El terrorismo patrocinado por los Estados.

Por: Benedicto Jiménez
Fuente: www.elpacificador2008.blogspot.com (04.03.08)

El terrorismo del Siglo XXI es tan peculiar que no se puede comparar con la guerra de Vietnam. Es llamado por el coronel retirado Robert Killebrew como un «Viet Cong Global». Vivimos como mundo globalizado una confrontación bélica de distinto tipo, anunciada por autores como Alvin Tofler (en las guerras del futuro) y Umberto Eco (en la nueva Edad Media).
La lucha contra el terrorismo no será una ofensiva con blancos predeterminados. La clásica niebla de la guerra descrita por el clásico militar prusiano Carl Von Clausewith resulta en estos momentos más espesa que nunca para la primera potencia del mundo. La erradicación del terrorismo no será fácil ni rápida, servirá para poner los cimientos del nuevo orden internacional que lo tiempos y las circunstancias demandan.
La administración Busch tiene un «agujero negro» estratégico. Se está gestando un nuevo modelo de estructura terrorista. Un terrorismo más pre-apocalíptico que postmoderno. Existe un terrorismo futuro del que el atentado en el metropolitano de Tokio a mediados de marzo de 1995, marca un hito de partida.

Lo que ha sido vencido es el terrorismo del pasado, un terrorismo residual, sin lugar, en el mundo de la tecnología avanzada y de las comunicaciones. La derrota del terrorismo clásico, no hace sino abrir las puertas a la posibilidad de un terrorismo capaz de competir en el nuevo marco tecnológico, industrial y social.

Hasta ahora el terrorismo ha sido un producto de las ideologías políticas (nacionalismo, marxismo, fascismo, fundamentalmente), pero estas han entrado en crisis. Mientras el terrorismo ha sido suministrado por ideologías políticas su destino ha estado íntimamente ligado a ellas.

La quiebra de las ideologías hace que el futuro terrorismo haya nacido al margen de las mismas y particularmente de un proceso de patología social que se muestra en las rupturas del hombre con todo lo que le rodea: ruptura del hombre con la sociedad, ruptura del hombre con sus hijos, ruptura del hombre con su pareja, ruptura del hombre con el medio ambiente, ruptura del hombre con el sistema político, económico o social, ruptura del hombre con la religión, ruptura del hombre consigo mismo, etc.

EL TERRORISMO PATROCINADO POR LOS ESTADOS

Esta es la nueva visión que parte de los estrategas norteamericanos: El terrorismo patrocinado por Estados usado como instrumento de política exterior.

Existe tres tipos de terrorismo:
Terror como terror . A principios del siglo. Es el tipo de terrorismo que usualmente tiene sus raíces en grupos étnicos o separatistas (separatistas vascos, ira, ogros grupos étnicos ).

Terror revolucionario. Fines de los sesenta. Nace una nueva clase de terrorismo, fundamentalmente urbano y más ideológico en su naturaleza.
 
Terrorismo patrocinado por Estados. Usado como instrumento de política exterior. Es un instrumento para que los Estados obtengan ciertos objetivos políticos. El Estado puede apoyar a cualquier grupo terrorista si sus objetivos o tácticas sirven al Estado.
Es más, el Estado puede crear un grupo terrorista con el propósito de servir al Estado. Existen una diversidad de propósitos para el terrorismo patrocinado por un Estado: desestabilización de un Estado o región, la intimidación o la amenaza o la diplomacia coercitiva.

Esta tesis es planteada por los Estados Unidos con un claro o objetivo de legitimar internamente tanto las medidas de fuerzas, como el incremento del presupuesto militar destinado a enfrentarlo desata un terrorismo verbal al manipular estadísticas y al darle al terrorismo una dimensión en donde se subraya el supuesto patrocinio de los movimientos de liberación y en donde se incorpora el apadrinamiento de los estados pertenecientes al «otro bloque».

Amplia la dimensión política y militar del terrorismo de manera impresionante, para aplicar una política de fuerza, tanto interno (convencer a la opinión pública norteamericana deque el terrorismo y por vía de éste, cualquier nivel de la Guerra de Baja Intensidad, puede afectar a cualquier ciudadano estadounidense en su propio territorio o en el extranjero) y el externo (legitimando la posibilidad de dar golpes preventivos y de represalias en contra de estados patrocinadores de terrorismo).

El terrorismo dentro de la nueva visión es asumido como un modo de guerra frente al cual se plantea la necesidad del «uso prudente, limitado, proporcionado «del poder militar. Esta dimensión (política y militar) encontrada al terrorismo empieza a ser impulsada a raíz del atentado en que mueren más de 200 marines en el Líbano, en octubre de 1983. Para el Pentágono significó una derrota estratégica.

Ello implica también un cambio en el nivel operativo de la guerra, que resalte la importancia de lo golpes quirúrgicos. Es una táctica de valor estratégico, es un modo de guerra (en la medida que está patrocinado por Estados), es una guerra perpetua sin fronteras, es un arma definitiva que puede habilitar a naciones con fuerzas militares inferiores para ganar un grado de igualdad estratégica con mayores poderes industriales del mundo, ya que es una alternativa de adquisición de armas nucleares y al desarrollo de grandes fuerzas convencionales.
El terrorismo patrocinado por los estados ha añadido una nueva dimensión al concepto de campaña como operaciones sostenidas diseñadas para derrotar una fuerza enemiga en un espacio especifico y tiempo, con batallas simultaneas y secuenciales.

Para obtener los necesarios apoyos se ha recurrido a una justificación supuestamente basada en el Derecho Internacional, idéntica a la que se asume para la reversión de procesos: el derecho de los estados para usar la fuerza en ejercicio de su derecho a la autodefensa individual o colectiva: El derecho a la autodefensa.

Asa Hutchinson, uno de los zares de la lucha contra el terrorismo considera la lucha contra el terrorismo como una lucha global que no se restringe al territorio norteamericano y que se debe prevenir eventuales ataques incrementado la inteligencia y compartiéndola con su país. Solo con inteligencia se puede llegar al centro de la guerra contraterrorista, conocer su esencia, naturaleza de la guerra o lucha política.

Pero la inteligencia debe disponer del soporte legal que ampare,permita y facilite su labor de investigación y aprovechamiento de los elementos probatorios que se obtiene en esta fase. El trabajo de inteligencia debe ser permanente y de dedicación exclusiva.

Además de las operaciones militares, se debe lograr cooperación de inteligencia terrorista con alcance global y ganar la colaboración policial. Las dimensiones crucial de una batalla son las operaciones secretas, la recolección de información y el trabajo policial.

EL NARCOTERRORISMO

Es un híbrido jurídico. Un nuevo ángulo que se ha buscado para magnificar la amenaza terrorista en la sensibilidad del pueblo norteamericano es su supuesta vinculación con el narcotráfico internacional. La relación de ambos se establecen en términos tácticos, pero existe diferencias de objetivos.Los narcotraficantes proporcionan a los terroristas canales para transportar armas y equipo, así como dinero; los terroristas corresponderían con puertos de tránsito seguros para la droga. La campaña norteamericana para promover esta visión se ha puesto en marcha.

Publicado por EL PACIFICADOR2008 BENEDICTO JIMENEZ

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: