La democracia.

Por: Grupo de Lucha Proletaria
Fuente: www.mariposasdelcaos.cjb.nethttp://www.geocities.com/grupolp/

 
Vocabulario básico:

A fin de que nuestros lectores comprendan mejor nuestras afirmaciones presentamos este vocabulario básico para que se vea hasta que punto de deshumanización nos ha conducido la sociedad del capital.

Ciudadano: Categoría a la que somos reducidos los proletarios, luego que nos fueron quitados los medios para satisfacer nuestras necesidades, hace siglos, por la clase privilegiada que hoy los usa a su antojo. Para encubrir las diferencias entre pobres y ricos las leyes y constituciones elaborados por los legisladores de la clase dominante pretenden que en realidad todos somos “iguales ante la ley”. La finalidad es que pretenden que olvidemos nuestras diferencias de clase, por el hecho de tener el derecho de votar o mayoría de edad. La ciudadanía es la consagración del proletario convertido en individuo burgués.

Mercancías o mercaderías: Son todos aquellos objetos fabricados para el consumo (lápices, zapatos, chompas, etc). Por un lado son producidas utilizando la fuerza de trabajo de los proletarios obreros y por otro, se intercambian en los mercados generándole a los dueños de fabricas y talleres, gigantescas ganancias. Por lo tanto, la mercancía es el centro, el ombligo en torno al cual gira toda la sociedad en que vivimos. La vida dentro de esta sociedad no es lograr la felicidad y el bienestar de todos los seres humanos sino una competencia brutal entre todos por conseguir la mercancía máxima: el dinero.

Burguesía: Clase social de los ricos; agrupa a los llamados “inversionistas” o “empresarios”, dueños de fabricas, talleres y tierras. Es una clase parásita y chupasangre, aliada de todos los gobiernos de turno. Necesita que los proletarios le entreguemos nuestro trabajo durante 8,10 o 12 horas a cambio de un salario, que nos convierte en esclavos modernos, asegurándole así sus ganancias.
La burguesía se organiza en partidos políticos (de derecha, de centro, de izquierda) a fin de manejar el estado de acuerdo a sus intereses, por medio de la democracia, en periodos de paz social, y, mediante dictadura civil o militar, en épocas de protesta popular.

Proletariado: Clase a la que pertenecemos todos los que tenemos que vender nuestro trabajo a otros (el capitalista) para poder sobrevivir y dar de comer a nuestros parientes. Nuestra clase tiene un origen muy antiguo, desde la aparición de las primeras sociedades de clase (Mesopotamia, Egipto) hace 5 mil años. Desde la época de esclavitud los proletarios intentaron liberarse de la explotación: desde la gran rebelión de Espartaco, antes de cristo hasta los movimientos anticapitalistas en México con Zapata, la revolución rusa del 17 o la española de 1936.
El objetivo de los proletarios debe ser invariable: acabar con la explotación del hombre por el hombre, acabar con la esclavitud asalariada y establecer la igualdad en todo el mundo, recuperando la verdadera COMUNIDAD HUMANA.

0. PRESENTACIÓN.

La realización de este texto se hacia imprescindible; era necesario que alguien iniciara ya la critica de la democracia. Hoy mas que nunca, cuando todos los medios de comunicación (radio, televisión, prensa) y las Instituciones (partidos, universidades, colegios, clubes, iglesias); en fin, todos los sectores sociales reivindican a voz en cuello su espíritu democrático.
Los objetivos de este folleto son claros: Dar a conocer de donde vino la democracia; para que sirve y a quienes beneficia de verdad. La critica no viene de ahora, al contrario, otros proletarios anteriormente a nosotros lo vienen haciendo desde el siglo XIX; nosotros no somos sino continuadores de esa línea militante.
Consideramos necesario analizar la democracia que, como un objeto sagrado, se ha tornado intocable y pensamos que no debe ser así; el espectáculo electoral que empezamos a presenciar es miserable, decrépito, mas que patético; ya los vemos: payasos, arrastrados, actores, excelentes charlatanes, mercachifles que ofrecen de todo, en fin, adjetivos hay muchos. El asunto es que nosotros y tu, amigo lector, seremos obligados a votar por algunos de esos fantoches defensores del capitalismo, del sistema en que los ricos mandan y los pobres obedecemos. A esos le llaman “Cumplir nuestro deber ciudadano”.
Aclarémoslo de una vez: En una sociedad injusta, los ciudadanos “iguales ante la ley” no existen; lo que existe son solo dos clases sociales enfrentadas entre si, la burguesía y el proletariado. La Democracia es el orden que mantiene esa realidad. Por eso los proletarios debemos estar fuera y contra la democracia. Esperamos que este folleto sirva para que tu también asumas esa posición.
I. EL ORIGEN HISTÓRICO DE LA DEMOCRACIA.
De la ruptura de la comunidad primitiva a la monarquía del Estado.

Hace miles de años los grupos humanos se organizaban en pequeñas bandas de cazadores recolectores, pequeñas sociedades sin clases ni explotadores que hoy llaman Paleolítico. La aparición de la agricultura en diversas partes del planeta (Mesopotamia, Egipto, Centro América, Perú) trajo como consecuencia la desaparición de las comunidades iniciales y su sustitución por aldeas sedentarias, donde se constituyó un grupo de especialistas en la observación del cielo y sus ciclos relacionados con las lluvias y sequías. Este grupo, utilizando dichos conocimientos y haciendo creer a los demás habitantes que eran los elegidos “por los dioses” para comunicarse con los hombres, hicieron que la gente produjese mas cebada o maíz de la necesaria para la comunidad. Se habían generado pues los EXCEDENTES base material para la reproducción de todas las clases dominantes. Esta casta sacerdotal devino luego en los reyes -sacerdotes y luego los reyes-guerreros dando origen a las primeras ciudades-Estado. En todos lados es lo mismo: Ur, Uruk, Babilonia, Menfis, Biblos. En Grecia, pasa lo mismo, surge la civilización, el poder del rey que ya es dueño de las tierras y de los trabajadores que viven en ella. A la vez estos reyes empujan a sus subordinaos a apropiarse por la fuerza de las riquezas de otros pueblos. El “arte de la guerra” promovió el surgimiento de los especialistas en el robo y los saqueos a granel. Según la cínica frase de Aristóteles, el pillaje “también es una forma de industria”.Los personajes de la “Iliada” y la “Odisea” no eran sino piratas y ladrones de oficio, según Heichelheim.

Las consecuencias de las conquistas de los griegos fueron gigantescas: por un lado se uso a los prisioneros de guerra en la explotación de las tierras y minas conquistadas, lanzando a miles de hombres, mujeres y niños a una de las más viles formas de explotación conocidas: LA ESCLAVITUD. El territorio de las ciudades griegas se cubrió con miles de esclavos y fue sobre sus lomos que se sostuvo la producción de mercancías sobre la cual nace el COMERCIO NTERNACIONAL Y LA DEMOCRACIA COMO LA FORMA POLÍTICA COSUSTANCIAL.

Por otro lado, el poder militar y político de esa casta conquistadora los convierte en una nobleza o aristocracia dentro de la cual se elige al rey. La Aristocracia se consolidó como la forma de gobierno en Atenas, futura cuna de la Democracia(año 800 A.C.)
La revolución comercial origina la democracia.

Antes de la aparición del Estado como tal las comunidades aclasistas producían a su interior lo necesario para cubrir sus necesidades. Los intercambios comunales adoptaban la forma de trueque. Con la aparición de las clases, el Estado, la propiedad y el comercio, la mano de obra esclava y artesanal, surge la producción intencional no ya con la finalidad de satisfacer necesidades sino de obtener ganancias a costa de la explotación de los subordinados.

Las antiguas relaciones verdaderamente humanas de una comunidad con otra, se contaminan cuando la mercancía se convierte en el (y luego el dinero como mercancía universal) mediador de esas relaciones. Junto a las mercancías aparecen los especialistas en su tráfico: los comerciantes. Asimismo el comercio se va difundiendo por todo el Mediterráneo Oriental, norte de África y Asia Menor. Al comienzo Siria y Egipto serán los centros más importantes; luego, las ciudades fenicias como Biblos, Sidón, Tiro) las cuales eran ciudades -mercado donde se traficaban telas, perfumes, cerámica, vidrio, madera, minerales y , porsupuesto, seres humanos. El comercio del estaño, proveniente de Italia, y la creciente producción de cereales, aceite, vino, cerámica y artesanías provocaron en Grecia una revolución comercial que se manifestó en la prosperidad de ciudades como Corinto, Sicione, Egina y Atenas. Las rutas comerciales que unían Grecia con Asia, el Mar Negro y la península itálica hacen que el centro de gravedad de la economía mundial antigua pase de Fenicia a Grecia. En este país, el auge del comercio provoca la decadencia agrícola y el tráfico mercantil pasa a ser la actividad más importante de muchas ciudades griegas ( polis) cuyas estructuras políticas aristocráticas ya no encajan con la nueva realidad revolucionaria mercantil. Los comerciantes griegos crearon una poderosa marina mercante y fundaron colonias-mercado por todo el Mediterráneo (Mileto, Samos, Ampurias, Masalia, Sibaris, Siracusa y muchas mas!). Serán los portadores de UNA NUEVA FORMA DE VER EL MUNDO, LA DE QUE TODO SE COMPRA Y SE VENDE, EL LUCRO COMO FIN EN SI MISMO.

Estos comerciantes se irán elevando como nueva clase dominante en las ciudades-estado haciéndole una competencia feroz a las viejas aristocracia nobles agrarias la cual se resisten a compartir el poder, lo que provocó su derrocamiento violento en sanguinarias guerras civiles. LOS COMERCIANTES PORTARAN NUEVAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN POLÍTICA ACORDE CON LA ACTIVIDAD COMERCIAL. Por ejemplo, los comerciantes atenienses llevaron a su ciudad la practica política que habían observado en las ciudades fenicias que consistían en las reuniones en Asambleas de marinos y comerciantes para tomar decisiones concernientes a la ciudad. Fue ello el primer modelo democrático. A comienzos del año 700 A.C. la luchas entre nobles y comerciantes serán a muerte por el poder en toda la Helade.
La democracia ateniense: Solon y el gobierno de los ricos.

El primer golpe que la naciente democracia asestó al sistema aristocrático fue las reformas que Solón (nombrado arconte) dio en 594. Este comerciante determinó que ya no sería el origen familiar noble sino la riqueza la que determinaría el grupo social al que se perteneciese. De este modo la Democracia reconocía al dinero como la potente varita mágica que permitía a los ricos capturar los principales puestos de mando del Estado. Para hacer participes a los pobres de esta forma política se les permitió votar en Asambleas donde a su Vez elegían a los funcionarios del Estado entre los ricos. Este ilusionismo gestionista hizo a los explotados cómplices activos del orden que los mantenía en la indigencia, de una falsa comunidad a la medida de sus explotadores. Además, como corolario y ante la cobardía de Solón para quitarle sus tierras a los nobles, se decreta LA IGUALDAD ANTE LA LEY DE TODOS LOS HABITANTES DE LA CIUDAD. En palabras llanas ello significó que para la ley no existían ya pobres ni ricos sino CIUDADANOIS, iguales en el papel pero desiguales en la realidad.

Esta situación de aparente equilibrio demócrata-aristocrático no duraría mucho; los demócratas al sentirse más fuertes se insurreccionan y toman el poder de la ciudad arrasando con las propiedades de los nobles y estableciendo la tiranía de PISISTRATO (560 A.C.).Este impulsa decididamente el comercio y los negocios de Atenas; repartió las tierras confiscadas y difundió la pequeña propiedad. Con su política de dadivas, la Democracia fue ganándose la conciencia y el fervor popular. La libertad fue entendida como sinónimo de buenos negocios y ganancias; la felicidad era equivalente a triunfar en los negocios. El tener RIQUEZA ERA LA PALANCA PARA EL PODER. La libertad de los 40 mil ciudadanos atenienses en realidad no era sino la libertad de los ricos comerciantes que, en número de 6 mil, vivían a costa de los ciudadanos pobres y de las penas y sufrimientos de un cuarto de millón de esclavos. He ahí la verdadera naturaleza de la democracia.

En apenas 50 años el personalismo de PISISTRATO y su sucesor HIPIAS hizo agua y ello envalentono a los hombres de negocios a asumir ellos mismos el gobierno de la ciudad y consolidar la democracia como SU sistema político. El partido Democrático no quiso ya mas intermediarios ni convivencias. Una nueva guerra se cernió sobre Atenas.
Clístenes y el apogeo de la democracia.

La guerra civil entre ISÁGORAS y CLÍSTENES culminó con la insurrección de los demos (municipios)que logran expulsar a los partidarios del primero y a los invasores de Esparta; CLÍSTENES, TRIUNFANTE, INGRESÓ A ATENAS Y CONSOLIDÓ LA OBRA DEMOCRÁTICA DE SOLÓN. Las clases dominantes necesitaban perfeccionar las instituciones democráticas que les permitía mantener sus privilegios y propiedades y además, les permitía encuadrar a los ciudadanos-proletarios en las telarañas del gestionismo. CLÍSTENES consolida la democracia representativa reforzando el Consejo de los representantes o BULE (500 miembros, 50 por cada tribu ateniense) y la Asamblea o Eclesia que existía en cada uno de los 100 demos o provincias que componían Atenas. Por supuesto, los cargos de peso (arcontado y areopago) seguían en manos de los ciudadanos ricos. Para el pueblo sólo habían asambleas para hablar y elegir a los candidatos que señalaban los ricos. Participaban los mayores de 18 años y la historia lo registrara como la forma de gobierno “más justa”, cuando lo que en realidad se hacia era hacer intervenir a las personas en el mantenimiento de un orden injusto y superexplotador. Todo lo que se llamó Democracia sobrevive 150 años más. En la época de PERICLES, la polis de Atenas se consolida como una potencia bancaria, comercial e industrial y , por supuesto, democrática.
II. CONTENIDO DE AFIRMACIONES.
1. La democracia nace con la ruptura de la igualdad entre los seres humanos.

La democracia es un producto de todo un proceso histórico, que tiene su origen con la ruptura de la comunidad originaria donde todas éramos iguales, donde éramos seres humanos capaces de organizarnos para realizar actividades humanas que satisfagan nuestras necesidades.
La democracia no existió siempre y no es algo natural como dicen muchos historiadores, políticos de profesión, sino es un producto histórico como ya antes afirmamos.
El rompimiento de la comunidad originaria, donde dejamos de ser seres humanos para pasar a ser individuos, coincide y empieza también con la existencia de la mercancía y por lo tanto del comercio dando pase a la propiedad privada, al trabajo asalariado, al Estado, a la división y enfrentamiento de clases sociales antagónicas que la democracia quiere fraternizar creando una comunidad ficticia que no es mas que toda una falsedad donde los intereses de unos cuantos se consolida cada vez mas.
2. Toda democracia necesita históricamente de un Estado.

Es cierto que el Estado, no siempre existió, pero desde su aparición en sus primeras formas siempre sirve y sirvió de sostén y fundamento a la Democracia; pero !quien mejor que el Estado para que regule y garantice el reparto de la riqueza (producción), las relaciones entre los individuos!
Esto es una realidad concreta y todo el mundo lo sabe; como vemos, el Estado es el guardián (con el terror y las armas) de las relaciones de reproducción de la sociedad de capital, una sociedad que se encuentra enfrentada por intereses antagónicos de clase (Burguesía y Proletariado).

La Democracia intenta consolidarse como Estado Democrático para asegurar y perpetuar su gran mentira “que en la Sociedad se puede vivir en bienestar, igualdad, paz”, siendo nosotros miserables ciudadanos sometidos al modo de gobierno (el que sea) y modo de dominación de una clase que, a través del Estado Democrático, une y concilia los intereses contrarios existentes; un ejemplo claro son los llamados “frentes amplios” que en las movilizaciones pasadas salían a las calles pidiendo democracia y donde podíamos ver que estas organizaciones estaban constituidas por empresarios y trabajadores, ósea explotadores y explotados, como si ambos tuvieran los mismos intereses, como si ambos pertenecieran a la misma clase.
3. La democracia no es solo una forma de gobierno, sino la forma de vivir que nos impone el capitalismo.

La Democracia no es solo una forma de gobierno sino la forma de vivir que nos impone el Capitalismo; se nos dice hasta el cansancio que la democracia, las elecciones son el mejor sistema de vida por que nos da la libertad de elegir. “!Abajo la Dictadura! !Queremos Democracia! gritaban los partidos de toda tendencia en las recientes luchas. Y nos preguntamos ¿la democracia es solo una forma de gobierno, donde se vota cada 5 años? No, la democracia es la conciliación, la reunión forzada de los explotadores con los explotados a los cuales la ley, las constituciones los reconoce como “iguales”, aunque los ricos vivan en lujosas viviendas y coman bien, mientras los pobres, los proletarios comamos mal y vivamos en barriadas y asentamientos humanos. Ahí no mas se ve como la tal cacareada igualdad de los ciudadanos o electores no es mas que una monumental mentira. La democracia quiere unir lo que de por si esta separado; es una comunidad falsete en la que se nos hace creer que ir a votar es una “gran fiesta” cuando lo único que hacemos es elegir a los próximos tiranos que vigilaran que trabajemos al máximo para garantizarles sus ganancias al patrón y que los proletarios no tengamos lo que nos pertenece. El objetivo de la democracia es mantener todo como esta, dando la apariencia de un cambio, con la rotación de gobernantes cada 3 y 5 años, a fin de seguir garantizando que el Capital se reproduzca mas y mas. Llámese como llame (representativa, directa o popular) la democracia es el reino de la injusticia y el engaño y es por eso que no se diferencia para nada de la dictadura, salvo en algunos métodos.

4. Las instituciones democráticas agrupan a los individuos para reproducir el capital.

La democracia siempre tiene una preocupación y es el mantenimiento y fortalecimiento de sus instituciones democráticas. ¿Para que busca el fortalecimiento de sus instituciones? Esta claro. El fin es controlar, unificar a las masas mantenerlas y fijarlas en las nuevas formas sociales, que convienen al Capital. Por ejemplo, el Parlamento, Partidos Políticos, Colegios, Universidades, Sindicatos, Poder judicial, Club de Fútbol, que no son otra cosa que comunidades reproductoras del reino del Capital.

Por eso la preocupación enfermiza de la democracia en la búsqueda de buenas instituciones que sean lo mas aptas posibles para encerrar a los miserables ciudadanos en las prisiones del Capital.

En resumen las instituciones democráticas son estructuras de coacción, violencia y despotismo que constituyen al igual que los derechos y libertades democráticas armas de la dominación burguesa y la clase dominante.

5. Cuando sales a pedir democracia estas pidiendo a gritos, el mantenimiento de tus cadenas.

Cuando sales a pedir democracia estas pidiendo a gritos el mantenimiento de tus propias cadenas; cuando las falsas comunidades (movimientos estudiantiles, partidos, sindicatos, frentes) reclaman democracia en realidad solo están pidiendo mantener el modo de vida y las relaciones entre los hombres basadas en la mercancía máxima: el dinero. Defender la democracia es defender la sociedad de clases, defender la existencia de explotados y explotadores, es defender los aparatos que la clase dominante ha establecido para reforzar nuestras cadenas: el Congreso, El Estado, las Fuerzas Armadas, el Poder Judicial. Porque no queremos convivir con nuestros enemigos, por eso rechazamos la democracia. Una autentica lucha proletaria nunca reinvidicara la democracia, por mas “popular” que ella se pinte. Nosotros pedimos la abolición del trabajo asalariado, del poder, de las relaciones humanas basadas en la explotación. En fin, luchamos por la desaparición de la democracia.

6. Democracia y Dictadura no se oponen, son las dos caras de la misma moneda.

Democracia y Dictadura no son formas políticas de gobiernos distintos, por el contrario en ambas existe intrínsicamente una dictadura. El Estado Democrático o Dictatorial siempre encumbre una dominación de clase. La Democracia es el ideal de Capital Mundial; en ella se reproduce la sociedad mercantil y la propiedad privada. Así, la democracia es la dictadura del Capital por excelencia, no hay diferencia entre democracia y dictadura ambas engendran valor, explotación, odio y guerras. Fujimori fue sinónimo de dictadura y en ella encontramos: clases sociales, propiedad privada, mercancías… Cuando entre a la presidencia Toledo, Alan, Lourdes o quien entre, igual seguirán las clases sociales, la propiedad privada, las mercancías, la miseria y, mientras estas existan, siempre habrá explotación, ósea relación de explotadores y explotados, felicidad por un lado, infelicidad por el otro, amos y esclavos. Pero con la democracia esto no se ve con claridad, por que la democracia nos habla de unidad y conciliación entre todos los peruanos; la mentira de este discurso es algo que no tenemos que perder de vista, no podemos ser iguales frente a nuestros explotadores, no podemos ser iguales frente a nuestros explotadores, no podemos aceptar una paz social en medio de una guerra que se vive día a día y el proletariado se lleva la peor parte.

7. Las personas no somos libres dentro de la democracia.

Lo que los demócratas denominan “libertades democráticas” (de sufragio, de prensa, de trabajo, de transito) no es sino la consagración de los seres humanos desunidos, convertidos en ciudadanos, obligados a vender nuestra fuerza de trabajo a otros que se benefician del mismo. Para sobrevivir en el mundo del Capital no tenemos salida, ni elección, mi libertad de elegir entre dejarnos o no explotar por otros; o nos sometemos o nos morimos de hambre, tu, tus hijos, y tus padres, así de simple, así de brutal. Todos en el fondo no somos sino esclavos modernos, vendedores de la mercancía llamada trabajo. No somos seres humanos, sino cosas. La libertad de empresa, la libre competencia, el derecho de propiedad que tanto la pregona la ideología democrática no es sino la libertad de los Capitales para circular y de los capitalistas para explotar a los demás y competir entre si. En todo ello no somos mas que peones obligados a ser instrumentos de esta vorágine a cambio de unos centavos para la comida del día, para sobrevivir. La democracia, el Estado, el salario, la competencia, las mercancías, la propiedad privada y las libertades de opinar o votar no son sino la consagración real de nuestra esclavitud. La verdadera libertad esta fuera y contra la Democracia.

8. La votación es el ritual de elegir nuestros verdugos de los próximos 5 años.

El mecanismo unitario y sistemático que son las elecciones y que cada ciertos periodos se repiten (3 y 5 años) no es mas que la delegación de nuestra soberanía, capacidad y poder humano al Estado. Convirtiéndonos en menos ciudadanos ilusos, al pensar que yendo a votar participamos del que hacer político que marcara el curso de nuestras vidas. Nada mas falso que eso, ya que desde que delegamos nuestro poder como personas humanas (voto o votación) estamos entregándonos en cuerpo y alma a nuestros verdugos de turno, el que nos garantizara nuestra esclavitud y explotación por 5 años mas.

Por eso escuchamos a los demócratas hablar de “garantías” en el momento que se desarrollan las elecciones (ver casos de manipulación y corrupción en las elecciones pasadas). Para garantizar y perpetuar las relaciones de explotación.

Las garantías democráticas para una “elección limpia” como piden los candidatos, no son sino el pedido de garantías para que el Capital siga reproduciéndose y nadie altera ese proceso.

El voto es la mas mínima expresión de la miseria del ciudadano.
III. CRITICA DE LA DEMOCRACIA DIRECTA

Hace ya varios años que ideólogos de la izquierda burguesa (liberales, nacionalistas, leninistas, trotskistas, y muchos anarquistas) vienen reivindicando a la Democracia Directa como forma “alternativa a la democracia burguesa, representativa” e identificándola con el socialismo. Como comunistas e internacionalistas es nuestro deber salir al frente de semejantes posiciones que solo confunden al proletariado y/o que es peor, lo llevan a luchar por la mantención de su enemigo histórico: el Capital. El proletariado militante NO PUEDE REIVINDICAR LA DEMOICRACIA POR MAS RADICAL O DIRECTA QUE SE PINTE. Luchar POR LA DEMOCRACIA, EN CUALQUIERA DE SUS FORMAS SIGNIFICA REPRODUCIR LA REUNION DE LOS ANTAGONISTAS, BURGUESIA Y PROLETARIADO CUANDO DE LO QUE SE TRATA ES DE ABOLIR LA SOCIEDAD DE CLASES PARA RESTABLECER LA COMUNIDAD HUMANA. Pretender sustituir el viejo parlamento por “nuevas” organizaciones democráticas es volver a aprisionar al proletariado en las cárceles del institucionalismo capitalista, del parlamentarismo, del trabajo asalariado, del Estado. Por ello, cuando la burguesía progresista, los partidos, los sindicatos y toda la socialdemocracia claman por “democracia popular”, “proletaria”, “poder popular” ,”nueva democracia”, “democracia de base”, “autogestión”, “poder obrero”, todos ellos están pidiendo un nuevo Capitalismo pero depurado de sus lados negativos, un capitalismo sin burguesía, gestionado por el “pueblo”. Recordemos que todas estas facciones, que luchan por un capitalismo reformado, constituyen el ala izquierda del Capital. Todos, desde Proudhon a Lenin, de Stalin a Mao, pasando por Trotsky, Che Guevara, Marcos y la CNT/FAI, TODOS, DECIAMOS, HAN REIVINDICADO SU FE EN LAS DEMOCRACIAS DE NUEVO TIPO. Por ello, los internacionalistas NO LUCHAMOS POR NINGUNA DEMOCRACIA. SINO POR LA SOCIEDAD SIN CLASES, SIN DEMOCRACIA, POR LA COMUNIDAD HUMANA. Nuestra lucha es totalmente antidemocratica porque no queremos volver a reproducir la sociedad mercantil ni crear instituciones que vuelvan a separar y oprimir a los hombres.

Democracia y organización proletaria.

La lucha anticapitalista no es una cuestión de mecanismos de participación sino de PRACTICA Y DIRECCION ANTICAPITALISTA. El participacionismo, la democracia de base, no aseguran absolutamente nada. La socialdemocracia vende el argumento de que si el “pueblo” gestiona el Estado, la economía, las empresas, estas instituciones cambiarían su naturaleza burguesa. Según estos señores, la varita mágica de la “gestión directa, proletaria” transforma a las instituciones del Capital en “revolucionarias”. Nada mas falso. Así, nuestra clase deja que la democracia se cuele en sus organizaciones como método (votaciones, comités directivos, delegados revocables, federalismo); o, como objetivo transitorio (tareas democrático-burguesas, ASAMBLEA CONSTITUYENTE); como Frente Único (alianza interclasista entre social-demócratas, progresistas, cristianos, nacionalistas, pequeña burguesía comerciante) o como objetivo final (“contra las privatizaciones, contra el Tratado de Libre Comercio, contra la dictadura, por las libertades y derechos democráticos, laborales, etc”). En todos estos casos nuestra clase renuncia a su papel de enterrador histórico del Capital, disolviendo sus intereses de clase para asumir los del enemigo y sus aliados.

Finalmente, los ideólogos de la democracia directa quieren demostrar que las organizaciones barriales o asistencialistas (como las juntas directivas, federaciones juveniles, cooperativas, frentes de defensa, comedores populares, vaso de leche, escuelas alternativas) serian una especie de “gérmenes de nueva sociedad”, un adelanto de la “sociedad socialista del futuro”. Y, claro, estos sociólogos y filósofos de la reforma del Capital se entusiasman y pretenden entusiasmar a los incautos. Esta vieja estrategia de la socialdemocracia del “mal menor”, de la islita “autogestionaria”, de las experiencias comunales, de base. Nosotros denunciamos estas ideologías democráticas pues en esas organizaciones jamás se realiza el proletariado combatiente, enemigo a muerte del capitalismo. Por el contrario, quien se realiza allí es el mísero ciudadano que pide migajas al Estado, mas pistas, leche, alimentos, convirtiéndose así estas organizaciones en perfecto complemento del capitalismo, manteniendo desorganizado y desarmado al proletariado dopándolo con la miserable ilusión que es posible “logros” dentro de la podredumbre del capital, todo ello con el espejismo del “autogobierno”. En suma, estas organizaciones no luchan por la destrucción del capital sino por hacer soportable a los proletarios la (no)vida en la sociedad burguesa e instrumentalizando a los proletarios como base de apoyo a los gobiernos de turno, como masa electoral o como aparatos parapoliciales o paramilitares.

¡ABAJO LA DEMOCRACIA EN TODAS SUS FORMAS! ¡VIVA EL COMUNISMO!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: