Imágenes a granel

Por: Rosa María Aro
Fuente: http://www.portalrodriguista.org

Una de las cosas que siempre me ha atormentado, es la abundancia de imágenes que agravian nuestros sentidos y que pretenden ser benéficos intentos de “embellecer” nuestros espacios cotidianos, a la vez que dicen representar el rostro de la libertad, de mercado por supuesto. La publicidad pretende plantear maneras gráficas, entre otros medios, estimulantes y llenas de “creatividad” sobre soportes siempre innovadores que buscan llamar la atención de un modo “atractivo y agradable.” La violencia con que estos anuncios nos provocan trasciende y limita con nuestra capacidad de resistencia para algunos, pero por otro lado, y en la mayoría de los casos, es una de las formas de condicionamiento más elegantes, anhelada y aprobadas por la ciudadanía, de tal modo, que pasan a ser parte de nuestro quehacer diario, e imponen una anhelada pauta de comportamiento y de ser.

La vieja disputa entre los divergentes fines de la publicidad y la propaganda a estas alturas ya nada tiene que hacer. Creímos en algún momento que la publicidad tiende a la obtención de beneficios comerciales, en tanto que la propaganda a la propagación ideológica, hoy todo es uno y lo mismo. Estamos viviendo en un mundo ideologizado, unilateral, como dice el poeta Uribe, “las ideologías no han muerto, hay una sola ideología que cubre el globo entero, es la Capitalista Neoliberal de Mercado Desregulado”.

Toda imagen, sea más o menos conciente de ello reviste un contenido ideológico innegable. Fue realizada por alguien y para algo, son la imagen de la realidad creada por y para una cultura particular que busca con ello legitimarse, convertirse en la alternativa única y natural.

En ese sentido, nada tienen de “creativos” aquellos que nos condenan, con mano invisible, pero estrepitosa, al circulo del rebaño o de la compra y venta. Por otro lado, el arte articula sentidos que nos liberan, liberan el sentido para dar al deseo la libertad de desear otro mundo. Por eso existe una contradicción vital entre arte y mercado.

*Hoy, con la masificación computacional y la cultura Internet existe una nueva forma de difusión popular; son esos cándidos correos electrónicos transmitidos por oficinistas en tiempo de ocio, que reproducen la ideología del sistema de manera burda, difundiendo contenidos sexistas, racistas, clasistas y abiertamente poco cercanos a los valores de humanismo, solidaridad y justicia que anhelamos.

Ellos propagan importantes mensajes culturales organizados ya con cierto modo de significación para perpetuar el sistema de dominación.

Nada tengo en contra del humor o el tiempo de ocio, todo lo contrario, son la base de las instancias creadoras, pero en el sentido liberador.

Antes de presionar “reenviar”, deberíamos intentar comprender mejor el contenido de esas presentaciones, después de la risa fácil, o el impacto agresivo sorpresivo, después de la escasa feromona perdida o el sentimiento de compasión y miedo por cadenas vejatorias que te condenan a morir sin amor o fortuna. Se hace obligatorio, profundizar en los contenidos de estos mensajes. Comprender cómo somos condicionados y manejados por todo clase de imágenes, es comprender a la vez que corresponden a un programa que puede ser desarmado, y desde esta perspectiva ocupar el lugar que nos corresponde cuando hacemos nuestro el canto de víctor jara que dice “porque de todo elemento, el hombre es una creador”.

* Véase: “La poesía como modo de acción” Juan Calzadilla, Revista Casa de las Américas nº 244, 2006

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: