¡A Bailar cueca!

Por: Administrador
Fuente: http://www.vientodelsur.ch

Claudio Gay (de origen Frances) fue uno de primeros en pintar Chile, por los años 1844, pintó este cuadro, “Una Chingana”. Si se fijan bien podrán apreciar un grupo cantando, con arpa, guitarra y un tormento. Todos ellos en una ramada, ante la cual una pareja baila en forma seductora y coqueta un baile con pañuelos. Quizás es uno de los testimonios más antiguos de nuestro baile nacional.

Desde el Perú viene un regalo, la zamacueca:

Es un baile tradicional del Perú, que por influencias de los gitanos y de los esclavos negros, representaba el asedio que realiza el gallo sobre la gallina para conquistarla. Por ello su nombre deriva de “zamba clueca”, en referencia a los movimientos del gallo. Parte de esto se explicaría por la presencia de peleas de gallos en el virreinato, lo que daría sentido al origen de este baile en Perú.

Luego hacia el año 1820, producto de la Expedición Libertadora del Perú, las tropas Chilenas, en especial la Marina, habrían adquirido los primeros pasos de este baile peruano y lo habrían traído años más tarde a Chile. Al menos así lo señala el investigador chileno Oreste Plath, en su trabajo “Folklore Chileno” (Editorial Grijalbo S.A., 6ª Ed. 2000):

“Siguiendo un proceso inductivo, Lima era centro de producción y dispersión de Sambacuecas, y pudo haber ocurrido que la Sambacueca peruana se partiera en Samba en la Argentina y en Cueca en Chile. (…) Para su trasladación hay que considerar la permanencia de la marinería chilena que integra la Expedición Libertadora del Perú (1820) que pudo haber traído esta danza popular en el Perú”

Otro testimonio que apoyan esta teoría lo don José Zapiola, el famoso autor del “Himno de Yungay”, que confiesa en su obra “Recuerdos de Treinta Años”:

“Al salir yo en mi segundo viaje a la República Argentina, marzo de 1824, no se conocía ese baile. A mi vuelta, mayo de 1825, ya me encontré con esta novedad. (…) Lima nos proveía de sus innumerables zamacuecas, notables o ingeniosas por su música, que inútilmente tratan de imitarse entre nosotros”.

Hacia 1824 pasaría a Chile, en donde se alargaría radicalmente su duración. Y desde Chile se propagaría al resto del cono sur.

Desde Chile con amor, y de exportación al Perú:

El francés Jullien Mellet en 1823, citado por Benjamín Vicuña, señala:

“Esta danza…, se ejecuta al son de la guitarra y el canto. Los hombres se colocan frente a frente de las mujeres, y los espectadores forman un círculo a su derredor, los cuales cantan y palmotean las manos mientras los bailarines, los brazos un poco levantados, saltan, se dan vuelta, hacen movimiento atrás y adelante, se acercan los unos a los otros y retroceden en cadencia hasta que el sonido del instrumento o el tono de la voz les indica que vuelvan a juntarse”.

Según Vicuña Mackenna el baile se origina en Chile gracias a los negros que eran llevados de paso al Perú. Es más se señala que ya hacia 1813 se le vio bailar por primera vez en Quillota y El Almendral, lugares de alojamiento de los esclavos que venían desde Guinea en su viaje hacia Perú.

Lo que ocurre es que se sostiene que la cueca chilena posee características distintivas que la diferenciarían de la zamacueca peruana. Un baile más estilizado, con menos insinuación sexual, mayor relevancia al canto y a la danza, sin movimientos exagerados. Al menos así lo señala don Eduardo Barrios:

“No hay que confundirla con vecinas zamacuecas o “zambas” cluecas. Hemos conseguido nosotros una genuina nuestra, ya libre de sus orígenes remotos. Ni jotas ni zapateos españoles, ni africanerías tórridas del virreinato peruano se deben reconocer en ella. En Lima, los negros crearon algo jocundo, jaranero, erótico y ardiente, con mucha cadera zafada y mucha nalga humedecida por el calor tropical. Allá el bailarín ejecuta la rueda del gallo en torno a la gallina. Hasta las voces cloquean en la música. La cueca chilena, no; la vino componiendo el huaso por estilizado reflejo de su propia realidad campesina. Se ha de bailar, pues, interpretando lo que realiza el jinete cuando asedia y coge la potranca elegida dentro de sus dos pasiones: china y caballo… El brazo viril bornea el pañuelo como si borneara el lazo… Los movimientos del cuerpo masculino traducen los del jinete…; el pañuelo quiere atar los pies de la elegida… Al fin zapatean porque la conquista se ha consumado… Una mujer, una ideal potranca, dos seres unidos, identificados en la pasión campesina”.

Es más se señala que este estilo de baile es exportado años más tarde al Perú, producto de la ayuda chilena al Perú en su guerra contra España (1865-1866). Las clases populares aceptarían esta influencia como agradecimiento y le llamarían “zamacueca chilena”, “cueca chilena” o simplemente “chilena”, lamentablemente en el año 1879, con motivo de la Guerra del Pacífico, sería despojada de su nombre de chilena, para ser llamada marinera, no sin antes darse a conocer en Argentina, Bolivia y otros países de América.

Ni peruana, ni chilena, ¡Arabe y Gitana!

El baile tradicional árabe “zambra” es el que se representa en la foto del lado. ¿No te parece muy semejante a lo que ocurre en las fondas y ramadas chilenas? Una pareja bailando juntos, acompañadas en un circulo de personas aplaudiendo y tocando con guitarras.

El compositor, profesor e investigador Pedro Humberto Allende ha sostenido esta teoría interesantísima sobre nuestro baile patrio. Lo que ocurre es que los chilenos hubiéramos recibido la influencia del pueblo árabe andaluz para reproducir lo esencial de nuestro baile: su canto poético y su coreografía bien estructurada.

Fíjate en las siguientes pistas:

1. Lo central de la cueca chilena, a diferencia de la zamacueca, es su canto. Esto reflejaría una tradición de corte oral que incentivaría la relación del canto como expresión de la alegría de un pueblo. Es mas, muchas de las vocalizaciones de la cueca se parecerían sospechosamente alas mismas que utiliza el canto del zambra.

2. El uso de instrumentos asociados al folclore arabesco, como el pandero y las castañuelas (sustituidas con platos y con cucharas golpeados con sus concavidades opuestas) parecen acusar este lejano origen.

3. La coreografía de la cueca también es llamativa, en especial el uso del 8, número sagrado para el islamismo. Sin embargo la presencia de este número no es sólo en la danza, sino también en la estructura de sus compases. Al respecto, Samuel Claro Valdés señala:

La chilena o cueca tradicional interpreta y trata de reproducir la perfección del universo creado por Dios, sus relaciones matemáticas y la armonía de la evolución de los cuerpos celestes capaces de ser observados a simple vista. Hay, así, una verdadera interpretación de la llamada “música de las esferas”, expresada en una cultura del número, particularmente del número 8, el número musical por excelencia, pero también de los otros números musicales: el 5, 6 y 7, y sus relaciones según el sistema del llamado “compás de 6×8”

De esta forma el origen de nuestro baile tendría raíces mucho más profundas de las que creemos habitualmente. Habría una influencia arábiga, que nos hubiese sido legada gracias a la presencia de los gitanos andaluces por nuestras tierras (¿no estaban los gitanos en el origen de la zamacueca y de la cueca?). En mi opinión, deberíamos reconocer su influencia en nuestros distintos pueblos, antes de continuar con odiosas divisiones, y simplemente disfrutar de su coreografía…

2 comentarios

  1. gracias a esta pagina me sa que un 7 en fisica

  2. Aquí se señala:
    “Es más se señala que este estilo de baile es exportado años más tarde al Perú, producto de la ayuda chilena al Perú en su guerra contra España (1865-1866).”
    Sin embargo, en el artículo “El baile nacional”, publicado en el libro “Rasgos de Pluma, del escritor y músico peruano Abelardo Gamarra Rondó, se lee:
    “El baile popular de nuestro tiempo se conoce con diferentes nombres: se le llama Tondero, Mozamala, Resbalosa, Baile de tierra, Zajuriana [Zangureña, Zanguaraña] y hasta el año 79 era más generalizado llamarlo Chilena (*Nota: “En el Perú, como cuentan Gamarra y otros cronistas, se le llamaba chilena, en algunos sectores, a nuestra zamacueca. El nombre chilena tiene su origen a inicios de la década de 1840, cuando hubo un período de acercamiento diplomático entre Perú y Chile. Los militares chilenos [que formaban parte del Ejército Unido Restaurador entre 1836-1839], tropas invasoras de la Restauración, trajeron de regreso a Lima a nuestra zamacueca, con ligeras variantes, así que la empezaron a llamar chilena en los ambientes militares”). Fuimos nosotros quienes, una vez declarada la guerra entre el Perú y Chile, creímos impropio mantener en la boca del pueblo, en sus momentos de expansión, semejante título, y sin acuerdo de ningún consejo de Ministros, y después de meditar en el presente título, resolvimos sustituir el nombre de Chilena por el de Marinera; tanto porque en aquel entonces la marina peruana llamaba la atención del mundo entero, y el pueblo se hallaba vivamente preocupado por las heroicidades del Huáscar, cuanto porque el balance, movimiento de popa, etc. etc., de una nave gallarda, dice mucho con el contoneo y lisura de quien sabe bailar, como se debe, el baile nacional. Marinera le pusimos, y Marinera se quedó: por supuesto que por entonces, y para que la semilla fructificara, lanzamos no pocas letras picarescas a las que ponían música esos maestros incógnitos que no se sabe dónde viven, pero que nos sorprenden con sus deliciosas melodías. (…) Al son de de este canto sucumbió la Chilena y se levantó gallarda, como la bandera del Huáscar, la Marinera, para llegar a ser arriada probablemente con mucha dificultad. El pueblo le ha tomado cariño, y lo que el pueblo quiere, lo consagra con su bendición inmortal”.
    La cueca chilena llegó a Perú antes que estallara la Guerra con España. Y fue el mismo Abelardo Gamarra Rondó (1850-1924), apodado “El Tunante”, quien la rebautizó “marinera”.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: