La Política, el dinero y el deporte

Por: Eltzo Kutrukuz |
Fuente: http://www.kaosenlared.net (26.08.09)

Nueva propuesta para el Símbolo del Olimpismo y el Deporte Durante mucho tiempo ha habido quienes han tratado de convencer a la gente de que no existe relación entre la política, el dinero y el deporte. Lo triste es que muchos han aceptado estas aseveraciones sin mucho análisis. Ya se sabe que, por separado, nadie duda que existe una relación fuerte y duradera entre la política (y sobre todos los políticos) y el dinero (y los que lo tienen en abundancia); en ningún país del mundo, y mucho menos en aquellos más ricos, ninguna persona llega a ocupar cargos políticos de cierta envergadura si no cuenta con una maquinaria de propaganda y apoyo (llamada partidos, lobbies, equipos de campaña, etc), que para funcionar, necesita dinero, mucho dinero. Creo que no hace falta decirles quien ó quienes tienen ese dinero; esas empresas o personas invierten en esos políticos a cambio de ciertos “favores” (algunos, como Berlusconi, encuentran la fórmula perfecta: invierten en sí mismos, y por lo tanto, no tienen que hacer favores a más nadie).

Bueno, en el caso del deporte, tal vez el bueno del Barón de Coubertain soñaba con que el dinero no corrompiera el deporte y su amado movimiento deportivo, pero eso cambió radicalmente; cierto que no empezó por las competencias atléticas, pero pronto, y cada vez con mayor fuerza, el deporte se ha ido convirtiendo en un negocio (a big bussines), donde hombres y mujeres son cada vez mercancías de mayor valor.

Las nuevas versiones del Circo romano pasaron del coliseo a las canchas de fútbol, los terrenos de béisbol, los tableros de baloncesto, los court de tennis, las pistas de atletismo, etc. Y sí que son efectivas. Distraen de maravillas a la gente, sobre todo a los del sexo masculino; esa es una fórmula perfecta, junto a las telenovelas y los supershows de las megastars de la música internacional; los ciudadanos de las nuevas romas se olvidan de sus problemas ante los televisores, y no les preocupa la política ni que las transnacionales están acabando con el planeta; solo mazazos como el 11 de septiembre de 2001 en New York, el 11 de marzo de 2004 en Madrid ó que alguno que otros soldado nacional llegue en una caja negra desde un “oscuro lugar del mundo” lo perturba un poco, pero, no importa, están La Liga, La Copa, La Champions, La SuperCopa, la ReCopa, la RecontraCopa, la recontraRecontraCopa, los Derbis, etc.

Todo perfecto para poner el cerebro y los sentimientos de solidaridad en la nevera. Los Juegos Olímpicos se convirtieron primero en área de confrontación entre las superpotencias y sus aliados, compitiendo tanto en el plano deportivo como en el de la fastuosidad; luego, desmerengado el Campo Socialista y la URSS, ha continuado el esfuerzo de cada país por demostrar su potencial y su riqueza; cada vez está mas lejos de los países pobres y pequeños la posibilidad de realizar unos juegos olímpicos. Los directivos de las grandes organizaciones deportivas se han convertido en mercaderes que disputan sin pudor los mercados y los beneficios que aportan las competencias, sin importar poco o para nada cualquier otra cosa que no sea el dinero; se excluyen ó incluyen deportes de los Juegos Olímpicos en base a los acuerdos comerciales o beneficios que puedan dar; la exclusión del béisbol es un ejemplo; cómo no logra el COI que los dueños de equipos de Grandes Ligas norteamericanas permitan que sus jugadores vayan a las Olimpíadas, ya que habría que detener por unos días la llamada Gran Carpa, pues sencillamente se eliminó este deporte y se pone el golf, que si asegurará que los Tiger Woods y compañía vayan a estas competencias (y la plata que arrastra este “deporte” de ricachones y vividores).
Las trifulcas entre la FIFA y el COI también amenazan con excluir al fútbol de los juegos olímpicos; se sabe que a nivel mundial es este el deporte más seguido, el que más beneficios económicos reporta (hace poco, el club Barcelona, en una gira por los EE.UU. ganó mas de cinco millones de dólares; eso en un país que no es precisamente la meca de ese deporte y en medio del torneo de las Grandes Ligas). Ni se diga cuanto dinero aporta la Copa del Mundo; el COI lógicamente quiere meter sus garras en esos caudales, y quiere que todos los grandes “cracks” vayan a las Olimpíadas; parece que este diferendo entre Blatter y Rogge terminará con la exclusión del fútbol, pues no hay suficiente plata para que estos dos tiburones se contenten. Y luego hay que satisfacer a dragones como Florentino, Laporta, Berlusconi (que también es dueño de un equipo de fútbol, entre otras cosillas), que no se contentan con migajas. La otra cara del problema es el robo o abducción de deportistas; cada vez mas los atletas de África, América Latina, etc, pasan a formar parte de los equipos deportivos y las delegaciones de los países ricos, sobre todo europeos, algunos países de Golfo Arábigo Pérsico e incluso EE.UU.

Las excepciones como las de Félix Sánchez, el deportista dominicano que no ha dejado de defender la bandera de su patria son excepciones. Así vemos que personas nacidas y muchas veces entrenadas en cualquier país africano, alguna ex colonia ó posesiones de ultramar se exhiben ufanas en un estadio deportivo paseando la bandera de su anterior metrópoli ó de otro país con suficiente dinero para pagarle lo que jamás ganará en su patria; quizás no faltará poco para que un día se sustituyan los famosos cinco aros olímpicos por una nueva insignia que enlace el signo del dólar con el del euro, la libra esterlina, etc. Y no importará el color de la piel ni las facciones diferentes, si aporta medallas; otra cosa pasa si vienes en una patera huyéndole al hambre y a la guerra.

En el caso de Cuba, es muy interesante que cuando un deportista cubano abandona su equipo durante una competencia, los países ricos los acogen como “perseguidos políticos”. Es una forma muy curiosa de perseguir políticamente a alguien entrenarlo durante años empleando instalaciones y recursos costosos, técnicos altamente calificados, pagándoles viajes y estancias en competencias internacionales. Y qué propaganda reciben. Las principales noticias deportivas sobre Cuba no son que siendo un país pequeño, pobre y bloqueado está en la élite del deporte mundial, sino si tiene o no desertores en una competencia tal ó mas cual. Así que todo está mezclado, deporte, política y dinero. Y no tengo que decirles qué es más importante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: