Diputado de RN muere en “comisión de servicio”

Por: Luigi Salerno Vidal
Fuente: http://www.thepaskin.cl (08.09.08)

Título original del artículo: “Viejito Lole, viejito cache…”

Hace muchos años atrás, Juan Romero, entonces candidato a diputado por Rancagua tuvo la mala ocurrencia de pedirle el voto a mi mujer; ella, tranquila y serena como la mar le espetó en su cara cual escupitajo que no votaba por personas que no le daban confianza y él no era uno de ellos ya que si engañaba a su mujer con mayor razón podría, en caso de votación, engañar a sus electores, sus principios, sus ideales”.

Por cierto a Juanito no le gustó para nada la respuesta y desde ese día, le guarda cierta respetable y temerosa distancia.

Claro que, la elección de mi mujer, para esa elección no fue de las mejores, vista en el tiempo; se inclinó por Mario Fernández, un aprovechado de la política al cual los diputados, sin conocer lo que pensaba lo eligieron su representante en el Consejo de Defensa del Estado y allí en dos fallos; píldora del día después y préstamo del BID están las consecuencias de elegir o de votar por alguien a quien no conocemos en profundidad.

Como este ha sido el año del Congreso solo faltaba que a un “honorable” lo hubieran pillado en un motel con una mina y dicen, en el acto, seamos más ad hoc con el lenguaje, sesión secreta en donde el hombre estiró la pata.

Qué dijo, para variar, la prensa alternativa:

El diputado por el distrito 38 de la Séptima Región del Maule, Pedro Pablo Álvarez-Salamanca Büchi, fue encontrado muerto, en una habitación del hotel “Montecarlo” de Reñaca, donde se hospedaba.

Su cuerpo fue hallado en horas de ayer en la mañana, y se señaló que no habría indicios de participación de terceros en su fallecimiento, ya que la causa es un infarto cardíaco.

El diputado, de 60 años, se encontraba en el hotel con una mujer al momento del paro al corazón y fue ésta quien dio aviso a otros parlamentarios y al abogado de la bancada de Renovación Nacional, Marco Riveros Keller.

Se trata de Marcela Pacheco Díaz, cédula de identidad número 14. 345.378-2 según la identificó el parte policial.

Fue esta mujer de 31 años y secretaria, que trabajaba part time en la bancada de RN fue la que dio el aviso de la situación de salud por la que atravesaba el parlamentario.

Otra versión señala que la mujer es cajera de un Servicentro de la ciudad de Talca.

El parte señala que la mujer estaba antes del ataque cardíaco “en el interior del dormitorio con el occiso”.

DEFENSA CORPORATIVA

Por cierto, los honorables reaccionaron en cadena y cerraron filas en torno al Viejito cache….. y creyéndose prohombres que están por sobre las leyes reclamaron el justo derecho que tienen a la privacidad, tanto así, que la fea de la diputada del PPD, que una vez quiso pasar por puta, para saber qué sentían esas “trabajadoras”, experimento fallido porque no la pescó nadie, María Antonieta Saa, se acercó a los periodistas para reclamar: “El fiscal y la prensa están pasando los límites. Cuando las conductas de la vida privada atentan realmente o son delictuales o corruptas, está claro, pero hay cosas que son parte de la libertad humana y no se puede atentar contra las libertades personales”.

Desde mi particular punto de vista, por cierto personal y subjetivo creo que la fea está equivocada.

Los parlamentarios (as) son mujeres y hombres públicos y legítimamente debemos saber de sus comportamientos en todo momento ya que la labor que ellos ejercen, legislar y que nos afecta a todos, sin lugar a dudas está determinada por sus acciones, deseos, apetitos, voluntades, vicios y virtudes.

Lo más probable, que este “santo hombre”, muerto en el “acto”, haya sido un humano de misa dominical, amante de su familia y por tanto practicante acérrimo de los valores de su religión en donde está claramente descrita su actividad en el Motel de Reñaca como un pecado.

Lo más probable es que haya votado en contra de la píldora del día después y haya firmado la carta al Tribunal Constitucional. Haya sido un acérrimo defensor del matrimonio y de las relaciones sexuales solo dentro de ese sagrado vínculo y etc., etc.

Y ahora nos viene a salir con este numerito.

Por eso Srta. Saa, debemos saber qué piensan y que hacen nuestros legisladores tanto en lo público como en lo privado porque sin duda toda esa conducta debe influir en cómo votan cosa, ya dicha nos afecta a todos.

LA POSICIÓN DEL MINISTRO PORTAVOZ

El ministro portavoz, Francisco Vidal, dijo que “es muy lamentable” la muerte del diputado. “Yo lo conozco hace muchos años. Un tipo de la derecha más civilizada que yo conozco, un gran tipo buscador de acuerdos. Entonces, todo esto que yo sé que está en la prensa, quiero agregar dos cosas. Primero, por favor, respetemos al diputado y a su familia. Y segundo, dejemos en manos, si hay alguna duda, de la justicia. Porque lo que no podemos perder en Chile y lo tenemos ganado, es el respeto básico, de su viuda, de sus hijos, sus amigos y de sus colegas parlamentarios”.

A este Sr. , que sale con una nueva teoría, la de la derecha civilizada, cuál será la otra pregunto yo; la derecha incivilizada en la cual él participó como activo militante, situación que ahora se nota porque tiene que aparecer como el crítico más feroz de la derecha para que olvidemos sus pecadillos de juventud; yo le diría que no es la prensa la que le faltó el respeto al diputado y a su mujer y a sus hijos. Fue él mismo honorable quien se faltó el respeto a sí mismo pasándose a llevar a su mujer y a sus hijos en el “acto” que lo llevó a la muerte.

No nos vengan ahora a decir que le guardemos respeto y nos digan que la patria ha perdido a un gran hombre.

Qué duda cabe que esto es el reflejo de nuestro país.

Es la misma situación vivida una y mil veces desde que los caraduras de la concertación se hicieron del país para explicar lo inexplicable.

Que los robos no lo son; que el Jarrón chino era una minucia; que el Transantiago es una venganza de la derecha; que el fracaso de la Universidad de Rengo sea comparable solo a un matrimonio mal avenido y no se busquen a los responsables de tan tremendo cagazo, que las redes de maricones y lesbianas no existen en el poder; que los ineptos cuando meten las patas y las manos los ascienden; que los depredadores sexuales que asolan a secretarias y a cuantas féminas pasan por su lado no les sale ni por curados.

“En efecto, ¿quién en Chile no entra y/o sale de Capuchinos sin la “frente muy en alto”? ¿Quiénes, aun de entre los sorprendidos con las manos en la masa, como ha sucedido en estos últimos casos, no afirman estar “muy tranquilos y serenos” como si fuesen Leónidas y los 300 espartanos esperando el sacrificio en las Termópilas?

¿Qué bandidos, qué ladrones, qué mafiosos, qué miserables, qué depredadores y qué pelafustanes no recurren al procedimiento de negar sus culpas más evidentes y en seguida amenazar a los acusadores actuales y en especial a los futuros, con el propósito de amedrentarlos, con recursos legales basados en la popular figura de la “injuria y calumnia con publicidad”?

En breve, la inocencia de los chilenos, pero en especial la de los ricos y famosos, es total y absoluta, a todo evento. Sobre todo nadie comete falta ninguna si es miembro de “Gente Linda, Inc”. En dicho club no hay ni adúlteros ni estafadores ni coimeros ni sobornadores ni fornicadores ni drogadictos ni pederastas ni pedófilos ni maracas. Debe ser así, puesto que no recuerdo ni un solo momento en mis 53 años de vida, restándole unos siete por los previos al uso de la razón, donde una sola figura pública, una sola, haya reconocido la más mínima falta.

Aquí nadie pide perdón salvo por pecados ajenos, nadie reconoce faltas salvo si son tan veniales que casi merecen recomendación, nadie asume sus actos o sus palabras y por eso frecuentemente los querellados por dichos o escritos hacen como Pedro hizo con Cristo y se niegan a sí mismos afirmando siempre, con bajeza ya institucionalizada, “no haber tenido intención”.

Una respuesta

  1. […] Carlos contaba historias didácticas, a partir del deceso del diputado Pedro Pablo Álvarez-Salamanca, acontecido sólo un par de semanas antes. La gente de La Noche le pegaba codazos:  “Oye, Juan […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: