Nio eramos tan bakanes, ni éramos los niños ricos

Por: Alberto Olguín Durán.
Fuente: especial para http://www.hernanmontecinos.cl (05.03.10)

Enviado por: Daniel Rodríguez

Ní éramos tan bakanes, ni éramos tan ricos, ni teníamos tanta cultura sísmica, ni éramos los jaguares de latinoamérica, ni los ingleses de este lugar del mundo y estabamos solos. Solos en nuestros condominios, en nuestros departamentos. Solo de nuestros hermanos que nos dieron agua, camillas… Cómo necesitamos del barrio, del almacén de la esquina, de los vecinos que se saludan para año nuevo, del perro dela cuadra. Ni éramos tan bakanaes, ni éramos superiores al resto.
Dos patadas en el culo a nuestra soberbia.

Los postergados bajaron como ratas a vengarse de Chile, quién se atreverá a juzgar al flayte que corría con LCD al hombro. A la vieja con doscientos pares de calcetines.

Aparecieron los pueblos que no están llenos de vidrio con torres de mil pisos. Los de mil pisos estaban mal construidos, los rellenaban con cartón piedra y paja molida. Querían vender muchos, cientos, miles de departamentos… todos bellos, todos lustros, todos claros… todos como Chile… una cáscara, un celular parecido a un IPOd pero que no lo es.
Apareció el Chile que lo farandulizó todo durante los últimos años. Hace tres días que o se ve un culo rozando la pantalla. ¿dónde están?.. llorando, como todos nosotros.

LLorando por los muertos que se llevo el TSUNAMI…porque se llama Tsunami.. no marejada, no olas grandes…
LLorando por la pobreza que se humedeció y la vimos, escondida detrás de las cifras de superávit… llorando por esa alcaldeza penquista que se comportó como cualquiera de nosostros (como una idiota) y no dio pie como autoridad, como líder. Alzando a la muchedumbre, cansada, triste y capaz de seguir a cualquier flautista.

Se nos cayó la casa y se nos cayó la hilacha.
Ni éramos tan bakanaes, ni éramos los mejores.
A los que les quitamos el mar nos regalaron agua. A los que día a día vapuleamos como seres inferiores, nos enviaros tres aviones.

Deseo de todo corazón que después de esta tristeza, vengan días con más barrio. Días con gente como los bombreros…miles de bomberos reproducidos por nuestro país.

Días con niños que sonríen y juegan entre ellos, con vecinos que se saludan mientras sacan el auto, días con menos dinero y menos tarjetas y, seguramente, con menos capital y menos producción, pero con más barrio.

Este fin de semana me jugaré una pichanga con mis antiguos amigos de mi antiguo barrio, en honor a los muertos que deambulan por las calles de Chile.

2 comentarios

  1. así es mi estimado hermano los terremotos no solo borran ciudades, también descubren realidads. descubren lo horrendo de antes, la flojera de una colaición acomodaticia que hasta ahora no ha puesto los puntales que Allende inició, es decir, la soberanía de la patria, la dignidad del pueblo. volver los ojos al pueblo, a su organización. esa debe ser la consigna para que se abran las grandes alamedas.

  2. El mundo es uno solo; todos habitamos el mismo y único planeta. Que Dios no permita más desgracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: