceso encierra un drama humano, todos, sin excepción estamos involucrados en la encrucijada. Si predominan los instintos primarios, es decir egocéntricos, pudieran llevarnos al final de la civilización e incluso de la historia natural que condujo hasta el ser humano, tenemos la convicción de que se impondrá la conciencia colectiva de alcance universal, al menos nuestro deber por haber recibido una herencia cultural de milenios, nos obliga a reflexionar y actuar en esta dirección, para cumplir esta misión debemos tener muy en cuenta los gigantescos obstáculos que se interponen a nuestra aspiración.

III. CONCLUSIONES

49. El pensamiento de Marx sigue en el siglo XXI tan latente e imprescindible como lo ha sido desde el mismo momento de su creación para el análisis de procesos de gran actualidad.

• La globalización es un proceso propiciado por el desarrollo de las relaciones capitalistas de producción fruto de la internacionalización del capital y el desarrollo de la ciencia y la técnica.

• El neoliberalismo con la desregulación, el aperturismo, y las privatizaciones ha hecho posible que en los últimos años se generalice en el mundo un tipo de globalización donde se han aumentado las diferencias entre los países y se imponen modelos de desarrollo.

• La cultura es una de las esferas de la vida social donde más se evidencia la globalización debido a las conexiones que se van produciendo entre las diferentes culturas nacionales, creándose grandes interrelaciones entre ellas.

• La dominación de los medios de comunicación por un pequeño grupo de países en especial por los EEUU ha propiciado la tendencia a la creación de una monocultura universal donde se generaliza el modo de vida occidental y en especial el norteamericano, donde por tanto se tiende a la desaparición de las culturas e identidades nacionales de la mayoría de nuestros países.

• Es importante la unidad de criterios y la lucha en todos los sentidos en contra de la globalización neoliberal ya que esta pudiera llevarnos incluso a la desaparición de nuestra especie por lo que para terminar quisiéramos utilizar la siguiente frase: “De lo que se trata, entonces, es de globalizar una nueva ética que prefigure el éxito de la verdad y la justicia, que enaltezca la vida y que parta de una impostergable revolución en el pensamiento contemporáneo. El problema no es quién es menos malo, si Keynes o Hayek, ni su polémica bizantina acerca del papel del Estado o el sacrosanto poderío regulador de las leyes del mercado, sino encontrar un orden otro, probado o por verificar, pero digno del hombre, de sus derechos y sus sueños. Quizás sea su última oportunidad sobre la tierra. De lo contrario, sobrevendrá el Reino de la Muerte. Pero aún estamos vivos.” (González Jiménez, Omar. “Paradojas de la globalización aún estamos vivos” en Cultura y Desarrollo, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1999).
 

2 comentarios

  1. esta muy bueno todo lo que lei

  2. […] La globalización neoliberal y su   impacto en la cultura […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: