Universidad Arcis: Sólo un discurso bonito

Fuente: http://www.nuevademocracia.urc.cl
(18.07.08)

Despidos masivos en período de Negociación Colectiva

El siguiente relato fue enviado por una colaboradora, trabajadora de Universidad Arcis. Nos solicitó difundir la experiencia de un pequeño grupo de trabajadores que se atrevió a romper el miedo y organizarse frente a las arbitrariedades de la empresa. A continuación reproducimos su relato en forma íntegra.

Desde hace un par de semanas que existían rumores de un nuevo despido masivo en la universidad Arcis. El ambiente era estresante, nadie sabia realmente si sucedería, ni como, ni cuando, pero las autoridades universitarias estaban acostumbradas a despedir gente cada vez que se acercaba un proceso de negociación colectiva para debilitar el movimiento sindical. Sin ir mas lejos el año 2005 un par de semanas antes de iniciar el proceso fueron despedidas varias personas que aun se encuentran en juicio con la universidad por despido injustificado, ya que la causal utilizada fue “término de faena” (casi para la risa), en ya 2 años de juicio los trabajadores no han visto nada del dinero que les corresponde.

El día 9 de mayo de este año y ya estando dentro de los plazos de la negociación colectiva se sabe de los primeros despidos, 3 trabajadoras del área administrativa se enteraban de esto a través de llamados telefónicos desde sus hogares, ya que se les había enviado carta certificada a su domicilio para notificar el despido, ahí se generó un verdadero caos, todo el mundo preocupado llamando a sus casas, corriendo para todos lados tratando de saber cuantos serian los despidos esta vez.

Se nos citó a reunión de sindicato a las 2 de la tarde. Ya nada funcionaba como habitualmente en la universidad. Acudimos todos juntos a una reunión particularmente masiva donde estaba la directiva del sindicato, el abogado y dirigentes de la Federación de Sindicatos de Universidades, los trabajadores estábamos muy angustiados, algunos ya habíamos recibido la noticia pero sabíamos que faltaban muchos más. Se nos explicó que ya regía para todos los sindicalizados el Fuero Sindical, por tanto los despidos se habían efectuado ilegalmente. El fuero iniciaba el día 6 de mayo pero sólo se haría efectivo después de la entrega del proyecto de la negociación que tenía fecha para el 16 del mismo mes. Los dirigentes tendrían una reunión con las autoridades, por lo que se nos citó a una nueva junta a las 4 de la tarde. El resultado: ese día más de 30 personas despedidas entre administrativos y académicos a los cuales inmediatamente se nos bloqueo el correo electrónico institucional que era el medio que utilizábamos hasta el momento para comunicarnos con el sindicato y el resto de los compañeros afectados.

Recién a las 5 de la tarde, media hora antes de mi horario de salida, me llamaron para notificarme personalmente el despido (¡como si no lo supiéramos!). Se me mostró en su momento una copia de la carta enviada a mi casa, un cálculo de mi finiquito y el pago de mis cotizaciones previsionales, documentos que no me quisieron entregar sin motivos aparentes, por supuesto, no firmé nada.

Después de esto, en nuevas reuniones con el sindicato y los abogados ahora fuera de la universidad, supe de algunas compañeras que al ir a buscar sus cosas al día siguiente de los despidos fueron humilladas y retiradas del lugar por la fuerza con ayuda de los guardias de la universidad, otra compañera que se encontraba embarazada al momento del despido fue obligada a entregar nueva documentación médica, argumentando que no se le creía, ella que fue reincorporada al cabo de unos días desconociéndose el despido por parte de la universidad y así sucesivamente compartimos las historias de abusos hacia muchos compañeros.

En esa reunión llegamos al acuerdo de que nadie firmaría finiquito hasta que se entregara el proyecto de negociación colectiva. Fuimos citados ese día viernes 16 en la Inspección del Trabajo para poner la denuncia, esperamos alrededor de 2 horas hasta que llegó la directiva sindical con una nueva mala noticia: las autoridades de la universidad no quisieron recibir el proyecto, por lo tanto no podíamos poner la denuncia. Ese día entregamos el proyecto en la Inspección que a su vez la enviaría en calidad de obligatoria a la universidad, después de esto mucho de los compañeros que se encontraban aun en la duda desistieron de hacer la denuncia puesto que los “sabios” consejos del abogado del sindicato y de la federación argumentaban que esta era la única oportunidad que tendríamos de recibir nuestro dinero y que la mejor opción era firmar el finiquito pensando en nuestras familias (¡que manera de jugar con la necesidad de la gente!).

Finalmente muchos firmaron el finiquito y se fueron para su casa, otros todavía desorientados no hicieron nada y solo 4 personas pusimos la denuncia para que supuestamente nos reintegraran al trabajo el día 2 de junio, día en que fuimos citados nuevamente a la Inspección para ir junto con un inspector a la universidad a exigir el reintegro. La universidad podría negarse y obligarnos a ir a un largo y agotador juicio que a ellos no les afectaría en nada, puesto que ya están acostumbrados (Arcis tiene al menos 3 juicios laborales vigentes).

Luego de una angustiosa espera nos presentamos solo 3 trabajadoras junto a 2 inspectoras en la universidad para exigir el reintegro. Acompañadas por la directiva sindical nos reunimos con la jefa de recursos humanos, quien mostró mucha preocupación por la presencia de las inspectoras y el sindicato, indicando de inmediato que se nos reintegraría. Cuando las inspectoras comenzaban a llenar el formulario la jefa de recursos humanos realizó una llamada telefónica después de la cual explicó que debíamos contar con la autorización del rector que en ese momento no se encontraba en la universidad y que por lo tanto tendríamos que esperar una hora. Las inspectoras le aconsejaron que se tomaran el plazo legal de 48 horas para organizar el reintegro puesto que finalizado el plazo deberían devolvernos nuestros puestos de trabajo en las mismas condiciones anteriores (horario, sueldo y función), además de cancelarnos nuestro sueldo completo del mes de mayo; de no realizar el reintegro debían cancelar una multa de 52 UF por cada trabajador sindicalizado (aproximadamente 150 personas) lo que ascendía a cerca de $150.000.000.-

Nos presentamos nuevamente el miércoles 4 de junio junto a las inspectoras y el sindicato a la citación de las tres de la tarde donde recibimos nuestro sueldo y fuimos legalmente reincorporadas. La directiva del sindicato nos acompañó a cada una a su puesto de trabajo, nos sentíamos muy felices de haberle ganado a la injusticia y a la soberbia de la universidad empleadora que está acostumbrada a hacer lo que quiere con sus trabajadores. Nuestros compañeros de trabajo compartieron nuestra alegría, ya que también éramos un símbolo de resistencia dentro del cerco de amedrentamiento y temor que se vive dentro de la universidad Arcis, que sólo es “pluralista y abierta” en los comerciales televisivos pero en la realidad oprime y explota a sus trabajadores como el mejor empresario capitalista.

Como trabajadora siento que no es justo permitir que los patrones hagan y deshagan a su antojo, sin que nadie les diga nada, quizás ahora seamos menos poderosos, pero por lo menos debemos usar nuestro derecho a pataleo. Quisimos mantener nuestra dignidad, quizás no lograríamos nada, quizás la universidad se iba a juicio y lo perderíamos todo… pero tendríamos intacta nuestra conciencia de haber luchado hasta las últimas consecuencias.

Lamentamos la bajada de nuestros compañeros: fuimos 50 despedidos y finalmente sólo 3 reintegradas, pero también nuestra experiencia demostró que no todo está perdido, que no todas las batallas comienzan derrotadas, por lo mismo, envío a todos los trabajadores fuerza y ánimo para seguir en sus luchas, que no se dejen atemorizar, que permanezcan unidos y con la dignidad muy en alto.

¡Trabajadores contra el miedo, a defender la Dignidad!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: