A propósito de una columna de Cristián Warnken.

Por: Arturo Jaque Rojas
Fuente: http://www.granvalparaiso.cl(11,07.11)

Una vez más fracasas, querido y admirado Cristián, al no percatarte de que: Los anuncios del presidente, son voces vacías y sinsentido, que no sólo adolecen de letra chica; sino que nadie sabe, todavía, como se llevarán a cabo in concreto; a la vez, no tienes la perspicacia para sopesar que: las tormentas de la juventud, constituyen un potencial, algo que el modelo que ha podido ni podrá extinguir, a pesar de su vigencia de 37 años.

Por demás, que las autoridades no comprenden nada, no sólo por su cerrazón o su obnubilamiento; sino, especialmente, por cuanto tienen intereses; léase una cruda y brutal complicidad, amén del enriquecimiento ilícito: no sólo delincuentes de cuello y corbata; sino terroristas que sostienen el status quo con su poder y las armas.

Que la puesta en escena de Piñera, es algo a que el primer mandatario ya nos tiene acostumbrados: un show a la usanza del norte, donde abunda la parafernalia, los fuegos de artificio, los fuegos fatuos, los mensajes de patriotismo emborrachado de fascismo; las palabras “Gane” y “Fe”, la apelación más absurda y grotesca a una contubernio entre la derecha pinochetista, neoliberal extremista, y la concertación- que en veinte años actuó como mezcla de una prostituta y Judas-, para seguir administrado el modelo, que es el que repudia el pueblo movilizado.

Lamentablemente, dilecto Cristián, no es gracias a intelectuales como tú, que vives subsumido en una burbuja, protegido en su torre de marfil, que: la juventud ha desarrollado los anticuerpos contra los ofertones; y la sana y comprensible desconfianza a priori contra los señores corales y sus lacayos, aunque éstos hayan lucrado en universidades.

A mayor abundamiento, te cito: “Es impresionante, pero estos jóvenes vienen a exigir que se cumpla el espíritu de una ley, redactada y pensada por los padres ideológicos de un gobierno que hoy propone legalizar y transparentar ese lucro”; y afirmo que te equivocas, por cuanto: no se exige el cumplimiento de una ley espuria, redactada en Chile cuando reinaban el terror y la opresión; sino que se les enrostra a la alianza y la concertación el uso de la arquitectura diseñada por la dictadura, para perpetuar su obra, cuya imposición desató una degollina: lamento Cristian que tu inteligencia patine sobre la superficie de la problemática.

En un gesto que refleja una adhesión trasnochada a la fronda aristocrática, aduces: ‎”Tengo la sensación de que vienen a levantar las mismas varas de coherencia y amor a lo público de los jóvenes de la élite de viejo cuño, fundadores de la República: un Amunátegui, un Matte, o tantos otros, grandes y genuinos apasionados por Chile”; lo que constituye un argumento reaccionario; pues la élite, a la que haces referencia es la misma que ha trazado, a sangre y fuego, el derrotero de Chile “desde su independencia”; y no ha permitido una genuina libertad, y una auténtica democracia, basada en la isonomía- igualdad ante la ley-‎; y, la que, hogaño, mantiene y conserva la herencia híbrida de: 17 años de dictadura; y 20 años de concertación.

¿Cómo es posible que un intelectual de tu fuste, sea ciego, y se formule la siguiente aseveración, acompañada de algunas disquisiciones, y nuevas preguntas: “Llegó la hora más dura: nuestros hijos, los hijos de la transición, han venido a refregarnos en la cara nuestras inconsistencias y ambigüedades, que es algo que los jóvenes huelen, y contra lo cual siempre se han rebelado ¿Que están excedidos, que son radicales? Si radicalidad significa ir a la raíz, entonces que ésta sea bienvenida. Lo que Chile necesita urgentemente no es sólo una reforma educacional, sino una revolución moral, y eso es lo que nuestros jóvenes tal vez nos estén pidiendo a gritos”.

Por cierto, una vez más te quedas en los extramuros del problema y de su meollo: hablas de revolución moral, en términos tales que parece que tu concepción oscila entre una hipóstasis y una entelequia… ¿ Y la historia Cristián; y la democracia concreta; y la participación del pueblo; y la asamblea constituyente; y mandar a paseo a estas dos alianzas o conglomerados que no representas a nadie, sino que salvaguardan sus propias granjerías y privilegios?…Ojalá puedas revisar tu planteamiento.

Arturo Jaque Rojas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: