Travestida para transgredir

Por: Clarisa Palapot
Fuente: Revista “Socialismo o barbarie” (Año 1, N° 3, Octubre 2002)

Entrevista a Lohana Berkins*

*Lohana Berkins es una activista travesti argentina premiada en 2003 con el Premio Felipa de Souza por activismo por los derechos civiles de las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de la Comisión Internacional por los Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (IGLHRC). En 1994 Berkins fundó la Asociación Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT) con el propósito de educar y politizar a los travestis argentinos lunchando contra la pobreza y el desempleo. También es miembra del Partido Comunista de la Argentina.
———————————————————————

Cuando surgió el Código de Convivencia Urbana en Capital Federal, todos los periodistas del régimen denunciaron noche y día un ataque a la moral y a las buenas costumbres. Con la despenalización de la oferta sexual callejera, la doble moral burguesa había llegado a la pantalla una vez más. Los travestis fueron el blanco predilecto de la hipocresía de la sociedad. Cuando todos los partidos del poder dieron marcha atrás con la propuesta, la TV y los diarios se olvidaron del asunto, y los policías volvieron a sus viejos negocios. Lohana Berkins, dirigente de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti (ALIT), no perdió la memoria, y en el camino encontró muchas cosas más para contar.

¿Cuál es la situación general del movimiento travesti?

Del logro que más me enorgullezco es de que muchas travestis hemos dejado de ser víctimas pasivas para ser víctimas activas. En la medida en que nosotras vamos cambiando, la sociedad va cambiando. Y es porque nosotras nos volvimos sujetas peligrosas. Primero sujetas de conciencia, después sujetas de derecho y sujetas demandantes. Por ejemplo, el año pasado decidí terminar el secundario. La directora, cuando fui por primera vez, me dijo que no había vacantes, y no es un colegio con un ingreso estricto ni nada de eso. Mi logro en lo personal fue decirle: “mire señora, revea su situación porque yo le voy a iniciar un juicio que usted no se lo va a olvidar jamás”. Ese es el cambio, obligar a todo un colegio a convivir, o por lo menos a respetar a una travesti, y la experiencia es maravillosa. Fui elegida como delegada para el Consejo de Convivencia, soy la más popular del colegio. Las compañeras travestis también lo van haciendo. Unas chicas tomaron un hotel donde trabajaban y eran muy explotadas: esas son sujetas demandantes. Le están diciendo al Estado: primero, no nos van a poder atropellar tan fácilmente porque tenemos derechos. Y segundo, quiero dignidad de derechos como cualquier otro.

¿Cómo te definís sexualmente?

En una sociedad que te obliga a definirte como hombre o como mujer, es más divertido decir: soy travesti. Lo ideal sería que cada uno pudiera hacer, ser y tener la imagen que quiera. La pregunta que yo me hago es si en esta sociedad tan alineada, tan educada, tan etiquetada, todavía se puede hablar de instintos primarios y deseo puro. ¿Hasta dónde estructuramos el deseo? La opresión, desde el punto de vista de las travestis, tiene que ver con que sólo se puede ser hombre o mujer en el esquema sexo-género (que implica que a una condición biológica le corresponde un determinado rol social y un deseo; mujer=madre=ama de casa). Esta sociedad se pone un poquito permisiva –un poquito–, y dice: pueden ser gays o lesbianas. Y justamente el travestismo viene a producir un quiebre. ¿Por qué tengo que elegir entre los dos géneros, como si estos géneros fueran la panacea del mundo, uno por opresor y la otra por oprimida?

Prostitución y travestismo: ¿Cuál es la relación?

La prostitución sigue siendo la única alternativa. Nosotras no podemos hablar de que acá se elige la prostitución. Se podría hablar de elección si pudiéramos acceder a trabajos comunes. Entonces sí, yo opto y puede que sea todo tan democrático que esté eligiendo prostituírme. Pero no es el caso de las travestis, que no tienen otra alternativa. Y el efecto más lamentable, más que la prostitución, es que nosotras no podamos concebir el travestismo sin la prostitución, nosotras nos constituimos en la prostitución, no para la prostitución pero sí en la prostitución.

No éramos todos ni tan libres ni tan iguales…

Yo primero pensaba que la prostitución era un hecho que dependía totalmente de mí, que yo decidía ir y pararme en la esquina. Un día deje de estar alienada y me di cuenta de que la prostitución no era una hecho fortuito, alimentado y creado por mí, sino que tenía que ver con un hecho mucho mas perverso sostenido por todo un sistema. La prostitución es causada por la pobreza y la corrupción del Estado.

¿Cómo es la relación de los travestis con las prostitutas?

La vida de las travestis esta ligada a la vida de las prostitutas, hay un paralelismo y un entrecruce de historias, que lamentablemente es la historia de la opresión. Tenemos distintas caras de un mismo opresor. Después las mujeres tienen su propia historia.

¿Cómo entendés el patriarcado?

Yo siempre digo que soy doblemente Judas. Los hombres sienten que nosotras somos traidoras al patriarcado, porque teniendo el pene, el símbolo, renunciamos al poder. El segundo cuestionamiento viene por rechazar la imagen de mujer que propone esta sociedad. Lo que a mí me pasa en la vida, me pasa justamente por llamarme Lohana y por portar el estandarte de la imagen femenina. Porque si yo me hubiera quedado como un gay clase blanca, con título universitario, no me hubiesen pasado las mismas cosas. En todos los ámbitos de su problema –la mujer negra, la mujer lesbiana, la mujer prostituta, la mujer que abortó, la mujer profesional– la mujer tiene una historia parecida a la nuestra.

¿Qué pasa con la imagen del travesti?

Yo pienso que cuando voy a una nota, los que no me conocen esperan que venga el estereotipo de la travesti, y se encuentran con otra cosa. Empecé a romper con el estereotipo cuando empecé a vivir como quería. Las travestis me dicen que parezco una lesbiana. Ellas están ahí con sus tacos y yo sin nada. Ese imaginario que ellas tienen de una lesbiana también es un problema. Estamos tan encasilladas. También el uso del jean, antes yo hablaba con las chicas y les decía: no vayan como Greta Garbo al Coto a las diez de la mañana. No es por cercenar tu libertad, vayan un poquito más tranquilas y se evitan una situación de violencia. Nosotras ocultamos que tenemos pene, y a eso le llamamos trucarse. Un día fui a un lugar y había una chica destrucada. La segunda vez lo mismo. La tercera, me dije: que tarada que soy. Me relajé y empecé a disfrutar de la libertad de ella. Y pensé que si no, yo también entraba en el círculo de la hipocresía. Si yo sabía que ella tenia pene, y yo también tengo.

¿Cómo empieza esta crítica a los modelos sociales?

Cuando nosotras iniciamos el movimiento travesti íbamos a las reuniones y las lesbianas feministas ponían en palabras todo lo que nosotras estábamos pensando. Cambié primero la visión del mundo. Y después mi visión de mí misma. Empecé a mirar para adentro, a hablar, a poner en palabras lo que toda mi vida había significado una acción. Antes era muy misógina, hasta que empecé un camino muy interesante que es el de conocer a las mujeres reales. No la mujer comercial, la que siempre esta divina, sino la que vive lo cotidiano.

¿Y la discriminación?

Las travestis estamos atravesadas por todas las discriminaciones: pobres, prostitutas, analfabetas y golpeadas. Hice un taller de violencia doméstica y me paralicé, porque cuando una mujer hablaba, yo pensaba: eso me pasó a mí. Pero a mí no me lo hizo un hombre en particular: me lo hizo la sociedad. La sociedad me aisló, me disminuyó, me hizo sentir una mierda. “Vos mariconcito de mierda, yo te encarcelo, te mato como perro y no digo nada”. Ese cuadro, esa minusvalía, a mí me la implantó la sociedad. Esta es una sociedad golpeadora. Lo que pasa es que en Argentina todos los movimientos están dirigidos por la burguesía, por eso nunca llegan a la verdadera revolución, ni productiva ni de nada.

¿Te referís a la izquierda también?

La izquierda también, sí. Para mí no hay algo tan antidemocrático como los partidos políticos: estructuras patriarcales fuertísimas donde se decide lo que el feudo quiere.

¿Cuál es la alternativa?

Yo creo que lo primero es intentar que las organizaciones no se conviertan en estructuras y volver al trabajo de base. Es fácil hablar cuando el problema es de otros. Acá falta discusión y participación de los verdaderos actores sociales. Yo voy a sentir que hay participación cuando Elena Reynaga (presidenta de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina) sea diputada y yo discuta con ella. Cuando sea Elena la que hable de la prostitución, y cuando los obreros estén donde tienen que estar.

¿Te parece que dentro del capitalismo se puede producir el cambio?

No. Yo creo que hay que desmantelar las estructuras. Y eso se hace generando verdadera participación de los actores sociales. Y el cambio no pasa porque las mujeres tengan el poder: honestamente, en Graciela Fernández Meijide me cago; en la mujer de Chacho Alvarez, también. Creo que el fascismo no tiene género. Si mañana una travesti viene y me dice que se va a hacer policía, yo la vomito encima y se acabó la historia; para mí deja de ser travesti. Creo que el poder es corruptible porque hay una estructura corruptible, entonces no importa si hay mujeres o varones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: