Una falta de respeto a los militantes, ese es el problema

Por: Jorge G. Péfaur
Fuente: www.g80.cl (09.08.10)

En el artículo “Hacia un Gobierno de nuevo tipo” del diario El Siglo- 23 de julio-, el presidente del Partido Comunista  en respuesta a una pregunta del periodista plantea “ se trata de que debemos ser capaces de crear una alternativa al sistema neoliberal” y ante esta otra pregunta:

P:  Usted pone en el centro de su estrategia la movilización del pueblo, pero ahora vemos que hay alzas, crisis en educación, en salud, problemas de abandono en las zonas dañadas por el terremoto, y esa esperada movilización no se da….

Teillier responde:

“Claro, sin embargo yo creo que la crisis se profundiza. El otro día supimos los resultados de la encuesta CASEN ………”, y elude olímpicamente la respuesta, respecto a la “esperada movilización”.

Desde la vuelta a la democracia venimos escuchando cuando se acercan las elecciones la famosa muletilla de crear una “alternativa al sistema neoliberal”, que en la práctica jamás se ha hecho. Si se  tuviera esa alternativa, ¿por qué nuevamente plantearla? Si revisamos la prensa del Partido de esa fecha hasta ahora, cada cuatro años nos encontramos con los mismos titulares, declaraciones y consignas. Se cita rigurosamente a una “Gran Asamblea de  partidos de izquierda y movimientos sociales”, la cual nombrará un candidato de la izquierda (en la elección pasada era un secreto a voces que Jorge Arrate era el elegido) y redactará un programa que recoja las sentidas aspiraciones del pueblo. Actualmente ya se habla que la candidata de la izquierda en las próximas elecciones Presidenciales será Michelle Bachelet.

Ha fallado absolutamente el liderazgo de la izquierda del Juntos Podemos, seguiremos siendo  lo que hoy somos, 500.000 votos a nivel país, cifra que poco más o poco menos se ha logrado en los últimos 10 años, tanto en elecciones Municipales o Presidenciales.

La izquierda hoy por hoy no tiene una mirada estratégica, ni un programa que sustente ese camino, sólo hay improvisación, cada cuatro años se funciona respecto a ese momento político, no puede ser que cada cierto tiempo se tenga que  redactar un programa. Podemos decir que la izquierda  está huérfana de conducción política, no puede ser que todo lo que haga nuestro Partido pase por las actividades de nuestros diputados. Si vemos el Sitio Web  pcchile.cl , del 11 de marzo a esta fecha el 95 % de los contenidos  publicados se refiere a lo que hacen o dejan de hacer los compañeros diputados. ¿Es todo lo que existe?

Al final queda la sensación que a uno le están tomando el pelo,  ahora el “caballito de batalla” es una Amplia Convergencia Nacional para derrotar a la derecha, la duda que uno tiene ¿una convergencia con Fulvio Rossi, Escalona,  Latorre,  con Lagos padre e hijo, Tohá, con Frei ? Nuevamente veremos a Lagos Weber con una camiseta con la imagen de Claudina, veremos nuevamente a Lautaro Carmona haciendo puerta a puerta con Ricardo Lagos, el  que como Presidente promulgó la ley que por 50 años no se conozcan los responsables de las torturas y que indultó a  uno de los involucrados en el crimen de Tucapel Jiménez y lo más preocupante es que todo el mundo mira para el lado  y justifica esto.

Pero el problema en el Partido viene de mucho antes, debemos pensar y preguntarnos por qué el Partido que hoy tenemos es lejos mucho más pequeño que el que teníamos al salir de la Dictadura. Hay un dato que quizás debiéramos conocerlo ¿ Cuántos militantes tenía el partido hace 20 años y cuantos tiene ahora? En ese entonces nuestro Partido tenía un gran prestigio en las masas, ejemplo, podíamos llenar el Estadio Santa Laura, para la clausura de el XV Congreso en 1989, después empezamos a llenar el Caupolicán cada vez que éramos convocados y en la última celebración de nuestro 98 Aniversario  quedaron militantes afuera de un abarrotado Teatro Normandie.

A los militantes del Partido se les empezó a faltar el respeto desde ese entonces. Podríamos llenar páginas al respecto.  En un cuadernillo de educación del año 2001: “ Proyección del Partido, Visión y Misión de los Comunistas” la compañera Gladys Marín, dijo refiriéndose a los compañeros que dejan el Partido :

“Antes no era así. Miro a los compañeros más antiguos que saben muy bien que en el Partido no se iba la gente, se le expulsaba. Eran otros tiempos, y no es porque hoy día seamos mejores sino porque es la lógica, que tenemos que cambiar. Es el tiempo, si alguien quiere irse de el Partido, váyase. No esta convencido. Pero lo que no se puede permitir es el daño que nos provocaron en ese tiempo y la confusión que crearon en las filas del partido y de la juventud Comunista”. (*)

Nosotros crecimos en la Jota y después en el Partido con la convicción que  primero uno entraba al Partido y adentro teníamos que ser convencidos y educados políticamente  y  que cada comunista que abandonaba la organización, objetivamente  era “ una derrota del Partido y del movimiento popular”.

Al cambiar esa lógica, que de hecho así fue, ya el Partido  nunca más se preocupó del militante, la nueva lógica es acatar o te vas por no estar convencido, ni siquiera es necesario que te expulsemos .  

El traumático  apoyo a Bachelet  en las presidenciales del 2005 sirvió para darse cuenta lo tan arraigado de este nuevo concepto en el Partido, valiosos cuadros con todo una vida en la organización, se fueron sencillamente para su casa, por no estar de acuerdo fundamentalmente con la forma en que se impuso a los militantes la decisión de apoyar a Bachelet. Desde el  Ampliado del Diego Portales, hasta los Ampliados Comunales, a los cuales  a modo de ejemplo “bajó” un compañero del Central para conocer la opinión de los militantes, y llevarla a la reunión del 23 de diciembre del 2005 del Comité Central, que decidía ese apoyo, Ampliados que al no ser resolutivos, sólo eran testimoniales  y todo quedaba en manos de la “percepción”  que el compañero enviado captara.

Muchos cuadros  dejaron el Partido, sin siquiera ser llamados por los responsables del secretariado de la célula o la instancia correspondiente, para saber sus razones y menos para tener una conversación política  para aclararle y convencerlos de seguir militando, se siguió el camino fácil, si no están convencidos que se vayan.

El año 2006 cuando se realizó el Congreso Nacional del Partido, a muchos de ellos se les invitó a participar a las células abiertas, ya no como militantes, sino obviamente como “simpatizantes o amigos” para que entregaran su opinión sobre el acontecer político. Aquí tenemos otro problema, cuando al terminar el Congreso Nacional del Partido, se  resolvió incorporar a las resoluciones la convocatoria al congreso, o sea el documento que bajó la Dirección Central para su discusión durante los congresos de células, comunales y regionales ¿Se puede entender que un documento de proposiciones se transforme en resolución del congreso por el cual se debe  regir la militancia hasta el próximo congreso. La pregunta entonces es ¿para qué fue el Congreso?

En vísperas de un nuevo congreso partidario, ojalá se reflexione al respecto y pueda salir de él un Partido más fuerte y claro en su quehacer por el bienestar de nuestro pueblo.

(*) Gladys Marín se refiere al alejamiento de Luis Guastavino y un grupo de militantes.

Jorge G. PéfaurUna falta de respeto a los militantes, ese es el problema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: