Son ellos mismos…

Por: Julio Oliva García
Fuente: Especial para http://www.hernanmontecinos.com (16.08.11)

“Son ellos mismos” se llamaba la banda que acompañó a Mauricio Redolés por algún tiempo. Él mismo explicaba, a fines de los ’80, que el nombre había surgido de la respuesta que se daba cuando por esos años habían hechos que intentaban cambiar el foco de atención, como la “virgen de Villa Alemana”, saliéndose del tema de la caída eminente de la dictadura.

Hoy, cuando la movilización social sigue creciendo y pone en jaque la institucionalidad antidemocrática toda, extrañamente hay dos bombazos seguidos en el monumento en memoria al ideólogo dictatorial Jaime Guzmán. Este lugar está sobreprotegido, no solamente por el monumento de estilo fascistoide, sino también porque en el mismo sector está la embajada de Estados Unidos, entonces cabe preguntarse quién es tan audaz o tiene tanta preparación y conocimiento como para hacer algo de ese estilo.

Hemos visto en las movilizaciones carabineros y agentes de Investigaciones “camuflados” de encapuchados, según su mando para detectar a los violentistas, pero obviamente también han participado de la incitación a la violencia, en especial a aquella que no tiene como objetivo detener la represión sino dañar al movimiento, volcando y quemando autos, apedreando edificios, robando en La Polar o en otros locales, donde extrañamente también no han llegado las fuerzas policiales uniformadas, que se pasean por miles en los días de marchas, a detener tales desmanes.

Un desquiciado edil pide sacar a las fuerzas armadas a la calle si la policía no puede con la movilización, señala a la vez que esto no tiene nada que ver con ideologías, que Pinochet es cosa del pasado, pero insiste en defender su escaso poder con la fuerza. Otro amenaza con detener a todo el que porte pañuelo o bufanda al cuello pues amenaza con encapucharse, como si el frío y las lacrimógenas no fuesen suficiente exigencia para ponérselas.

Nada les resulta, llaman a que los que quieran estudiar se inscriban en diversos lugares y no solamente llega escasa gente, también hacen el llamado con un afiche en el que sus tres protagonistas demandan su salida pues participan del movimiento actual, la imagen fue robada de otra campaña realizada hace años por el MINEDUC y nadie les avisó ni les pidió permiso para utilizarla en contra de los que ellos defienden hoy.

Entre gobierno y “oposición” tratan de convencer a los estudiantes y a la sociedad de que el problema debe arreglarse en el parlamento, como en toda democracia que se precie, pero nadie les cree pues la autodenominada “clase política” está desprestigiada hasta más no poder y la institucionalidad, esa que uno insiste en decir que funciona, se cae a pedazos con su origen oprobioso en medio de la sangre y la infamia, su continuidad segregadora y absolutamente elitista, y su absoluto desprecio por la ciudadanía. No por nada el 50% de los chilenos en edad de votar no quiso hacerlo en las últimas elecciones, no se inscribió, no fue a votar o votó nulo y blanco, pues desprecia el modelo electoral impuesto y defendido por los herederos de la dictadura.

No solamente Carlos Larraín, el senador designado de RN, se aterra con el plebiscito y llora por la posibilidad de que surja una Asamblea Constituyente donde llegue gente “que nadie conoce”, acostumbrado como está a solucionar las cosas entre “gente bien”; también sale Zaldivar diciendo que no está para plebiscitos, no vaya a ser que a la chusma se le ocurra plebiscitar la zonas marítimas de pesca industrial y le embarren el negocio con Angellini, y pinponea Walker, presidente de la DC, que aborrece esos estilos de gobernantes “antidemocráticos” como Chávez, Evo Morales y Correa. Pero la exigencia de plebiscito vinculante con participación ciudadana sigue creciendo, generando espacios amplios de trabajo y de acción.

Así es, “son ellos mismos” los que intentan aterrar a la población o volverla al estado de embrutecimiento en el que la mantuvieron por tanto tiempo; son ellos mismos los que insisten en resolver entre cuatro paredes problemas que en 30 años no han resuelto por que están involucrados hasta las masas en su ejecución.

Son ellos mismos los que quieren que no nos juntemos, que no nos organicemos, que no salgamos a las calles, que no marchemos, que no le demos a la cacerola ni hagamos la barricada para expresar la indignación acumulada, para exigir Educación estatal, gratuita y de calidad, para querer resolver las cosas desde las mayorías y no desde esa ínfima mayoría que hoy cree ser dueña de Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: