La elite medioeval del Chile “moderno”

Por: Gustavo Ruz Zañartu
Fuente: http://www.elclarin.cl (22.01.11)

De tanto hablar de los Derechos Humanos en dictadura pasamos por alto las terribles violaciones de los mismos en el presente.

Contrariamente a lo que ocurre en casi todos los países civilizados, en el Chile actual una mujer no tiene libertad para abortar un feto carente de cerebro, aunque con su permanencia en el útero implique arriesgar la vida de la propia madre. Ni siquiera porque los padres de la criatura lo soliciten y la totalidad del cuerpo médico lo justifique.

Es muy fuerte la contradicción entre el discurso de la elite político empresarial que nos asegura que estamos a punto de ser un país moderno, y la mentalidad cavernaria que inspira a buena parte de las autoridades empresariales y estatales.

Recientemente trascendió que el General de Carabineros José Hernán Barrientos, jefe de zona con asiento en Puerto Montt, con fecha 14 de junio de 1999 prohibió al capitán Rodrigo Gómez Echeverría casarse con la suboficial María Lorena Schmolz Catrilef, porque ésta “y en especial su grupo familiar, corresponde a un nivel socio-cultural de nivel bajo e incompatible que en nada contribuirían al prestigio del oficial y de Carabineros de Chile”.

¿Quién le confirió PODER al General Barrientos para negar la libertad de matrimonio a un subalterno? ¿La Constitución y la Ley?. Por cierto que nó.- Su única autoridad proviene de los poderes fácticos ante los cuales la Concertación se arrodilló en 1988-1989.

El general Barrientos hizo valer la tradición impuesta por los colonizadores españoles para perpetuar la propiedad de las encomiendas (llamadas después “latifundios”) establecidas durante la época colonial. Según ésta, los padres (cuando no el Rey), decidían quién sería el “mejor partido” para casar a su hija.

No se escandalicen: En el Chile medioeval, las mujeres alcanzaron el derecho a voto sólo en 1949, cuando ya en Argentina Eva Perón hacía crujir el poder oligárquico organizando a las mujeres y fundando el Partido Peronista femenino.

El arribismo, el racismo y el machismo que inspiran estas conductas están en el ADN de la dominación oligárquica, ya lo sabemos. Lo nuevo es que la pareja de carabineros decidió denunciar los hechos, después de 9 años de noviazgo clandestino.

En este Chile medioeval, el GOPE de carabineros, en agosto de 2009, allanó la vivienda, destruyó los enseres y molió a golpes a la machi Adriana Loncomilla, para luego amarrarla y dejarla inmovilizada en el suelo, en presencia de sus tres pequeños hijos, hecho que fue acreditado a las pocas horas por una misión internacional que pudo socorrerla.

En este Chile medieval, los conductores del Transantiago no tienen derecho a realizar sus necesidades fisiológicas en el terminal de buses y deben utilizar pañales desechables para evacuar mientras conducen los buses en la gran ciudad. Igual que las trabajadoras temporeras de la zona central y las salmoneras de Puerto Montt. ¡No sea cosa que instalar casetas sanitarias en los terminales afecte las utilidades de la empresa!

En este Chile medioeval, un funcionario de confianza del Presidente de la República, en Arica, despide a un subalterno por el color de su piel.

Tras la huelga de hambre de los comuneros mapuche, el gobierno chileno anunció que ponía fin a los Tribunales militares para causas civiles. No podía ser verdad tanta maravilla. En realidad, la nueva ley 20.477 obliga al juez civil a aceptar como válidas las pruebas alteradas, las confesiones bajo tortura, los montajes y falsificaciones utilizados por la justicia militar.

En este Chile medioeval, existen leyes secretas impuestas en dictadura, que los ciudadanos debemos acatar pero no las podemos conocer.

Deberían cuidarse las postulantes a carabineras y permanecer alertas ante la mentalidad medioeval de sus altos mandos. No sea cosa que, tal como acontecía en Europa hace siglos, deban aceptar la ordenanza de la “PRIMERA NOCHE” que obligaba a todas las novias, en el día de su matrimonio, a acostarse PRIMERO con el Rey o el príncipe, para asegurar la “pureza de la raza”.

Debemos agradecer el coraje de los carabineros Rodrigo y María Elena por denunciar estos hechos. Si tuviéramos una Constitución democrática, ninguna violación de las libertades y derechos ciudadanos quedarían en la impunidad, como ocurre hoy en Chile.

Compre, lea y difunda EL CIUDADANO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: