Publicidad y farándula; retórica y más corrupción

Por: Paul Walder
Fuente: http://www.elclarin (09.12.09)

La privatización de lo público no sólo corresponde al proceso iniciado hacia el último tercio del siglo pasado y profundizado hacia su última década a través del traspaso completo de los medios de producción públicos y los recursos naturales a las grandes corporaciones. Corresponde también a la renuncia del Estado a la creación de ideas, de sentido, de intereses, de conciencia colectiva, actividad que entrega a estas corporaciones.

El Estado, que representa el interés público, dimite no a favor de los ciudadanos o de las organizaciones que los interpretan, sino a favor de los grandes conglomerados económicos, ante los que capitula. Con las retóricas post Guerra Fría que dieron alimento a la globalización neoliberal y a una falsa relevancia de las individualidades y sus libertades, los estados, hoy comprimidos e inhibidos, traspasaron el poder que alguna vez le habían otorgado los ciudadanos a la gran empresa globalizada. Ha sido una fusión de estos dos grandes poderes, surgida, por cierto, de una traición de las elites hacia los individuos representados.

Este fenómeno lo vemos como un creciente mal en todas las áreas de la economía, todas privatizadas y todas concentradas en una pocas corporaciones. Pero el mal es más evidente cuando la generación de sentidos de vida se le ha ofrecido a estas empresas, proceso diario canalizado a través de los ubicuos medios de comunicación, millonarias campañas publicitarias y actividades de lobbying que presionan a los gobiernos y parlamentarios. Tras la cesión de los derechos públicos a los doblemente poderosos privados, aquello entendido como lo público, el sensible espacio social, ha pasado a ser territorio y pasto de transnacionales. La orientación de los intereses y aspiraciones de las personas, de su sentido de vida, está modelada por la gran empresa. Y bien sabemos cuál es su único objetivo.

La televisión, pero no sólo la TV sino todos los productos anexos, desde ciertas radios a toda o casi toda la prensa diaria escrita, es la primera pantalla de este proceso de privatización, concentración y modelación de las ideas. Porque la televisión privada ha pasado a ser, en algunos casos, un cómodo y satisfecho rehén de sus avisadores, y en otros una extensión de ellos, así como el ciudadano expuesto a la televisión –lo que hace con deleite- es un prisionero, satisfecho sólo en la apariencia, de los contenidos de la televisión.

En esta viciada estructura del mercado mediático, la comercialización de los contenidos de televisión comercial –TVN es pública sólo en su nombre- es también corrupción, así como lo es el cartel de las farmacias y la colusión en los precios de los medicamentos. La fusión entre información y publicidad genera un producto de masas cuyo objetivo principal en el lucro y los secundarios la cristalización del statu quo y el control social.

El traspaso de aquellas figuras de la farándula desde espacios propios de la entretención o la información a la publicidad es la cara más evidente de la corrupción. Porque es el mismo medio, a través del “prestigio” de su “estrella”, el que hace la publicidad. Es el canal al servicio de la tienda de departamento, de la farmacia, del banco. Es TVN, Megavisión o Canal 13 promocionando de manera explícita y desvergonzada los supuestos beneficios de una marca.

Podría argumentarse que es un negocio entre privados. Pero aquí hay un tercer actor, que es el expuesto ciudadano, inerme ante la extendida y profunda presencia de la televisión. Tanto o más indefenso que ante el cartel farmacéutico o financiero. Porque esta maquinaria mediática, que se extiende hacia profundos aspectos de la vida doméstica y social de forma reiterada y obsesiva, se reproduce y amplifica en las otras emisoras: más parece un enorme monopolio comunicacional que diferentes actores en un competitivo mercado.

Si observamos un espacio publicitario en cualquier canal en el horario nocturno podemos establecer una evidente relación entre la generación de contenidos, que es finalmente sentidos de vida, y la concentración del poder económico. Son las tres o cuatro casas comerciales, seguidas por los dos o tres supermercados y marcas de consumo masivo los que lideran el tiempo publicitario, conducido, así lo podemos ver, por figuras conocidas de aquellos mismos canales. El “líder de opinión” de la casa televisiva tiene otro amo: está también al servicio de la casa comercial. Aun más: la televisión como institución está al servicio de la gran corporación, la que finalmente establece los contenidos.

¿Qué pensaríamos si el ministro de Hacienda nos recomendara por la televisión un banco? Aunque la televisión sea privada y basada en el lucro, la exposición de un personaje de alta presencia pública para objetivos comerciales debiera llevarnos a un rechazo similar. Se trata de generar confusión entre roles y afectos para obtener el único valor empresarial, que es la ganancia.

La fusión entre información y publicidad es engaño, es corrupción, es abuso. La ubicuidad de los grandes intereses económicos se refuerza día a día en la modelación de conciencias, en la creación de un sentido de vida que pasa por el statu quo en lo político y el consumo en lo económico. Aquí está la esencia de este mal.

PAUL WALDER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: