En la era de los cooptados y acomodaticios

Por: Víctor González
Fuente: http://www.g80.cl (03.09.08)

Siempre desde la izquierda, tenemos el ejercicio de criticar el accionar de los enemigos de clase y sus circos mediàticos y sus quehaceres en todos los planos.

Sin embargo, cuando ello adquiere el sello de una situaciòn eterna, que consume energìas y tiempo, se transforma en un escollo a la hora de buscar caminos dignos que ofrecer al pueblo. Pues, quizàs, lo realmente importante sea el no mirar hacia adentro y no ver nuestras propias caìdas y la falta de claridad, nuestra responsbilidad en no levantar alternativas de cambio creìbles…Se ha hecho esta autocrìtica, pero luego de ella los autolacerantes, por decirlo de un forma, ven mermados sus ideales y la idea del fracaso los desdibuja en forma violenta…luego, sus caminos van derechamente al repudio y a renegar de lo que postularon en su momento. Especìficamente son los desencantados de la izquierda post golpe, y post dictadura, generaciones hermanadas en la traiciòn y que ahora visten ropajes de los màs recalcitrantes Neoliberales, Concertacionistas y adoradores de la obra de la dictadura, son los pseudo lìderes, los miles de operadores polìticos y funcionarios de gobierno, muchos de ellos ex- colaboradores de Allende, ex-presidentes de federaciones de Estudiantes de los ochenta y los màs, revolucionarios de pensiòn universitaria, campeones de la lucha callejera, son los Judas que olìmpicamente volvieron al terruño desde el exilio asombrosamente renovados los unos, y los que se quedaron acà, abrazando las màs extremas posiciones contra la dictadura y hoy se pavonean en los Intendencias, Seremis, entregando asesorìas y demases, administrando entusiastamente el sistema heredado del oprobioso règimen militar. Son traidores, pues compartieron el caminar del Presidente màrtir y de una generaciòn de jòvenes patriotas que entregaron su vida en las calles del Chile protestero y ochentero, y que hoy no les tiembla la mano al cobrar los cheques de su pega a tiempo completo. Màs dignos son los que de la trinchera enemiga representan los intereses de su clase y defienden la obra del dictador…

Es de esperar que la esperanza que en un minuto levantò en muchos chilenos dignos, la idea de otro Chile, no sea definitivamente destruida por quienes, hoy desde su posiciòn de privilegio comparten las migajas entregadas por el enemigo, en una transiciòn pactada entre gallos y medianoche.

Víctor Hugo González

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: